La Profecía del Regreso - Libro 2 de la Saga Del CÍrculo

SEGUNDA PARTE: El Doctor - CAPÍTULO 33

—¡Ah! ¡Ahí está!— exclamó Juliana al verme caminando con paso rápido hacia ella. A su lado, había un hombre de mediana edad con un traje azul.

—Este es el doctor Peter Graver, encargado de los mapas de la Biblioteca Británica— me lo presentó ella.

—Juliana...— comencé para tratar de explicarle que debíamos salir de allí de inmediato.

—Doctor Graver, this is Doctor Strabons— me presentó ella sin prestar atención a mi urgencia por decirle lo de Hermes.

El doctor Graver me extendió una mano que estreché cortésmente.

—Nice to meet you— dijo.

Asentí, tratando de sonreír.

—This way please— indicó el doctor Graver con la mano.

Juliana y yo lo seguimos.

—Juliana... — le dije al oído mientras caminábamos detrás del jefe de mapas—. Debemos salir de aquí. Hermes sabe que estamos aquí.

—¿Qué?— articuló ella sin voz.

No pudimos seguir hablando. El doctor Graver abrió una puerta y nos invitó a entrar a una habitación.

—I´m sorry you had to follow me all the way down here, but the Museum wants to prepare an exhibition with some of the maps of the Library. I had to bring the Hereford here— explicó Graver, señalando una amplia mesa donde descansaba un rollo envuelto en lienzo.

—You have the Hereford here? The original one?— le preguntó Juliana sorprendida.

—No, no— rió Graver—. The original rarely leaves its glass in the cathedral. This is the digitalized copy made some years ago— explicó, abriendo el lienzo.

Ante nosotros se desplegó una copia del Mapa Mundi con colores vivos. El fondo no estaba amarillento y manchado como en el original. Los dibujos se distinguían más claramente, y habían repintado los mares, los ríos y hasta el deslucido borde de hojas del original.

—It´s beautiful— dijo Juliana—. Is this how it originally looked?

—We think so.

—It´s so much clearer— comentó ella, fascinada.

—Indeed. The purpose of its creation was to help scholars in the study of the details of the map.

—No doubt it serves its purpose very well— aseguró ella.

—This is a fascinating map, because it´s not just a geographical map. It portrays an enormous amount of information about the history and the vision they had of the world. So, what is it you wanted to ask me about the map?

—We are interested in these things here, on the border— le respondió ella señalando las cintas con los círculos que contenían letras y que estaban desplegados en distintos puntos del círculo que rodeaba el mapa—. What are they?

—They are thongs that hold the map— le respondió él.

—Just thongs? Is there no other meaning?

—Well, the letters inside the circles form the Latin word “mors”. Here, you see? It means “death”.

—Death— repitió Juliana—. And what about the rider, here on the bottom?

—The huntsman, well, he is leaving the world. He is looking back for the last time, but see this? This legend here? It means “pass on”. The squire is urging him to go on without regret.

—Do you have any idea how the huntsman could get through the circle of the world and leave it?

—Whatever is inside the circle represents the world of the living. Outside of the circle is the world of the dead. The word “mors” confirms it.

—You mean the huntsman died?

—I think so. He has started his journey towards eternity. This is a map about life and death.

No pude seguir bien la conversación pero me pareció que la última respuesta no había sido lo que Juliana esperaba. Vi que su rostro palideció ante las palabras de Graver. El jefe de mapas siguió explicándole a Juliana otros detalles del mapa, pero Juliana parecía tener la mente en otra cosa y apenas prestaba atención. Finalmente, nos despedimos cortésmente de Graver, agradeciéndole su amabilidad al atendernos, y salimos del museo.

—¿Te dijo cómo el jinete salió del mundo?— le pregunté ansioso a Juliana mientras nos alejábamos del museo a paso rápido.

—Sí— respondió ella, sombría.

—¿Y?— insistí al ver que ella no se explayaba.

Ella parecía molesta y reticente a responderme.

—Debemos volver a la estación, debemos apurarnos si queremos tomar el tren a Newport— dijo ella.

—¡Juliana!— le grité, tomándola bruscamente del brazo y deteniendo su caminar.

Ella me miró un momento a los ojos y luego desvió la mirada. Había dolor en su rostro.

—Las cintas con los círculos no son salidas, son solo adornos que supuestamente sostienen el mapa. Las letras que están dentro de los círculos forman la palabra latina “mors” que significa “muerte”. Dentro del círculo del mapa está el mundo de lo viviente. Fuera del círculo está el mundo de los muertos. Si el jinete abandonó el mundo, significa que murió al traspasar el borde del círculo, la frontera del mundo. Así es como logró salir, muriendo— dijo ella con voz angustiada. No comprendía por qué había tanta pena en su explicación.



Adriana Wiegand

#13756 en Fantasía
#18693 en Otros
#2794 en Aventura

En el texto hay: mundos paralelos, portales

Editado: 12.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar