La Depuración: Origen

Capítulo Tres

Pov Sander

Empiezo a caminar y veo a Natalie acercarse.

- Oye, tipo rudo -dice- ¿Estas aquí para participar o protestar? -

- ¿Sigues luchando por tus ideales, mujer? -pregunto intentando tomar su brazo pero ella me esquiva.

- Solo se lucha por eso -dice molesta- Entiendo. No habrá policias ni ley. Un sueño hecho realidad para un hombre como tú -

- En eso te equivocas, Nat. No me gusta -

- ¿Por qué no? -pregunta desafiante.

- No sé qué es. Cuando no sé exactamente qué es, no confío. Ni un poco -ella desvía la mirada y luego se va sin volverme a observar.

Suspiro.

Narra Isaiah

- Largate, hermano -digo al anciano recibiendo el dinero.

- Embolsa ese dinero rápido, hijo. Y luego deshazte de esos negros, ¿sí? -me ordena K, mi colega. No digo nada mientras meto el dinero en mi bolsillo.

- Escucha. Estamos en la mejor esquina de Sander porque movemos la mercancía -

- Sí -respondo y chocamos puños- Vámonos -

Empezamos a caminar y a nuestras espaldas alguien grita mi nombre.

- Isaiah -entonces veo a Fred y me sorprendo- ¿Tu hermana sabe que estás aquí? -no digo nada- Esto no es para ti, hijo -y se va.

- Ve a la tienda si quieres empleo -me aconseja D y junto a Fred se van.

Me quedo pensativo hasta que escucho un grito en mi oído que hace que me sobresalte.

- ¿Qué te pasa? -preguntó molesto mientras tapo mi oído.

- Tienes un cliente. El cliente. El único y sin igual -dice Skeletor mostrándome sus dientes amarillos que nunca lava.

- ¿Qué necesitas, Skeletor? -pregunto y el se aproxima a mí hasta quedar a unos centímetros de distancia mientras me intimida con su mirada.

- Huelo tu sudor -susurra- El inocente Isaiah está verde -

- ¿De qué hablas, negro? -pregunto molesto intentando alejarme.

- Estás verde -vuelve a decir y yo desvío la mirada- Nuestra primera transacción, la pagas tú. Una pequeña cuota de iniciación para ponerme loco con tu hermosa hermana -

- ¡Jodete, idiota! ¡Lárgate! -exclamo y él me observa con ira- ¡Fuera de mi vista, animal! -lo empujo y él empieza a reírse.

- Un bautizo de sangre para el inocente Isaiah. Por supuesto, justo como lo que ordenó el doctor ¡Y yo soy el médico tratante grita y empieza a señalarse a sí mismo! -

Saca algo de su lengua y con ello me hace un roce en el cuello para luego salir corriendo.

- Espera -susurro mientras coloco mi mano en la zona dañada y caigo al suelo.

Mi colega viene corriendo hacia mi y me observa, luego toma el arma que se me cayó y empieza a disparar sin lograr darle.

- ¡Vámonos! -grita uno y todos empiezan a correr

- ¡Fuera de aquí! Ven, Isaiah -dice y se acerca nuevamente a mí, me toma por la sudadera y me arrastra para empezar a correr.

- Me cortó -digo molesto.

- ¿En serio? -pregunta de manera sarcástica.

***

Narra Sander

- Los llamé aquí para discutir este experimento. Me importa un carajo lo que otros hagan en la noche de Depuración. Me importa lo que hagan ustedes. Si resultan heridos o mueren, yo pierdo dinero. Y yo no pierdo dinero -todos empiezan a asentir-Tenemos enemigos ¿no? Negros que usarán la noche para atacarnos. Tal vez la policía use la noche para acabar con desgraciados como nosotros. El punto es que debemos prepararnos para lo que sea. Mantendremos un bajo perfil. Nos quedaremos adentro y protegerlos lo que debe protegerse. A los nuestros, nuestro cuello, nuestro producto y nuestro dinero -

- Oye, Sander. Deberíamos ir a Brooklyn -dice uno- Así ni siquiera nos arriesgaríamos -

- No -niego- No podemos sacar el dinero y la droga de la isla. Es muy riesgoso. Y nos hace ver débiles -

- ¡Por favor, hermano! ¡Esto no me gusta! ¡Yo quiero depurar! ¡Quiero romper cosas y divertirme! Por primera vez puedo ser un ciudadano respetuoso de la ley -se ríe pero nadie dice nada.

Blaise, que está a su lado, empieza a golpearlo hasta que cae, para luego poner una navaja en su cuello. Me acerco y me arrodillo ante ellos.

- Si te atreves a parpadear. Blaise te desollará la piel de la cara -murmuro para que nadie más oiga- Ella hace exactamente lo que le digo ¿Sabes por qué? -no dice nada- Somos familia. Pongo comida en su mesa, dinero en sus bolsillos. Mi única pregunta para ti es: Si pongo comida en tu mesa ¿por qué no veo el mismo tipo de disciplina en tu obeso trasero? -

- Perdón, Sander -susurra- Me quedaré en casa -

Me pongo de pie sin decirle nada más a él bajo la atenta mirada de Blaise quien aún espera mis órdenes. Hago una seña para que se levante y lo hace.

- Buen chico -escucho que dice.

Camino hasta el centro de círculo y me dirijo hacia mi gente.

- Acabemos con este asunto de la Depuración para seguir trabajando como siempre -

Todos asienten y se dispersan.

- Sander, hubo un incidente -dice uno de mis hombres y yo estoy seguro de que se trata.

——————————————————



SiVeLa123

#6542 en Thriller
#2806 en Suspenso
#15151 en Otros
#2287 en Aventura

En el texto hay: suspenso, suspenso y conflictos, suspenso y accion

Editado: 11.03.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar