La Mujer de Mis Pesadillas #1

SINOPSIS

¿Cuál creen que es la mayor estupidez amorosa que comete una mujer?

Ya, de por sí, enamorarse implica demasiados problemas. Nuestra cabeza vuela literalmente hacia el sendero del matrimonio nada más conocemos al prototipo de hombre que creemos es el indicado y perfecto para compartir nuestra vida.

No me van a negar que cuando nos enamoramos y todo comienza, creemos que el hombre en cuestión es perfecto. Nos hacemos ilusiones, maquinamos en nuestra cabeza todos los detalles de una vida junto a él.

Y ya, si todo resulta un fiasco, rezongamos, lloramos y nos lamentamos viendo películas románticas con un pote de helado en las piernas hasta que llega otro hombre que nuevamente nos saca chispas.

La cuestión es que he pasado por esa transición más veces de las que puedo contar con los dedos de ambas manos y me he desilusionado en un pestañeo las misma veces, porque como bien decía mi difunta abuela, caballo que va rápido no es fácil de conocer y cae más rápido un hablador que un cojo.

Así que, terminar relaciones con potenciales candidatos que resultaban ser un completo fraude, se convirtió por unos años en mi pasatiempo favorito. Y no porque quisiera, sino porque simplemente no estaba dispuesta a compartir mi vida con alguien que no reuniera lo fundamental para hacerme feliz, por el simple hecho de evitar que me llamaran solterona amargada en los eventos familiares.

Sin embargo, encontré al hombre perfecto en el lugar donde menos esperaba; en la escuela de mi pequeña sobrina, a la que había ido a recoger porque a mi hermana no le cuadraban los tiempos.

Por accidente, tomamos los abrigos equivocados de las niñas y tuvimos que regresar al salón para hacer el intercambio. Fue en ese momento, cuando Alex se metió por completo en mi cabeza.

Se las ingenió para acceder a los registros de padres, confabulándose con mi cuñado para que le diera mi número de móvil.

Comenzaron las llamadas, las citas, las salidas al cine, a cenar, las flores, los chocolates y luego, después de dos meses, llegó por fin la declaración de amor.

Estaba feliz. Había cumplido los veintiocho años y al fin sentía que estaba avanzando realmente en el plano amoroso.

Conocía a su pequeña hija, y hasta a veces pasábamos tiempo juntos.

La relación se iba tornando seria, las cosas iban mejor de lo que esperaba y creía, y Alex se convirtió en el centro de mi vida, en la razón de mis sonrisas.

Sabía que había estado casado durante ocho años con la madre de su hija, y que las cosas no terminaron bien pero que con el tiempo y por la niña, habían limado asperezas.

Ambos nos complementábamos de una manera única y me había enamorado perdidamente de aquel hombre, como sentía él lo hacía también conmigo.

A los siete meses de estar saliendo juntos, me pidió que me mudara con él y dos meses más tarde, me pidió matrimonio.

Mi familia estaba más feliz que yo porque me creían un caso perdido para el mercado matrimonial, y yo era dichosa porque Alex era el hombre perfecto para mí en todos los sentidos. Jamás había sido tan feliz como en todos esos meses.

Pero…

Si, si, si… siempre existen peros en las cosas buenas porque no todo es perfecto.

Pero entonces, por fin y después de todo ese tiempo oyendo solamente su nombre, conocí a Laura, la ex esposa de Alex y madre de Elenita.

Creí, que como me casaría con el padre de su hija, estaba en todo su derecho conocerme y saber cosas de mí.

Sin embargo, lo que menos quería esa mujer conmigo era llevar la fiesta en paz por su niña o por ella misma, porque más pronto que tarde, me di cuenta que Laura solo apareció en mi puerta para hacerme la vida de cuadritos y convertirse en la mujer de mis pesadillas.

Fue entonces cuando comprendí, que la peor estupidez amorosa que cometí, fue haberme enamorado de un hombre con mucho pasado.



Marlene R.

Editado: 22.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar