La chica del flamenco

XIV

El gran día había llegado. Habían pasado meses desde la última vez que me había subido a un auto para hacer esto. Pero no iba a negar que me sentía genial.

La adrenalina ya comenzaba a sentirse en mis venas. Y lo amaba. Me hacía sentir viva, con un propósito.

El de ganar esta noche y poder traer a casa una buena cantidad de dinero.

Las apuestas según lo que decían en la calle estaban a favor de mi contrincante , Stacy.Una de las chicas más rudas de la ciudad. O so es lo que pensaba ella.

Pero yo solo sabía que era una gatita asustada, que era pura fachada y sobretodo que sus habilidades a la hora de correr no eran tan buenas.

-Estás lista?-preguntó Price ayudándome a colocarme el casco.

-Sabes que nací lista para estas cosas.Lo llevo en la sangre.

-Lo dices por tu tío?

-Por quien más lo diría? Él fue el que me metió en este mundo cuando era una pequeña de 10 años.

-Mandale mis saludos-golpeó el objeto que aseguraba mi cabeza para hacerse a un costado mientras me subía al auto.

-Lo haré-grité por sobre el ruido.

El megáfono anunció el comienzo de la carrera.

-Caerás-gritó Stacy desde su auto.

-No , si lo haces tu primero.-contrataqué.

La chica delante de nosotras se quitó el pañuelo de su cuello y lo dejó caer marcando el comienzo.Aceleré a fondo mientras cerraba los ojos y cuando los volví a abrir ya estaba conduciendo , yendo lejos . Lejos y rápido.

Dos vueltas más tarde , y me encontraba celebrando mi victoria en el podio improvisado. Había ganado más de $10.000. Mi cabeza estaba bloqueada por la alegría y la codicia. Tan bloqueada que no escuché en un principio las sirenas acercandosé a nosotros.

La gente a mi alrededor comenzó a correr para todas partes y en cámara lenta.Todo se volvió borroso y cuando quise acordar me estaban metiendo a la fuerza en un auto de la policía.

Geníal

Simplemente genial.

Si había algo que necesitaba en mi vida.En mi basto curriculum era exactamente esto.

Un delito. Una contravensión. Si ya me era difícil conseguir trabajo por mi mal carácter y mi falta de responsabilidad , ahora las cosas pintaban peor.

Por que quien contrataría a alguien con antecedentes?

En este momento odiaba a mi padre y a su adicción por haberme llevado a cometer este locura. Pero ya era demasiado tarde para arrepentirse.

 

 



Milagros B. A.

#207 en Joven Adulto
#1238 en Novela romántica
#360 en Chick lit

En el texto hay: drama, amor, mafia venganza odio

Editado: 17.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar