Las chicas del Fbi también pueden ser sexis

Mamá

Me levanté repentinamente, con el pelo empapado en sudor. Miré el reloj situado encima de mi mesilla, marcaba las 04:37.
Decidí ir a la cocina a por un vaso de agua, y mientras bajaba las escaleras, visualicé aquella única foto de mi padre fallecido; en el suelo. La recogí con cuidado y la volví a colocar en su sitio. Continué bajando las escaleras, pero de pronto encontré varias cosas tiradas por el suelo. Un escalofrío recorrió mi cuerpo, notaba la presencia de alguien que me estaba mirando fijamente. 
Me quedé quieta, todo estaba en silencio y yo no me atrevía a moverme ni un solo paso.
Esperé algún tiempo, y luego subí corriendo a la habitación de mi madre.
-¡Mamá!-Grité mientras abría la puerta.
Mis ojos se humedecieron cuando la vi tendida en la cama ¿Muerta?
Me acerqué a ella lentamente, tenía una pistola apoyada en la sien, definitivamente estaba muerta.
Las lágrimas corrían por mis mejillas y entre sollozos llamé a la policía.
-Buenas noches¿En que la puedo ayudar?-Contestó una señora con voz tierna.
-Mi ma-madre...-tartamudeé.-Esta muerta.
-Díganos la dirección y enseguida estaremos allí.
Esperé ansiosa en la puerta a que los policías llegasen, mientras andaba de un lado para otro.
Más tarde, cuando llegaron,empezaron a mirar detenidamente cada pequeño detalle.
-Me llamo Janeth Smith, soy del FBI,y necesito que me ayudes.-Dijo una señora con gesto amable.-Sé que es complicado pero necesito saber que sabes¿Te llamas?
-Abby.-la miré.- Abby Miller. Ayer mi madre, Yarely Miller,estaba contenta. No sé porque se suicidó.
Me senté en el sofá y lloré
-No ha tenido porque ser un suicidio, traquila, todo saldrá bien. Nos llevaremos la pistola para analizarla, mañana pásate por comisaria.
Asentí, y se fueron, llevándose a mi madre con ellos.
Durante toda la mañana me quedé sentada allí, con la mirada perdida.
Después llamaron a la puerta; me levanté y fui a abrir:
-Hola Abby.Me he enterado de lo que ha pasado¿Puedo pasar?.
-Claro Keira.
Keira era mi mejor amiga desde secundaria.Vivía a unas cuantas manzanas de aquí en compañía de su madre,Olivia.
Subimos arriba y nos sentamos en la cama:
-¿Como te encuentras?-Pregunto Keira
La miré seriamente.
-Pues mal,no puedo asimilar que mi madre se haya suicidado.
-No creo que haya hecho eso
Arqueé una ceja.
-Keira cariño,tenía una pistola en la mano.
-Si...tienes razón,pero se la veía feliz.-hizo una pausa.-Lo que se me hace raro es que tu no hayas oído el disparo o simplemente que no  haya dejado ninguna nota de despedida.
El corazón se me aceleró.
-Hablemos de otra cosa,estoy empezando a tener miedo.
-Vale¿Puedo ir a ver la habitación de tu madre? 
Asentí y la acompañe hacia allí
Mientras ella observaba la cama sin hacer y las cosas tiradas por el suelo;yo estaba apoya en la puerta
Al momento Keira me miró de un modo extraño.
-¿Que pasa?-Pregunté
-Mira.-Dijo mostrándome una bala.-Tienes que llevarla a la comisaría.
-¿Que más da?Solo es una bala.
-Llévala,a lo mejor les sirve de algo.
-Esta bien.
Después de varios minutos nos acercamos  al parque para que yo me despejara un poco.
-Hola.-Saludó alguien detrás de mi
Rápidamente me dí la vuelta y me encontré con Tex,un amigo de la Universidad.
-Siento mucho lo de tu madre.-Continuó.
Sonreí forzosamente,mientras me tragaba las lágrimas.No sabía como se había enterado tan rápido.
-Déjala Tex,necesita estar tranquila.-Contestó Keira.
Empezamos a andar en dirección a casa de Keira.
-Abby...Tenemos que ir a entregarles la bala,así sabrán lo que paso mas rápido
-¡No!-Grité con lágrimas en los ojos.-Quiero descansar a solas.Gracias por estar conmigo y tal...Pero necesito tiempo.
-Claro...Te entiendo.-Me abrazó.-Luego te llamaré
Me volví para mi casa y una vez allí me tumbé en la cama.



sarii1821

Editado: 18.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar