La suavidad de su piel | Editando

CAPÍTULO 03 | Editado.

 

Varios días habían pasado tras el acontecimiento con aquel apuesto caballero el cual no ha podido sacar de su mente y ¿cómo hacerlo? ¿Cómo olvidar semejantes ojazos? Lady Evelyn se encontraba sentada en su cama mirando fijamente la ventana en donde se podía preciar la llegada de la noche con el cielo bañado en un hermoso naranja, soltó un suspiro al recordar a ese apuesto caballero. 

—¿Se encuentra bien, milady?—Mary la miró confundida, pues no sabía por qué su señora suspiraba de aquella manera, aunque sospechaba de algo. 

—No es nada, Mary, es solo que...

—No deja de pensar en el muchacho que vio cuando salió con su hermana—Afirmó la doncella, su señora se sonrojó, había dado en el clavo. 

—¿Por qué no puedo dejar de anhelar el momento de volver a verle, Mary?—Cuestionó la dama, su rostro entristeció de pronto. 

—No lo sé, milady, aunque he de admitir que el joven era muy apuesto—Le dio un pequeño empujón a su señora a modo de broma ganándose un sonrojo muy notable y una sonrisa. 

De repente, la puerta de la habitación fue abierta bruscamente asustando a lady Evelyn y su doncella. Lady Arlet y su hermana lady Josephine se encontraban rebosantes de júbilo.

—¡Hermana!—Ambas hablaron a la misma vez. 

—¿Ha pasado algo?—Cuestionó curiosa.

—Lady Preston nos ha invitado a tomar el té mañana por la tarde—Anunció Jo, con sus ojos verdes esmeralda brillando de emoción. 

Lady Evelyn no podía creerlo, la condesa Hansel Preston les había invitado a tomar el té junto a ella. Para la sociedad londinense, lady Preston era la mujer perfecta y para desgracia de muchos hombres ya estaba casada y se notaba a miles de millas que amaba a su esposo con toda su alma. Lady Evelyn y sus hermanas la adoraban, puesto que, aunque era joven, era la mujer más sabia del país y tan cariñosa con ellas como una hermana mayor.

 

 

Su hermana había organizado una fiesta del té. No se encontraba muy contento con la idea de tener que socializar con todas aquellas damas pero era la casa de su hermana y él allí solo era un invitado. El duque y su cuñado dieron la idea de una cabalgata entre hombres junto a sus leales, aunque un tanto fastidiosos, amigos de toda la vida. Pero lady Hansel chilló de horror ante tal atrocidad y dijo que sería la mejor oportunidad para conseguir una buena esposa para el duque. 

Lo que lady Hansel no sabía es que su hermano no había dejado de pensar en aquella mujer que dejó en América junto al que en estos momentos es su feliz esposo y no quería saber más nada de mujeres por un largo tiempo.

—¡Estoy tan emocionada!—Exclamó su hermana que se encontraba sentada junto a él en la mesa, la familia se encontraba cenando. 

—¿Por qué?—Cuestionaron ambos hombres. 

Lady Hansel rodó los ojos y su expresión cambió a una que daba a entender que había dicho algo obvio, los caballeros la miraron aún más confundidos, la dama resopló. 

—Pues por la fiesta de té, ¿por qué más?—Se encogió de hombros y sonrió. 

—Nos alegramos de tu emoción, cariño—Habló el conde, mirando a su esposa con verdadera alegría a diferencia del duque que ya se encontraba fastidiado de solo pensar en esas damas fastidiosas a su alrededor.

—¿Sí?, quiero decir, sí, nos alegra mucho que quieras hacer esa reunión con tus amigas—Dijo el lord.

—Sé que la idea de encontrar esposa n te agrada, hermano, pero cuando conozcas a la indicada verás que valdrá la pena—La mirada de la condesa destilaba ternura.

—Sí, Han tiene razón, cuñado, verás que cuando te enamores aquellos amores pasados no tendrán comparación con lo que sentirás al verla—El conde le sonrió tras dedicarle aquellas palabras.

El duque asintió y suspiró, ellos no sabían que ya había encontrado a su único y verdadero amor pero que tuvo que dejara ir porque ella a él no le pertenecía ya que el destino le había enviado a otro hombre que la hiciera feliz y condenándolo a él a una vida solitaria.

 

 

Gracias por tenerme paciencia y esperar a que actualice. Los aprecio mucho.

Dentro de poco tendremos más actualizaciones.



Ale

#5219 en Otros
#423 en Novela histórica
#8804 en Novela romántica

En el texto hay: romance, dulzura, caricias con amor

Editado: 21.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar