La Depuración: Revolución

Capítulo Nueve

Narra Erick

Los guardias de adentro eran asesinados y yo ansiaba pronto mi paga.

Narra Bruno

Ingresé al despacho del senador y cerré la puerta inmediatamente. El senador me observó confuso.

- Alguien viene por usted -dije.

- ¿Qué? -

- Póngase esto -dije mientras le daba el chaleco antibalas.

- Bruno, la casa está rodeada -

- Muévase, muévase -ordené.

- Me estoy moviendo -dijo mientras se colocaba el chaleco- Hay guardias, francotiradores... -

- Ya no, ya no -

- ¿Cómo que ya no? -

- Alguien nos traicionó -

- ¿Qué? -

- No puedo confiar en nadie. Póngase el chaleco -dije al ver que tardaba tanto en ponerse un simple chaleco.

Escuché como varios subían las gradas tratando de ser discretos.

- Escúcheme. Esta es la cosa. Alguien viene a matarlo ¿me entiende? -él solo me observó- Muévase -

- Me estoy moviendo -

Levante la alfombra y ahí encontré una puerta, la abrí.

- Vamos -dije.

- ¿ Qué demonios es eso? -preguntó mientras se acercaba.

- Es mi nuevo secreto. Muévase -él se sentó y lo ayude a bajar- Uno, dos, ¡tres! -

Escuché como ya estaban cerca así que yo también bajé rápidamente.

Busqué el control y presione unos botones, las puertas se abrieron y con ello la ventana también.

Narra Erick

Abri la puerta del despacho del senador y no estaba ni el ni Bruno.

- ¿Dónde demonios está él? -pregunté al asistente.

- Jesucristo -murmuró.

Narra Bruno

Ambls descendimos por la ventana. Saqué un pequeño cuchillo y empecé a inspeccionar nuestro alrededor en busca de algún peligro. Justo en ese momento dos o tres de aquellos matones aparecieron, no espere más y les ataque clavando el cuchillo en sus cuellos antes de que ellos tuvieran tiempo de defenderse.

Narra Erick

Más y más hombres ingresaron buscando al senador.

- ¿Qué mierda es esto? -dijo el comandante y observó la alfombra, la levantó y ahí estaba una puerta secreta que daba al piso de abajo.

- No sé qué demonios es eso -dije intentando mantener la calma.

El comandante se sacó su casco y su máscara. Tomó su intercomunicador y dijo:

- El objetivo tal vez esté afuera. Repito. El objetivo tal vez esté afuera. Revisen el perímetro -

Caminó hacia la puerta mientrase observaba.

- No hay pago a menos que lo encontremos -advirtió.

Tragué en seco.

- ¡Lo veo! -gritó el asistente quien observaba la ventana. Los francotiradores se dirigieron a las ventanas.

Narra Bruno

Empezamos a correr por los alrededores de la casa buscando una salida, cuando de repente, empezaron a disparar. Intenté sacar mi arma, pero justo en ese momento una bala me alcanzó en el hombro haciendo que cayera mientras aún disparaban.

El senador se cubria y yo trataba de buscar un punto fijo, pero no lo tenía.

Tomé mi teléfono y apreté el botón de autodestrucción.

Narra Erick

Observé como disparaban cuando un celular que estaba cerca a mí empezó a vibrar, lo vi y el botón de autodestrucción fue activado. De repente, explotó.

Narra Bruno

La casa explotó. Estábamos a a salvo por unos minutos.

- ¡Vamos! ¡Vamos! -gritó mientras me ayudaba a ponerme de pie.

- ¡Ve, ve, ve! -grité y empezamos a Correr hacia la ciudad que en estos momentos es un completo caos.

——————————————————



SiVeLa123

#6511 en Thriller
#2796 en Suspenso
#15101 en Otros
#2274 en Aventura

En el texto hay: suspenso, suspenso y accion, suspenso y conflictos

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar