La Venganza en las Sombras

Capitulo 28

Isabel

Jamás pensé que iba a vivir mi última etapa de mi adolescencia en peligro y a mi padre no le importaba nada de lo que pasaba o incluso no le importaba si me mataban en las entregas. Observo mi reloj de muñeca y son las 2:30 de la mañana ya me había terminado la botella de wiski que había sacado del mini bar que tengo. Decido irme a dormir a mi habitación, pero antes de hacerlo apago las luces bajas que había puesto en la sala, por más que quisiera evitar recordar lo que me hizo mi padre creo que jamás lo voy a poder olvidar me marco la vida de tal punto que no lo voy a perdonar a mi padre. Llego a mi habitación y enciendo la alarma para que me despierte a las 5:30 de la mañana, ni si quiera me cambio de ropa por ropa de pijama, pero me quede bien dormida en la cama.

3 horas después...

Suena mi alarma que parece un animal muerto el que llora, es un ruido muy insoportable que me hace que se me quite el sueño, me levanto con un dolor de cabeza y la resaca del wiski o por el vino que tomé pero es un dolor de cabeza insoportable, me levanto de mi cama y voy directamente al baño para ducharme, pero aun así me duele, bajo a la cocina y busco el pequeño botiquín que tengo escondido detrás de la mesa de desayuno y me tomo una pastilla para el dolor de cabeza, sabía que con eso se me iba a ir la resaca, y como todo el tiempo me tocaba hacer ir a despertar a mis amigas o mejor dicho a mis hermanas.

Se levantaron, se ducharon mientras ellas se duchaban estaba revisando mi auto Saab 9-3 Convertible Aero 2.0t (2011) el líquido de frenos y su aceite, esto lo aprendí con Ricardo me enseñó todo tipo de cosas de mecánica para autos para cualquier emergencia que me pudiera suceder e igual manera reviso los autos de Natalie y Marisol para observar si está bien equilibrado todo.

-Amiga tu no has desayunado -me dice Natalie que estaba apoyada en el marco de la puerta

- No tengo hambre además ando con una resaca que no tienes una idea -le digo

- Te quedaste bebiendo Isabel? -me pregunta siempre con la esperanza que le dé una negativa

- Si ya sabes que mis últimos días de mi adolescencia fueron un calvario -le contesto seria porque ella sabe lo que sufrí estar haciendo cosas que yo no quería

- Si lo sé, pero debes de superarlo poco a poco -me dice Nat con unos ojos de tristeza

- Gracias Nat y Marisol? -le pregunto para calmar la tensión de la conservación

- Hablando por celular con Darío -me contesta Nat, pero con una cara de burla hacia Marisol que me provoco una risa

- Ja, ja, ja Nat enserio que tu no cambias por cierto hoy voy a regresar tarde así que te vas viendo que vas a hacer en la cena -le digo

- QUE? ¿Enserio? Otro día que tengo que venir a casa en taxi -me dice haciéndome caras

- Amiga tienes tu auto -le digo cerrando el capó de su Porsche Boxster

- Cierto hoy me lo llevo y sé que tú siempre te llegas tu Saab y jamás me lo prestas -me dice Nat

- Tranquila el fin de semana te lo presto, pero tú me prestas el tuyo -le digo además es la regla

- Esta bien hermana gracias -me abraza y fuerte

Cuando entra Marisol

-Isa fíjate de que hoy no me voy a ir en tu auto hoy me voy a llevar el mío -me dice con una cara risueña y como sabía que con quien estaba hablando Marisol mejor no le digo nada

- Esta bien lo acabo de revisar y está bien listo para que salgan a rugir ese motor genial que tiene a pesar de que ni lo sacas siempre lo reviso -le digo Marisol

- Eres la mejor -me abraza mi mejor amiga junto con Nat

- Chicas me voy a lavar las manos y por mis cosas -les digo, aunque a veces se van y me dejan sola las condenadas

- Yo también mis cosas las deje en mi habitación -dice Nat apenada

- Entonces somos tres apurémonos esta vez no quiero llegar tan a la hora -dice Marisol, pero las tres sabemos de qué no es porque no quiere llegar tan a la hora, es por Darío

Fui a la habitación y directo al baño me lavé mis manos, me las seco aprovecho de que estoy en el baño para ponerme un poco de maquillaje cuando veo que estoy genial tomo mis cosas y las llaves de mi Saab, pero se me olvidaba los radios que ponemos en cada auto solo por simple precaución por lo que estábamos huyendo cuando bajo ya estaban Marisol y Natalie esperándome.

- Amigas aquí estoy y los radios los estábamos olvidando -les digo, esos radios nos lo habían dado Ricardo por cualquier cosa y no solo teníamos tres si no teníamos un cuarto por el momento de que Ricardo y Sophie se unieran a nosotras

- Cierto, dame el mío -dice Marisol con ansias de irse

- Y el mío -dice Nat

- Aquí están es hora de irnos -les digo

Abrimos el garaje eléctrico y nos subimos a nuestros autos, los arrancamos y salimos, claro como es obvio esperamos a que se cerrara el garaje y nos fuimos a la universidad, los radios empezaron a sonar

Nat: Ya estaba extrañando esto

Marisol: Yo también extrañaba esto

Isabel: Lo sé, aunque siempre se vienen conmigo y no dicen tanto de esto

Nat: A lo que me refiero es a manejar este auto

Como era costumbre cada vez que sacábamos los tres autos era de que Natalie era la punta, Marisol siempre iba en medio y yo en la parte de atrás por simple precaución



Mar_Corazón

#8736 en Joven Adulto
#6631 en Thriller
#2835 en Suspenso

En el texto hay: narcotrafico, venganza y sufrimiento, amor

Editado: 14.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar