La chica y el gato

3 capitulo

Al llegar a la clase, la maestra me saluda con una sonrisa, y luego me dice que me presente a la clase, cosa que por cierto no quiero hacer porque, no conosco a nadie y me da mucho miedo, pero aun asi lo hago.

- mmm, mi nombre es Valeria -  lo digo casi inaudible

- Muy bien valeria, ahora cuentanos mas sobre ti - dice la maestra - ¿cuantos años tienes?

- Tengo 8 - digo timidamente, la verdad solo quiero sentarme porque ya no aguanto el temlor de mis piernas, al estar en un salon tan grande y con tanto niñ@s desconocidos, pero aun asi sigo respondiendo las preguntas que la maestra me hace.

- ¿cual es tu color favorito? - habla la maestra, sacandome de mis pensamientos.

- Me gusta el rosa - todos se rien y no se porque lo hacen.

- Orden niños - ordena la maestra y todos se callan - recordemos que todos hemos pasado por esta parte y hay que entender que no todos omos buenos para socializar, valeria toma asiento porfavor, haste al lado de mateus- me dice con un sonrisa amigable y yo simplemente le hag caso, tratando de calmar mis nervios.

Cuando me siento al lado de aquel niño que la maestra me señalo, él se gira y me habla.

- Hola - me susurra con una sonrisa.

- mmm hola- digo con el corazon a mil, la verdad es la primera vez que un niño de mi edad de habla, la verdad es que siempre he preferido la soledad y esa es una de las razones por las cuales son tan pesima socializando.

- Oye, no queria reirme de ti, cuando dijiste que te gustaba el rosa, pero es que ese color casi no le gusta a ninguna de las niñas de este salon, al parecer les gusta mas el negro, el azul o el gris y tu eres la unica que al parecer es diferente.

- Supongo que es porque me siento asi - le digo en un tono de burla, con que me mira y se rien a carcajadas hasta que la maestra lo regaña y le pide que se calle.

Despues de pasar casi toda la mañana en le salon de clases, la maestra nos dice que ya es tiempo de nuestro recreo y que podemos salir, al pronunciar esas palabras todos los niñ@s del salon salen corriendo, como si les hubiesen dicho que habia helado gratis, no lo puedo creer todos son tan desorganizados que me causan mareo, pero aun asi salgo del salon y me dirijo a la cafeteria para sacar mi lonchera y comer lo que mi mama me habia preparado.

cuando estaba comiendo mi sandwich, vi pasar al frente de mi mesa a un niño cuyo pelo era negro como la noche y unos ojos color verde oscuro que se iluminaban con los rayos del sol, era extremadamente hermoso, este niño estaba aconpañado de dos niñas una rubia y la otra peliroja, tipico siempre hay un chico estrella que siempre tiene la atencion de todas las niñas, por esa razon le quite los ojos de encima, yo no iba hacer una mas en su lista de fans.

Cuando se sono la campana, todos se empezaron a lenvantar de sus mesas dejando desechos, excepto yo, oigan no me quiero creer una niña muy super organizada y aplicada por no lo soy, pero mi mama me dijo que siempre habia que dejar las cosas como se veian, y por esa razon limpie mi desastre, dejando a todos los maestr@s boquiabiertos.

Cuando regrese a mi asiento, mateus me miro fijamente, como queriendo buscar algo, cosa que por cierto se me hizo rara, asi que se lo dije.

- Oye, que tanto me miras - pregunte muy curiosa.

- Nada, solo que tenias razo al decir que eres diferente - me dice de una manera burlona.

- Asi y que tengo de diferente? - pregunte un tanto molesta

- Pues, es que nadie limpia la mesa despue de que se termine el descanso, para eso estan las sirvientas -  Lo dice de una manera arrogante, que causa que quiera golpearlo hasta dejarlo noquiado, pero claro no lo voy hacer porque debo controlarme, ( solo respira ).

- Yo se que hay sirvientes, pero estoy consiente de que ellos tambien se cansan de limpiar los desatres de los niños malcriados como tu !!!!!!! - lo digo muy molesta, (oigan se que dije que me iba a controlar pero, buen ya ve no todo lo puedo hacer bien, jajajaja.).

Despues de eso simplemente me dedique a no mirarlo de nuevo, es que enserio me saca de mis casillas, ese tipo de personas que solo piensan en si mismas, me dan ganas de... Controlate valeria respira eres muy joven para estar de peliona. Cuando regrese a casa mi mama me resivio con un abrazo de oso que casi me mata, pero aun asi lo disfrute por hacia muchas horas que no la veia y ya la extrañaba.

En la cena, le conte a mis padres lo que me paso en mi primer dia de clases, ellos se rienron a carcajadas y luego me regañaron, porque segun ellos ese no era el comportamiento de una dama, ( a veces creo que son bipolares, pero aun asi los sigo amando ) despues de cenar, sali un momento al jardin para tomar aire fresco, la verdad estaba agotada por es dia tan " ajetreado" que habia tenido, despues de unos minutos, de estar sentada en mi banca favorita del jardin, que por supuesto era la que mas escondida, escuche un maullido, cuando mire a mi lado,me encontre con mi amigo el gato negro, le digo asi porque, obiamente tiene un pelaje extremadamente negro y suave y unos ojos verdes que le sentan muy bien, lo mire fijamente, y simplemente se me vino a la cabeza aquel niño lindo de la escuela, no era por que creia que el niño era el gato pero si tenian un parecido,( hablando sobre su cabello y ojos ) muy similar, sera que, NO!! eso es imposible, hay no creo que me estoy volviendo loca,asi que acaricie al gatito y luego me diriji a mi habitacion para descarsar, ya que mañana, tengo que asistir a clases.

 

Hola!! mis queridos lectores les traigo el nuevo capitulo, espero les guste, porfavor dejenme su comentario. 

con cariño:

Blue rose

 



Blue rose

#506 en Thriller
#260 en Misterio
#3720 en Novela romántica

En el texto hay: misterio, fantasia, romance

Editado: 17.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar