La Dama de la Oscuridad

Prólogo

   

Nunca debí mudarme con mis padres a esta mansión, llena de objetos antiguos todo por una herencia.  Ahora me encuentro sin salida viviendo un infierno, cuanto más soportare... Eran las palabras de Ariana sumida en lo más oscuro de sus pensamientos muy lejos a la realidad.


— ja ja ja, quieres escucharme en las noches, como un susurró a tus oídos, en la más profunda oscuridad de tu soledad es contigo si, tu mismo.


   Ariana quería escapar de aquellas cosas que veo y oía, pero no llegaba a salir de ese terrible infierno que se mostraba ante sus ojos, todo era fuego, azufre, dolor y sufrimiento.  La más horrible de las mazmorra de una cárcel sin igual, sin salida sin escapatoria solo ese susurró a sus oídos.


— jajaja siiii tu estoy cerca de ti, tus pensamientos me llamaran en las noches y yo estaré hay Ssss...


Solo la salvación el perdón de los pecados, te hará libre.  Pero Ariana no tenía un alam limpia sabía que tenía pecados, sabía que desde niña era mala, era cruel, ya cada vez que lo recordaba los gusanos que comían su cuerpo vivo era un sufrimiento y gritaba, gritaba por el perdón, por su alma que se consumía en el brutal de los infiernos.  Pasillos infinitos, oscuros y rodeados de fuego eterno.  Condenaban su alma, Además, perdiendo por completo la capacidad de sentir amor, felicidad, esperanza o cualquier otra cosa que no sea crueldad y miseria. Un alma que llora de forma compulsiva imaginando su eterno sufrimiento, miedo, sudor, sangre y fuego consumían sus pensamientos, su cuerpo y su alma.

 
Isaias 33:14. 
  Aterrados están los pecadores en Sion, el temblor se ha apoderado de los impíos. ¿Quién de nosotros habitará con el fuego consumidor? ¿Quién de nosotros habitará con las llamas eternas?.



Thamay

#379 en Terror
#1414 en Thriller
#554 en Suspenso

En el texto hay: miedo, vidaysalvacion, susurros

Editado: 13.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar