Las chicas del Fbi también pueden ser sexis

El sótano

Al acabar nuestro turno, Colton me llevó a un bar cercano.
-¿Tenemos que hablar de algo, no?-Preguntó Colton con una sonrisa de oreja a oreja.
Agaché la cabeza para que no me viera sonrojarme.
-¿Yo te gusto?.-Dije entre susurros.
-¿Qué si me gustas? Por dios Abby, me encantas.
Le guiñé un ojo y pensé:
-Keira tenía razón.
Di un sorbo a la Coca-Cola que había pedido y me acomodé en la silla.
-¿Quieres empezar una historia conmigo?
No le contesté, me acerqué a Colton y le dí un plácido beso en los labios.
Al retirarme él había entendido mi respuesta.
-Quiero que estemos juntos por mucho tiempo.-Admitió.
-Yo también.-Mis ojos visualizaron a Andrew, entrando por la puerta con sus amigos.-Mierda...
-¿Qué es lo que pasa?
Le hice un gesto para que mirará hacia atrás.
-¿Pasemos de él, vale?
-No voy a consentir que Andrew me jorobe la cita.
Pero era tarde, él ya se dirigía hacia aquí.
-Mira los dos tortolitos.-Le dirigió una mirada asesina a Colton.
-¿Podrías dejarnos en paz?-Dijo Colton levantando el tono de voz.-Vete con tus amigos.
-¿No te han dicho nunca que estabas buena?-Anunció sin dar importancia a lo que había dicho Colton.
Sus colegas se partieron de risa y daban su aprobación asintiendo con la cabeza.
Observé como Colton apretaba los puños bajo la mesa.
-Ya está, Andrew ¿No ves que estamos ocupados?-Indiqué.
-Venga Abby, deja a este gilipollas y vamos a pasarlo bien de verdad.
Colton se levantó furioso y se puso enfrente de él, mirándole directamente a los ojos. Sin apartar la mirada en ningún momento.
-Piérdete.                                                                                                                                                              -¿Y si no quiero perderme?-Respondió Andrew con una sonrisa vacilona.
Frunció el ceño y levantó el puño.
-¡Vete con tus putos amigos!
Volvió a dirigirme la mirada.
Esbozó una sonrisa en la comisura de los labios mientras que sus amigos pedían unas cervezas. Tragué saliva, incómoda.
-Ya nos veremos por ahí, Abby.
Y al fin se marchó.
-De verdad, no lo aguanto.-Se volvió a sentar.-Espero que él sea el asesino y así poder perderle de vista unos cuantos años.
-No creo que Andrew sea para tanto.
Abrió los ojos como platos.
-Eso es porque no le conoces lo suficiente. Yo llevo viéndole desde que empezamos secundaria, y acabas harto de él.
Me encogí de hombros.
-Bueno, pues tendré que fiarme de ti.-Miré mi móvil.
El reloj marcaba las nueve menos diez, Jeff no tardaría en llamar.
-Colton, tenemos que encontrar a la madre de mi amiga.
-Te prometo que mañana no descansaré hasta que dé con ella.
-Gracias, yo te ayudaré...-Suspiré.-Por cierto...
Pensé en contarle lo que me había dicho Jeff, pero decidí no hacerlo.
-¿Que pasa?-Preguntó.
-No...nada...No pasa nada.
Colton colocó su mano encima de la mía y se sumergió en mis ojos, esperando encontrar lo que ocultaba.
-¿Seguro que no es nada? Puedes decirmelo.
-Seguro. Si me acuerdo te lo digo.-Fingí una sonrisa.
-Está bien.-Miró hacia el techo.-Me gustaría haberte conocido antes.-Carraspeó.-Quiero decir, antes de todo esto.
-Si...a mi también me hubiera gustado encontrarte en otras circunstancias...
Me crucé de brazos, estaba ansiosa por recibir la llamada de jeff.
-¿En qué piensas?-Preguntó sin soltarme la mano.
-¿En que debería pensar?
-No sé, dímelo tú.
Le dí un rápido beso y noté como mi móvil vibraba:

Número desconocido                                                                             Abby

¿Estás lista?                                                                                                                                                                       21:00                                                                             

                                                                                                                 Espera¿Quién eres?                                                                                                                                                                          21:00               

¿Ya no te acuerdas?                                                                                                                                                                        21:00                                                                 

                                                                                                                 ¿Perdón?                                                                                                                                                                             21:02

Jeff.                                                                                                                                                                             21:02                                                                     

                                                                                                                 ¿No me ibas a llamar?                                                                                                                                                                     21:02

Lo pensé, pero estabas ocupada con ese chico.                                                                                               Ahí va: Se esconde bajo una manta.                                                                                                                                                                                  21:02



sarii1821

Editado: 18.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar