La sombra

Capítulo 8

No deja de pensar en Romina. Volverá a su casa después de lo que sucedió con la extraña sombra. Más vale que no vuelva a aparecer. No quiere que Romina se aleje de él.

Lleva horas observando la casa del frente mientras ve la televisión. Deja de malgastar el tiempo y comienza a ordenar. Ella llegará en cualquier momento. Guarda la ropa que tenía tirada por toda la casa y limpia de arriba a abajo. ¿Por qué le importa tanto ordenar? Romina nunca le ha dicho una indirecta sobre la limpieza en su casa, ni es esto una cita precisamente. Aun así, le importa darle una buena impresión.

—¡Rodrigo! ¡Ya llegué! —escucha la voz de ella desde la calle. Corre la cortina de su ventana. En cuanto la ve, saluda. Ella le da una sonrisa y él se la devuelve.

¿Por qué están actuando así?

Él va hasta la puerta y sale a recibirla. Hoy lleva una chaqueta blanca de puntos con unos pantalones de polar. El frío no es menor; no lo había notado por la calefacción.

—Espero que te sientas cómoda —le dice él cuando ella va sacándose la gran chaqueta, dejándose una más delgada.

—Claro —contesta ella. Se mantienen en un silencio incómodo—. Ya le entregué a mi amiga el cuaderno con el bosquejo del logo —dice ella, en lo que parece un intento de quebrar el silencio.

—Pues... vayamos a la aplicación

Ambos suben al segundo piso. Romina mira de un lado a otro un poco temerosa. Quizás ha accedido a volver porque una sombra no es para tanto, o porque Emilia siguió diciéndole que está siendo exagerada.

Ella se sienta al frente del monitor junto a él.

—¿Cuándo supiste que querías ser ingeniero? —pregunta ella sin desviar la vista del monitor.

¿Por qué pregunta eso? Debe estar buscando tema de conversación, o quizá quiere saber más sobre él.

—Cuando era muy pequeño y vi un juego en el celular de una niña sentada delante mío en el autobús —lo recuerda claramente—. Tenía un Nokia, lo que en ese tiempo no era tan retro, y vi ese juego de la culebrita. Ahí quise saber cómo hacerlo

Ella asiente mientras pone atención a su historia.

—¿Qué hiciste para saberlo? —le pregunta ella.

Parece un interrogatorio. A él no le agrada eso, sobre todo el tener que abrir su vida personal a alguien que no conoce tan bien. Esas cosas no se las ha contado a nadie, y ella aún no se ha ganado su confianza.

Abre la boca para preguntarle el motivo de sus preguntas, pero luego medita en que no hay nada de malo en ellas. Son simples preguntas de cómo supo que quería ser un ingeniero civil en informática.

—Pues... en ese momento solo me limite a preguntarle a mi papá en qué debía trabajar para hacer esas cosas —ella asiente—. ¿Y tú?

—Pues... yo... —al parecer la tomó por sorpresa que él le preguntara— siempre tuve curiosidad por los computadores, me gustaba desarmarlos

Él asiente.

—Me gusta cómo estás haciendo la aplicación, pero es muy parecida a YouTube en eso de compartir vídeos.

—No son vídeos —la corrige él—. Son cortometrajes o películas

—Podrían hacerlo en YouTube, siendo que es más conocido

Ahora que lo piensa, tiene razón. Todo su proyecto es una simple copia.

—¡No! Todo el esfuerzo lo he puesto es una copia barata —dice el mientras se lleva las manos a la cabeza, tratando de aguantar la frustración.

—Tranquilízate. Puedes hacer cambios o novedades para que la gente lo prefiera —sugiere ella mientras le pone una mano en el hombro en signo de apoyo.

—Pero ¿qué podría hacer? —pregunta él.

—Puedes... mira, mi hermana usa constantemente una red de libros llamada "Wattpad". Ahí hay bastantes libros. Podrías hacer que se compartan cortometrajes de verdad de los libros de ahí. No solo de los famosos, sino de todos. Aunque... eso también se puede hacer en YouTube. Mmm...

—Pero YouTube es más informal. Ahí cualquiera puede hacer vídeos. Esto podría ser más exclusivo

—No... eso haría que casi nadie lo conozca

—Quizá... también se podrían compartir las películas que hacen ellos

—También pueden hacerlo en YouTube

—Pero esto estará destinado a eso. Además, tendremos herramientas para editar más fácilmente las películas, y podríamos tener la traducción del guion por si quieren hacer un doblaje.

Ella asiente. Su rostro se ilumina con lo último que sugiere él.

—Es una idea brillante. Las herramientas de edición y las traducciones a los guiones la hacen única. Tendremos que trabajar en ello —dice ella sonriendo. Se afana al computador mientras él observa lo que hace.

Suena el celular de ella. Le sorprende su tono de llamada de un teléfono antiguo. Ella contesta.

—Hola... sí, estoy en su casa por el proyecto... —al momento se da cuenta de que está hablando de él— ¿Mañana? ¿A qué hora? Ya, le avisaré, adiós

Él la mira en forma interrogante.

—Oh, era Emilia que me preguntaba dónde estoy. Es que ella salió antes que yo a acompañar a Lucas a su casa, y recién volvió a la nuestra

Eso le provoca un alivio al joven, no porque Emilia no siga cerca de Lucas, sino porque le asusta que él le haga algo malo con lo mayor que es...

—Ya comprendo —asiente él.

—Sí, y también te invita a que mañana o cuando puedas vayamos un día al cerro o algo así, si tú quieres —lo invita ella.

¿Por qué le pregunta si quiere al día siguiente si él nunca tiene otra cosa que hacer? Solo va al trabajo y se ocupa de su aplicación, todos los fines de semana están disponibles.

—Tierra a Rodrigo —le dice ella chasqueando los dedos frente a él y riendo. Él también ríe por haberse encerrado tanto en sus pensamientos—. Sabes, me gustaría que algún día salgamos, pero no en tu casa a centrarnos en el proyecto sino... algo de verdad —se nota en la manera de expresarlo que le costó decirlo.

—Claro, cuando quieras

—Quizá mañana, en vez de salir con mi hermana, podríamos salir juntos... tú y yo —dice ella poniendo su mano sobre la de él. Sospecha que ella tiene sentimientos hacia él, pero luego se lo niega al considerar que se conocen hace apenas dos semanas.



the_icegirl

Edited: 18.07.2019

Add to Library


Complain