La Distancia que nos Separa

1. 10 de Noviembre del 2017

Sonrío ante los mensajes entrantes. Solo hay diez personas observando mí en vivo en instagram, pero esas diez personitas parecen estar llenas de hermosos comentarios y preguntas.

¿Por qué comenzaste a escribir?

Alzo los ojos al cielo, intentando pensar en la mejor manera de contestar esa pregunta.

―Pues, cuando tenía trece años, mi mejor amiga comenzó a escribir de una manera bastante divertida, usando plumones de diferentes colores, para diferenciar los diálogos de sus personajes ―comienzo a explicar―. Y me llamó mucho la atención, así que comencé a hacerlo también. Eventualmente, ella se aburrió de hacerlo, pero yo seguí, dejando los colores con el tiempo, hasta que se volvió lo que más me gustaba hacer en mí tiempo libre ―termino, sonriendo a la cámara.

¿Y cómo se te ocurrió comenzar a escribir cuando nuestros caminos se cruzan?

―Fue un sueño, siendo sincera ―respondo, sin ninguna duda―. Recuerdo haberme levantado a las tres de la mañana, con la idea fresca en mi mente y me puse a escribir, hasta bien entrada la mañana. No creí que fuera a llegar a dónde está ahora ―confieso.

¡DOS MILLONES DE LEÍDOS, BASTA!

Sonrío ampliamente ante aquel comentario, viéndose que le pertenece a una de mis lectoras favoritas. A esa que nunca deja de comentar y con la que hablo todos los benditos días, sobre todo lo que tengo en mente para mis historias. Después de todo, confío en ella. Es mi mejor amiga cibernética por un motivo.

¿Y para cuándo saldrá en físico?

Cuando Dios lo permita. Llevo meses y meses rogando que me llegue una oportunidad. Intentando contactar con alguna editorial. Intentando lograr lo que tanto quiero. Pero supongo que aún no es el tiempo adecuado.

Llegará cuando tenga que llegar.

―Pronto, espero ―digo, acomodando mi celular contra la pared, para poder escribir mientras sigo en vivo―. Esperemos que la oportunidad llegue cuanto antes ―suspiro.

¡LO HARÁ! Muero por tener tus libros en mi librero.

―¡Y yo muero por que esté ahí! ―replico, sonriendo ampliamente.

Muero por convertirme en una escritora reconocida. Muero por ver mis libros en las librerías. Pero llegará cuando tenga que hacerlo. Mientras, seguiré escribiendo mis historias en Wattpad y emocionándome con cada pequeño comentario de mis lectores.

Lindos hoyuelos.

El mundo se detiene ahí. No por el comentario. Al menos no en un inicio. Primero es por el nombre. Porque es de chico. Y porque un chico lector es uno en un millón. Un chico que, aparentemente, lee mis historias. Porque para eso es mí en vivo, para mis lectores.

―¡OH POR DIOS! ―grito, sin poderlo evitar.

Casi puedo imaginar a Ray, mi queridísima amiga y compañera de escritura, rodando los ojos. Ella está conectada al en vivo, también, contestando alguna que otra pregunta, viéndose que muchas de nuestras historias están cruzadas entre sí. Ella es la fría de nuestra amistad. Yo soy la más cursi, loca y emocionada.

Ella es la que mata personajes.

Me causa gracia mi pensamiento, por lo que suelto una risa.

Ahí están de nuevo.

Entonces siento calor llegando a mis mejillas. Suena extraño, viéndose que no conozco a quién sea que me está mandando aquellos mensajes, pero es un cumplido y claro que logra hacerme sonrojar.

―Un chico lector, por todos los cielos ―dejo salir, cubriéndome el rostro con las manos―. ¿Dónde has estado toda mi vida? ―pregunto.

Jajajaja. Aquí.

Y luego Ray.

Ya comenzó con su fangirleo.

Me rio. No puede culparme. Sabe que amo a los chicos lectores. Incluso cuando no conozco a muchos.

―¿Desde cuándo lees Tu sonrisa? ―pregunto, porque esa es la actual historia que estoy escribiendo y por la que todos parecen tener curiosidad.

Desde que la comenzaste. Es muy buena.

Desde que comencé. Pero nunca lo he visto en los comentarios.

―Pero si nunca te he visto en los comentarios ―digo, haciendo pucheros.

Me habría dado cuenta, de seguro. Un chico lector no pasa desapercibido, así nada más.

Ya vengo. Iré a comentar, para que lo veas.



pumpkinnose

#28209 en Novela romántica
#4648 en Chick lit

En el texto hay: distancia

Editado: 11.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar