La Bestia Y La Bella

CAPÍTULO 32

ROMPIMIENTO

Milly despertó desorientada, miró la habitación blanca y la ventana por donde le mostraba un cielo gris y la nieve cayendo con fuerza en el exterior. Una borrosa imagen de ella en la nieve estremeciéndose ante el frío de aquella tarde de invierno llegó a su cabeza, volvió a cerrar los ojos sintiendo como una lágrima caía. Estaba sola. El hombre de que amaba la sacó de su vida por culpa de su padre y de Jack. Se movió ocultando su rostro en la almohada Miéntras el llanto surgía con tanto dolor que parecía que su alma se rompía.

- Señora, por favor no puede estar asi - la enfermera acarició su cabello -. Por favor piense en su hijo.

Cubrió su vientre con las manos sin dejar de llorar. Estaban solos, ese pequeño ser que tanto desearon, que los uniría aún más en ese matrimonio que por circunstancias del destino los obligó a estar juntos ahora, sólo tenia a su bebé. Max los arrastró fuera de Rectory Mayor sin importarle el bienestar de ella, del bebé. Quiso tranquilizarse pero parecía que el llanto no quería detenerse.

La mano de la enfermera la consolaba y sus palabras que apenas escuchaba la ayudaron a calmarse. Suspiró limpiando sus lágrimas en la sabana, descubrió su rostro y miró con sus ojos hinchados a la mujer de uniforme que estaba sentada a su lado con una sonrisa queriendo darle ánimos.

- ¿Ha terminado?

Milly cerró los ojos agotada sin poder responderle.

- Seguro tiene hambre - le dijo levantándose -. El doctor tuvo que sedarla, estuvo a punto de perder a su bebe, a veces...

-¿Q-qué ha dicho?

- Si jovencita, a veces el estrés y algunos cosas fuera de nuestro control tienen consecuencias inesperadas - la miró con reproche -, no sé que pasó, pero está falta de peso y demasiado alterada. El bebé siente todo lo que le pasa a la madre.

- ¿Cómo está? - preguntó ronca lamiendo sus labios que sintió de pronto muy secos.

- Muy bien - le sonrió -, es un bebé muy fuerte. Él será su fortaleza por eso tiene que cuidarse para que ese pequeño ser pueda ayudarla a seguir adelante, no importa los problemas que tenga.

La sonrisa de la enfermera la calmó un poco. Cubrió su vientre, su bebé se iba a convertir en su prioridad. No podía perderlo era lo único que tenia de él y cuando todo se arreglara los tres estarían juntos.

No podia perder las esperanzas, era lo unico que le quedaba. Ahora lo que tenia que hacer era recuperarse y salir del hospital para buscar a Max y convencerlo de que ella no lo traicionó, estaba segura de que todo volvería a  estar bien, tan pronto como supiera que estaba esperando a su hijo.

La enfermera salió de la habitación después de tomados los signos vitales. Se sentó en la cama  y miró su vientre todavía liso.

- Pronto volveremos a casa con tu padre -, dijo con voz muy baja como sí se tratara de un secreto -. Él nos necesita, no podemos dejarlo solo.

- ¡Démons! - Gritó una iracunda voz femenina en frances arrojando el diario al piso de mármol con vetas de oro -, ¡Le diable cuida a ese bastardo!

Los tacones sonaban furiosos por toda la gran sala rodeada de cristal desde el piso hasta el techo. La esbelta figura enfundada en un traje blanco de chaqueta y pantalón demasiado ceñido para llevar ropa interior se detuvo junto al hombre que consultaba su moderno reloj de oro con una mueca de burla en sus labios.

- ¿Qué pasa? - Demandó apenas aguantando las ganas de abofetearlo -. ¿Te causa gracia que nada de lo que hicimos le haya hecho un rasguño?

- Callate - la miró acercándose el vaso de bourbon a los labios -, los golpes a veces pueden ser más afortunados de lo que parecen. Algunos de ellos no se ven.

- ¿De qué demonios hablas?

- Me he enterado de una fuente muy confiable que Maximilian Blackthorne está a punto de deshacerse de una muy valiosa posesión.

El francés miró a la bella mujer con un brillo de saberse el vencedor del primer episodio de una pelea que todavía no llegaba a su fin. Ella abrió los labios rojos curiosa.

- ¿Qué tan valiosa?

- Lo suficiente para que consigas quedarte en su lugar.

-No entiendo...

- ¡Femme damn! - dejó el vaso de un golpe en la repisa de la moderna cantina -. ¡La Baronesa!, de ella se trata. Él cree que ella lo traicionó y bueno, ya sabes, la echó de Rectory Mayor.

La francesa rió, cubrió su boca y se acercó a su cómplice emocionada.

- El camino a la bestia esta libre mon cherrie.

Lo abrazó y sus labios besaron su mejilla agradecida por la noticia.

- ¡No! - respondió Milly indignada ante la petición de su padre -. ¡No puedo creer que todavía insistas en todo este asunto!

- ¡Lo único que quiero es arreglar todo el lío que yo mismo hice cuando tomé el dinero de la bestia!

- ya no puedes hacer nada papá

Dobló una blusa naranja acomodándola en el interior de su maleta de lona floreada. Esa mañana le habían dado de alta en el hospital. Durante los dos días que estuvo en observación después de su posible aborto sólo podía pensar en volver a casa con su padre y sus hermanas, sin embargo ahora ante la actitud de su padre no era buena idea.

Estaba decidida a irse a un hotel y buscar un departamento en el que pudiera estar hasta que todo con su marido se arreglara o hasta que naciera su hijo. Sintió un nudo en su garganta ante el dolor que sintió al tener que alejarse de su padre y de sus hermanas, pero él no le estaba dando más opción que hacerlo.

- Milly, por favor dame la oportunidad de arreglar mis tonterías -, su padre rodeó sus hombros apretandola hacia él - te obligué a pagar por algo que yo hice. Durante estos meses hice algunos trabajos y ahorré lo suficiente para pagar mi deuda con él, cuando el dinero le sea devuelto entonces serás libre, podrás rehacer tu vida. Hay tantos hombres que, cuando vean lo hermosa y buena joven que eres querrán casarse contigo. Él será, con el tiempo sólo un mal recuerdo.



Maribel Sanchez

#492 en Novela romántica

En el texto hay: amor, romance, bella

Editado: 05.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar