La bestia

Capítulo 5

Sasha:

 

Desperté con un gran dolor de cabeza y tenía un gran dolor en mi vientre, no sé que me estaba pasando y lo peor es que no sé en dónde estoy.

Cuando miré hacia mi alrededor me encontré con ese hombre, el sujeto que fue el causante de que me cayera por las escaleras y ahora se porque estoy aquí, caí por las escaleras.

Me enderecé de golpe, pero cuando lo hice gemí de dolor, algo malo estaba pasando en mi, vi mi vientre y algo estaba mal. Mi hijo no estaba, no tenía a un feto dentro de mi ¿Qué me pasó? Lo único que recuerdo fue a ese sujeto y a su amigo. Si alguien sabía que me había pasado era él.

Me acerqué a él y lo empecé a mover, quería despertarlo para que me dijera que me sucedió.

—Despertaste —sonrío.

—¿Qué me sucedió? —chillé.

—Te caíste por las escaleras —dijo levantándose de una silla.

—¿Yo lo perdí? —empecé a llorar.

—No soporto los golpes —susurró.

—No —sollocé.

Empecé a llorar, no quería perder a mi hijo por muy mal que este la situación, no quería que mi bebé muriera. Todo estaba bien, no genial, pero estaba bien hasta que apareció ese sujeto y nuevamente mi vida se arruino.

—Yo en verdad lo siento —dijo el sujeto acercándose a mi.

—¡Todo esto es tu culpa! ¡Ajala nunca hubieras aparecido en mi vida! —grité.

—Yo no sabía que estabas embarazada —murmuró.

—¿Quién eres? ¿Qué haces aquí? Por favor aléjate de mi, no tengo dinero, ya me han quitado todo lo que yo tenía —chillaba.

—Solo te quiero a ti, me gustas Sasha —habló acercándose más a mi.

—¡Aléjate de mi! Todo es tu culpa, perdí mi hijo por tu culpa, te odio, eres una bestia —gritaba.

—¡Deja de decir eso! ¡Yo no soy así! ¡Tú fuiste la que te caíste yo no te empujé! —exclamó.

Los ojos de ese sujeto se empezaron a convertir en negro, completamente negros, me estaba empezando a dar miedo, así que fui retrocediendo hasta chocar con la pared, tengo razón, es una bestia.

—Yo no te quería asustar —volvieron sus ojos a la normalidad—, de verdad lo siento, no quería asustarte —trató de abrazarme pero me alejé.

—No te quiero cerca de mi —logré decir del miedo que tenía.

—No me tienes que tener miedo, yo no soy malo —se excusó.

Cuando iba a responder vi que se estaba acercando más a mi. Pues tenía razón ya que yo sola me caí de las escaleras y yo sola maté a mi bebé, aclarando esa duda mi mente hizo que recordara ese momento, fue mi culpa.

—Hey ¿Por qué lloras? No llores, todo va a estar bien, yo me voy hacer cargo de ti y de Gianni —dijo ¿Dulcemente?

—¿Cargo de nosotros? Tienes la misma edad que Gianni, aparte tienes razón, yo maté a mi bebé —volví a chillar.

—No, no quería decirte eso, yo solo me exalté, yo te puedo dar una vida estable y con lujos, Gianni ya aceptó.

—¿Dónde está? ¿Dónde está Gianni? —pregunté alarmada.

—Él está bien —aseguró—. Si dices que si yo te podré ayudar, no tendrían que robar o quedarse en esa cafetería, te convertirías en una reina, te daría cualquier cosa que deseas —dijo tomando mi mano.

—No quiero —quité mi mano de la suya.

El sujeto se levantó de mi camilla, se había enojado al parecer. Ya me pasó una vez esto, un hombre llegó y me dijo que me iba a dar la vida que yo siempre soñé, pero solo me engañó, me traicionó y terminé con un bebé.

Aparte no puedo salir de este pueblo, si lo hago puedo terminar en peligro o hasta incluso muerta, Gianni no sabe nada de esto porque no lo quería preocupar.

—¿Por qué no? Yo te daría lo que quieras, te quiero —susurró—. Si es por David yo me voy a encargar de él.

Me he convencido que si nombre es maldito, que es de mala suerte. ¿Cómo sabe ese sujeto acerca de mi historia con David?



Violett

#55 en Fantasía
#50 en Personajes sobrenaturales
#4 en Magia

En el texto hay: lobos, hombreslobo

Editado: 01.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar