La Última Corona

Capítulo 6: "El bibliotecario"

 

Tras casi dos horas de viaje finalmente Change fue capaz de divisar las siluetas de unos edificios a lo lejos. Esperaba que sean los de Alejandría. Tenía el Nilo corriendo a su lado y la carretera estaba casi despejada. El sol empezaba a ponerse, alejando un poco el calor típico del desierto. Recién ahora era que Change se daba cuenta de que todo lo que había ocurrido hasta ahora había sucedido en el mismo día. Y en el día de su cumpleaños, ni más ni menos. Otros chicos pasan ese día tan especial juntándose con sus amigos y comiendo un gran pastel. El se la pasaba conociendo demonios, escuchando una larga historia de un pasado olvidado, siendo atacado por su nueva personalidad, viajando por un mundo oscuro y un montón de otras cosas más que Change no tenía tiempo de pensar. Que lindo cumpleaños que estaba teniendo.

Decidió que era momento de despertar a Lilith por lo que saco una mano del volante y empezó a agitar su hombro. Tuvo que hacerlo por un rato porque al parecer Lilith era de los que tenía un sueño pesado. A diferencia de Change, que se había acostumbrado a tener un sueño ligero por la constante amenaza que existía en las calles estadounidenses de que alguien viniera a quitarte lo poco que tenías. Finalmente Lilith despertó lentamente y frunciendo ligeramente el ceño. Lanzó un gran bostezo antes de recordar donde estaba.

-Espero que haya una buena razón para interrumpir mi sueño- dijo ella un poco molesta.

-Estamos justo enfrente de una ciudad- comentó Change- Quería saber si es nuestro objetivo o no.

Lilith miró por la ventana y en seguida pasaron rápidamente por un cartel. Change no sabía como era capaz de leer tan rápido a tal velocidad. Habilidades de demonio, tal vez.

-Si, es Alejandría- afirmó Lilith- Por suerte para ti. No me gusta que me despierten.

-Vas a tener que aprender a aligerar un poco tu sueño Lilith- comentó Change- De lo contrario podríamos llegar a tener algunos problemas.

-Si, si, lo que tu digas- dijo Lilith aún molesta.

Change se limitó a soltar una risita y concentrarse en el camino, que ya empezaba a ser afectado por el tráfico urbano. Era evidente que a Lilith le ponía de muy mal humor que la despertaran de esa forma.

Mientras avanzaba por las calles de la ciudad, Change no pudo evitar admirar la ciudad que se encontraba en su top 10 de "ciudades que debo visitar antes de morir". Alejandría fue una de las múltiples ciudades del mismo nombre que fundó Alejandro Magno a lo largo y ancho de su imperio. Era evidente que al tipo no le faltaba ego. Incluso intentó proclamarse un especie de dios. Change supuso que el gran Alejandro también había sido un médium, igual que Ramses II. Esa ciudad albergaba en tiempos antiguos una de las siete maravillas del mundo antiguo: El Faro de Alejandría. Ahora este se encontraba en pedazos en el fondo del Mar Mediterráneo. Algo irónico y gracioso si se lo preguntas a Change.

-Aparca el coche aquí- dijo Lilith interrumpiendo los pensamientos de Change- Seguiremos a pie.

-Como ordene señorita- dijo Change con una pequeña risa.

Change dejó el auto a un costado y apagó el motor. En seguida baja y también lo hace Lilith. Ella se estira un poco como para terminar de despertarse y le hace señas para que la siga. En vez de ir por las calles principales van por un callejón lateral algo estrecho. No es que a Change le importase. No era claustrofóbico, más bien lo contrario, se sentía más cómodo en espacios cerrados que en grandes zonas abiertas. Tras un rato serpenteando entre diversos pasillos donde Change muchas veces estuvo en riesgo de perder la cabeza, este realiza la pregunta que lo venía carcomiendo desde que llegaron a la ciudad.

-¿Estas segura de que la entrada a la Biblioteca de Alejandría es por aquí?- preguntó.

-Por supuesto- contestó Lilith muy segura de si misma- Hay varias formas de entrar pero yo solo conozco una entrada y, para serte sincera, no tengo ni idea de como abrirla.

-Eso no es de mucha ayuda ¿no?- comentó Change.

-No, pero es un comienzo. Hay que encontrar la entrada- dijo Lilith- Además, tu también buscarás por lo que haremos esto más rápido.

Change suspiró. No se iba a salvar de un poco de trabajo duro. Un poco más adelante llegaron a lo que parecía ser un pequeña plazoleta. No había demasiado. Dos pares de árboles, dos bancos donde sentarse y una pequeña fuente con las esculturas de cuatro leones.

-¿Es aquí?- preguntó Change.

-En teoría si- contestó Lilith- No perdamos tiempo. Hay que buscar la forma de abrir la entrada.

Diez minutos más tarde no habían encontrado absolutamente nada. Lilith se desesperaba cada vez más. Era evidente que quería llegar a la biblioteca esa misma noche y en más de una ocasión Change tuvo que evitar que usara sus poderes para abrir un gran boquete en medio de la ciudad. Change se estaba cansando. Ya era plena noche y el no había sido capaz de dormir en todo el día desde esa misma mañana. No ve más opción que recurrir a sus sentidos.

-Lilith- dijo atrayendo la atención de su acompañante- Voy a probar una cosa pero necesito que me sostengas.



Change Pierce

#1395 en Fantasía
#214 en Magia

Editado: 13.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar