La bestia

Capítulo 32

Allen:

 

Habíamos abordado ya nuestro jet para ir a los bosques de Roma en dónde estaríamos más seguros y sin el riesgo de que David nos vuelva a encontrar. Sasha estaba dormida en una cama que le prepare especialmente a ella para que pudiera descansar de su ataque. Antes de salir del estado compré 10 inhaladores para evitar más problemas y sustos.

Andrew me había dicho que lo mejor para Sasha es que la transforma ahora en mujer lobo para que no tenga esta enfermedad, pero tengo que preguntárselo primero antes de que haga algo indebido.

Sasha estuvo nerviosa todo el tiempo mientras que íbamos al avión, sé que tiene miedo de que David le vaya a hacer algo pero le prometo que no la va a volver a tocar nunca más.

Sigo recordando la escena donde ella estaba desnuda a lado de David, ellos tuvieron sexo y yo no lo pude impedir. Quisiera poder remplazar los besos que le dio David a Sasha.

Fui a despertar a Sasha para que habláramos del tema, quería que ella me dijera que la convirtiera en licántropo para que pudiera ser más feliz, así jamás tendrá que preocuparse por esa horrible enfermedad. No quiero que viva siempre a lado con su inhalador, quiero estar yo siempre a su lado.

Al verla en la cama me acosté con a lado de ella para abrazarla como si se fuera a separar de mí y no quisiera. Le empecé a dar besos en su mejilla con motivo a que se despertara.

—Allen —dijo riéndose.

—Te amo —besé su cuello.

—Se que es tarde pero también te amo Allen —susurró.

—No es tarde para nada Sasha, eres mi alma y mi vida, te amo —la abracé.

—Pensé que te iban a matar —me abrazó.

—Jamás —negué—. Por favor tienes que aceptar mi propuesta.

—¿Qué propuesta? —preguntó con nervios.

—Déjame transformarte en mujer lobo —solté.

—¿Qué? —preguntó sorprendida.

—Quiero que seas mujer lobo —volví a decir.

—¿Eso se puede? —preguntó.

—Claro que si, si lo haces jamás tendrás que preocuparte por tu asma —acaricié sus mejillas.

—¿Qué se tendrá que hacer? —preguntó.

—Te morderé, dolerá un poco pero así jamás David te llegara a tocar —acaricié su mejilla.

Sasha se veía un poco confundida, así que la besé un poco para que pudiera decidirse que si, quería que ella fuera mía, solamente mía.

—¿Lo harás ahora? —preguntó Sasha con algo de miedo.

—Si, solo si tú me permites.

—¿Así jamás me encontrara David? —cuestionó.

—Jamás te lastimará —prometí.

Sasha besó nuevamente mis labios para que abrazará con muchas ganas e intensidad.

Después de todo Sasha se quedo dormida en mis brazos mientras acariciaba mi mejilla. Llegando a nuestra nueva casa transformaré a Sasha como se lo había permitido.

(...)

Al llegar a Rumanía nuevamente nos montamos en un taxi que nos llevará cerca de la frontera de mi manada para que pudiéramos volver sin que nadie nos viera. No había querido despertar a Sasha para que descansara para la transformación, esta noche la transformaría después de hacerla mía.

No quiero soportar el hecho de que algún día alguien más se la robe sin probar sus besos y su cuerpo. Quiero hacerle el amor está noche para que sepa de lo que me he perdido y para que olvide el daño que le ha hecho David en su cuerpo.

Cuando llegó la noche habíamos llegado a la manada. Estaba muy ansioso por llegar ya que sé que a Gianni y a Vanessa les encantara ver a Sasha. Pues ahora me dirigía en donde debería de estar Gianni.

—¿Estarán enojados conmigo? —preguntó asustada Sasha.

—¿Por qué? —le cuestioné.

—Porque yo arruiné su manada —dijo en cortada.

—No fue tu culpa amor, debí de ponerme en tus zapatos más tiempo y entenderte de otra manera, también es la mía y la de Gianni, todos fuimos culpables —besé sus labios—. Ahora mira atrás.



Violett

#77 en Fantasía
#66 en Personajes sobrenaturales
#10 en Magia

En el texto hay: lobos, hombreslobo

Editado: 01.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar