La última esperanza

Capítulo 3. Mudanza

Capítulo 3

 

Los últimos tres días han sido un gran caos por no decir desastres siendo nuestra señoría cascarrabias Keir el protagonista. El día siguiente después de nuestra charla fue el día de pruebas físicas, resulta que prepararon un gimnasio completo para medir resistencia, capacidad muscular y capacidades físicas, nuestro queridísimo Keir hubiese querido saber hasta que tanto tiempo podrían soportar sentada sobre mis glúteos de ser posible, lástima que él no participo conmigo ya que debajo de ese traje forman naranja podría apostar que debe haber un cuerpo estilizado. El día dos fue el día del psiquiátrico, me hizo pruebas de aptitudes, carácter, capacidades básicas de comunicaciones y muchas más, fueron tantas que hasta dudaba que mi nombre fuese Harent Cerone. El día tres fue el más tranquilo, entrenamientos en la mañana y por la tarde muestras de sangre y uno que otro estudio en el laboratorio, me limitaba a comunicarme con Keir sólo lo necesario ya que me dejo en claro que mi vida no le importa a, pero más de un comentario jocoso he dicho de manera intencional, según se estoy en un área exclusiva para los no magos en análisis por lo que me será imposible ver a James y Carl por algún tiempo indefinido, aunque no es una gran pérdida. El día de hoy no he recibido instrucciones ni visitas de señoría cascarrabias Keir lo que me hace preguntarme si debo preocuparme o no. Sin previo aviso me veo arrastrada hacia el suelo con brusquedad como si estuviesen sobre mí y no puedo moverme por la fuerza que ejercen pero no hay nadie.

-Basado en tus resultados eres una persona pasional y con inclinación a la depresión, y necesitas estar en control sobre ti, así que vamos a estudiarte bajo presión y estímulos no muy gratos para usted señorita.

-¡oh vamos Sir Keir! ¿Cuántas veces te he dicho que me llames por mi nombre?

Aparece en la puerta de mi habitación y con un movimiento de manos hace que la fuerza sobre mi sea mayor, además que tengo problemas para escuchar con claridad, un suave silbido está presente

-señorita, estoy siendo suave con usted por favor no me obligue a hacerla cooperar por otros medios menos atractivos.

Si quiere que coopere lo hubiera dicho antes, intento levantarme de manera directa pero siento como si tuviera muros sobre mí, decido llevar mis brazos y piernas hacia mi torso para tener un mayor impulso, aunque no logro ponerme en pie logro parecer una ¿tortuga? Y me mantengo por lo que ciento son horas hasta que Keir se detiene y caigo al suelo en un brusco intento de levantarme, mis músculos se sienten entumecidos y mi cabeza da vueltas.

-Le daré un corto descanso y seguiremos, la veré en el patio

Intento regularizar mi respiración y estirar mis brazos y piernas, gracias al brazalete recibo impulsos mágicos para acelerar los procesos de regeneración de mi cuerpo. Cuando me siento lista camino de nuevo al patio como Keir me lo ha pedido, al entrar lo primero que miro es una pantalla holográfica con imágenes de mi cerebro, gráficas y datos. Esto queda en segundo plano cuando Keir intenta atacarme dese la espada y respondo con movimientos rápido para librarme de él y verlo de frente, llevándome la sorpresa que no es él, es una mujer no tan humana viéndome de manera rígida.

-¿qué rayos eres tú?

Sin responder se acerca con la intención de golpear pero esquivo el golpe y lanzo un golpe a su abdomen

-pues no soy una carga como tu

Su respuesta me perturba pero no puedo distraerme, ella en ningún momento ha dejado de atacarme con fuerza

-por eso has quedado sola ¿verdad? Tu padre te dejo atrás cuando tuvo oportunidad

Sin pensarlo imparto mi puño en su quijada mandándola temporalmente al piso mientras no bajo la guardia

-Al menos lograste obtener su lástima para que no te abandonara tan cruel cómo tu madre

Me turbo unos segundos (hace mucho no pienso en mi madre) ella logra derribarme y someterme

-Ni siquiera en la escuela lograste amigos que valieran la pena, fuiste una más del montón

Intento levantarme o atacarla pero no estoy totalmente concentrada, con su codo está obstruyendo mi vía aérea, con un impulso logro derribarla y me alejo lo más que puedo mientras me mantengo en guardia, no puedo permitir que se meta conmigo

-por favor Harent, según los reportes de tu escuela había un niño que te acosaba

Lanzo un nuevo golpe a su dirección y decido atacarla al abdomen y piernas

-¿acaso le gustabas demasiado? Me dirás que la única persona que llego a sentir amor por ti fue un niño con problemas de control de ira

Ella es una maquina programada para hablar sobre mí además de atacarme con fuerza. Consigo golpearla en la parte trasera de la rodilla izquierda y al caer logro torcer su brazo pero este empieza a disparar chispas

-Harent, Harent, Harent, la loca Ha…

Con el mismo brazo de ella golpeo su cabeza repetidas veces hasta que se calla y cae al suelo, estoy jadeando, mi corazón va a mil por hora, la adrenalina esta hasta el tope, lucho para suprimir los recuerdos y sentimientos mientras busco a otro sujeto que busque dañarme. Una garra mecánica se lleva al robot junto con su brazo y un holograma con mis resultados se hace presente, antes que pueda leerla Keir la arrastra a su tableta personal y me concede una encantadora sonrisa



Nareto

#13480 en Fantasía
#2804 en Magia
#27927 en Novela romántica

En el texto hay: romance, mistica, accion

Editado: 29.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar