La Última Corona

Capítulo 15: "Una fría bienvenida"

Tras ir a recuperar sus cosas de la residencia abandonada, el trío se alejó a toda prisa de Turquía. Ahora mismo sobrevolaban las llanuras ucranianas con un aire helado que les golpeaba la cara. Change lideraba el vuelo, algo por delante de las otras dos. Desde que salieron de Epheria no había dicho ni una palabra. Su error lo había afectado. Se había equivocado y lo reconocía. Aunque Krista dijera que fue a ella quien se le ocurrió ir a Estambul o que Lilith afirmara que todos tuvieron que ver en eso, en el fondo Change sabía que la decisión había sido enteramente suya. Lo único que lo distrajo de sus pensamientos fue que Igra había asomado ligeramente la cabeza para ver. Era tan pequeña que cabía sin ningún problema en la campera que Change tenía puesta en ese momento. Este le acaricia la cabeza a su mascota y la empuja con delicadeza para devolverla al interior del bolsillo.

-Change- dijo la voz de Lilith detrás de él.

-¿Si?- preguntó este.

-¿Cómo te encuentras?- preguntó Lilith con un tono que denotaba que estaba preocupada.

-Ya deberías saber la respuesta- contestó este.

-Escucha, entiendo que te sientas mal por tu supuesta equivocación- dijo Lilith- Pero ya te lo dije y te lo repetiré, esa fue una decisión de todos. No eres perfecto y tampoco tienes que serlo. Cometes errores y eso no es malo. Con ellos aprendes y mejoras. Y estoy segura de que no será el último que cometas. Si vas a venirte abajo de esta manera cada vez que te equivoques entonces no estas listo para liderar.

-Quizás en verdad no este hecho para eso- comentó Change- Tal vez deberías buscar a otro.

-De ninguna manera- dijo tajante Lilith- Debes ser tu.

-¿Por qué?- preguntó Change.

-Porque, aunque no te des cuenta, llevas en tus venas la sangre de los dos mayores líderes que ha tenido la Creación- respondió Lilith- Tus padres son seres extraordinarios y estoy segura de que tu lo eres más. El hecho de que aún no te enteres de eso no quiere decir que no sea verdad. Yo pude verlo y Krista también. Me lo comentó antes de irnos de la residencia. Si no le hubieras hecho acordar del fuego griego seguramente esa bestia nos hubiese devorado.

-Solo hice lo que tenía que hacer- dijo Change.

-Y eso es exactamente lo que necesitamos que hagas- dijo Lilith- Que seas tu. Solo eso. Porque solo tu, Change, tienes la capacidad de liderar a los nephalem. Cualquier otro lo haría mal.

Change no pudo evitar soltar una pequeña risa ante este comentario. Su pequeño ego le decía que Lilith tenía razón. Que solo él podía llegar a cargar con un peso tan grande. El retumbar de la voz de Krista, expulsa a Change de sus pensamientos.

-¡Moscú a la vista!- anunció ella- ¡Llegaremos allí en medio minuto!

-Excelente- dijo Change- Busquemos un lugar seguro donde descender.

Un minuto más tarde estaban saliendo desde un callejón hasta una calle abierta. Lilith inmediatamente se cubrió sus brazos con sus manos y empezó a tiritar.

-Se supone que estamos en primavera- comentó- ¿Por qué hace tanto frío aquí?

-Rusia es famosa por muchas cosas- respondió Krista- Una de ellas es su baja temperatura casi todo el año.

-Te advertí que te pusieras algo abrigado pero, como siempre, no me hiciste caso- dijo Change.

Lilith parecía lista para discutir pero entonces Change se sacó su campera y se la puso a ella.

-Ten- dijo- Con esto estarás mejor. No te preocupes por mi.

Casi sin querer, Lilith olió la campera, la cuál estaba impregnada del olor de Change. Se sonrojó un poco pero lo ocultó abrochándose la campera, que era tan grande que le quedaba de vestido. Igra asomó su pequeña cabecita afuera solo para volver al calido interior del bolsillo casi al instante.

-¿Qué hacemos primero, Change?- preguntó Krista.

-Caminemos un poco y veamos si podemos encontrar un lugar donde descansar- dijo Change- Después de lo de Epheria creo que necesitamos tomarnos un respiro.

-Buena idea- dijo Lilith- Veamos que encontramos.

Caminan por calles llenas de gente por todas partes y muy iluminadas por luces desde varias direcciones. Change fue capaz de escuchar conversaciones de todo tipo. Que tal persona vendió su negocio en la ciudad para abrir otro en un pueblo lejano en medio de Siberia. Que tal otro perdió a su perro hace unos días y estaban buscándolo. Un grupo de personas comentando a gritos las noticias del conflicto de Ucrania o el precio de ciertos productos. A Change le sorprendía ese sentimiento casi fraternal que existía entre los rusos. Suponía que su historia los había obligado a comportarse como tales. En un momento, se detienen. Habían llegado a una gran plaza central desde donde se podían ver los edificios más importantes de la ciudad. La famosa Plaza Roja, de la cuál Change tanto había leído.

-Muy bien, ¿alguna idea de donde puede estar la entrada a la ciudad nephalem?- preguntó Lilith.

-Por nuestra experiencia en Jerusalén y Estambul, yo diría que, en general, las entradas a las ciudades nephalem se encuentran en edificios emblemáticos de las ciudades humanas- dijo Change.

-Me inclino a pensar que tienes razón- dijo Krista- Dicho esto, solo un lugar se me viene a la cabeza.



Change Pierce

#13673 en Fantasía
#2868 en Magia

Editado: 13.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar