Las chicas del Fbi también pueden ser sexis

¡Sorpresa!

Estaba sentada en la cama de Keira, cuando llamaron a la puerta.
-Esta abierta.-Respondí.
Para mi sorpresa Colton se encontraba apoyado en la puerta.
Me incorporé y no puede formular palabra.
-¡Sorpresa!-Gritó Keira por detrás.-Vino a verte, estaba preocupado por ti.
-¿Por qué?-Me dirigí a él.-Ya te dije a donde iba.
Se sentó a los pies de mi cama.
-Así es, pero luego Michael me llamó preocupado, diciéndome que si sabía donde estabas.-Hizo una pausa corta.-Y claro, le respondí no que sabía. Entonces es cuando me preocupé de verdad:
-Colton, soy Michael ¿Por casualidad no estarás con Abby?
-No, yo tengo entendido que se fue contigo a ver si era real lo del asesinato.-Contesté tranquilo sin saber lo que me esperaba después.
-Mmm....No quiero preocuparte pero....Mi coche, donde se suponía que ella se iba a acercar a la comisaría...esta aquí.
-Pues...-Sentí como el pulso comenzaba a acelerarse.-A lo mejor decidió dar una vuelta por ahí...
-¿Una hora?-Obtuve como respuesta.
-¿Insinúas que ha desaparecido? Voy a llamarla.
-Ya lo he hecho yo, y nada...No ha respondido.
Cuanto Colton terminó de hablar,Keira y yo nos quedamos en silencio...
Me sentía mal por haber hecho que se preocuparan tanto...pero necesitaba estar sola algún tiempo.
-¡¿Donde coño estabas, Abby?! ¿Tienes idea del susto que nos has dado?
Y por primera vez, le vi hablarme de esa manera.
-Colto...Yo...
Miré a Keira tristemente y ella entendió al momento lo que tenía que hacer.
Se acercó a darme un abrazo y se marchó, cerrando la puerta tras ella.
-¿Donde te habías metido?-Se acercó más a mi.
Evidentemente su cercanía provocaba en mi un hormigueo en todo mi cuerpo, y me sonrió, de esa manera tan tranquilizadora digna de él.
-Necesitaba estar sola y... Estuve dentro del hospital...
Sus ojos se abrieron como platos.
-¿Estas loca? Podría haberte pasado algo. Sabemos que ese lugar tiene relación con nuestro sujeto.
Cuando le fui a contar lo de Jeff...aunque no muy segura, noté su muslo contra el mío y no pude evitar sentir un largo escalofrío.
Se inclinó suavemente hacia mí y se apoderó de mis pequeños labios con una pasión inesperada... No pude resistirme.
Quería ponerme a llorar junto a él, pues quería que Colton me ayudara con lo de Spenser... Pero al separase de mi me observó con una sonrisa radiante de haberme encontrado por fin. Se me hizo un nudo en la garganta y me mantuve callada, sonriendo falsamente, escondiendo muchas cosas tras esa sonrisa.
-¿Por qué no me avisaste? ¿Sabes lo mal que lo he pasado?-Me abrazó contra su pecho.
-Porque sé que querrías acompañarme...Y en esos momentos de verdad...no quería estar con nadie.
No contestó, solo me apretó más fuerte contra él.
Pero de repente el móvil de Colton comenzó a sonar:
-¿Michael?-Preguntó él.-Esta conmigo.
-¿Enserio? ¿Dónde se había metido?
Me miró y yo negué, haciéndole entender que no quería que le dijese donde había estado.
-Solo dando una vuelta...Quería despejarse.
Al otro lado de la línea Michael suspiró.
-Me alegro un montón de que no la haya pasado nada, todos estábamos muy preocupados
Colton carraspeó:
-Y a todo esto...¿Para que llamabas?
-¡Ah! ¡Claro! Andrew esta en comisaría con su abogado.
-Vale...¿Y..? ¿De esto te encargabas tú, no?
-Por supuesto.-Dijo orgulloso.-Pero tengo una mala noticia que darte...Bueno...que daros.
-¿Que ha ocurrido?
-Andrew se niega a hablar...-Cuando iba a continuar, Colton le interrumpió.
-Ese no es nuestro problema.
-¿Me puedes dejar acabar la frase?-Prosiguió.-Andrew no va a hablar... Porque dice que de la única manera en la que lo puede hacer es que le interrogue Abby.
Al escuchar mi nombre me sorprendí bastante ¿Pues por qué aquel mujeriego se interesaría tanto por mi? 
-Pues dile que Abby no irá. Que no hable, pero que pasará una bonita noche en la cárcel de la comisaría.
-No.-Negué yo.-Iré.
Arqueó una ceja.
-Colton...Quiero resolver esto cuanto antes, y quizás Andrew nos pueda dar ese pequeño empujoncito que necesitamos para poder continuar.
-Abby, ese chico lo único por lo que ha ido es porque quiere verte.
Fruncí el ceño.
-Me da lo mismo. Puede que tenga algo que añadir.
-Está bien.-Anunció en tono molesto.-Haz lo que te de la gana, pero si te pone la mano encima yo no pienso hacer nada.
Me levanté y le dejé tirado.
Mientras tanto Michael lo había escuchado todo:
-Colton.-Dijo firmemente.-Abby tiene razón. Y si como tú dices... Que solo es una excusa para poder estar con ella, pagará las consecuencias. Además...¿Tú no quieres que le pase nada a ella, verdad?
-No...
-Pues ya está. Vente para acá y luego la llevas a cenar, ya verás que rápido se os pasa el cabreo a ambos.
Aceleré el paso cuando, por el rabillo del ojo vi el coche de mi novio acercándose a mi.
-¿Quieres que te lleve?-Preguntó amablemente.
-No, gracias. Puedo ir yo solita. Esta a unas cuantas manzanas de aquí y me viene bien andar.
-Anda venga...Lo siento por haberme puesto tan tonto antes...es que ya sabes como es Andrew.
Quería mantenerme de un modo distante con él, pero por alguna razón no funciono.
-Esta bien agente, llévame a la comisaría.-Respondí con tono burlón.
Michael se encontraba apoyado en la puerta de interrogatorios con esa taza de café que siempre le acompañaba.
-¿Mejor?-Dijo a modo de saludo.
Colton y yo nos miramos y le dimos una sonrisa como respuesta.
Se puso serio y se dirigió a mi.
-Ya sabes lo que te toca hacer ahora.-Abrió la puerta.-Y no te preocupes, estaremos escuchando y mirando todo lo que ocurre ahí dentro.
Con esa intranquilidad que me acompañaba los deje atrás y me senté enfrente suya.
-Cuanto tiempo sin vernos...Pequeña agente ¿Te han dicho que eres la mas guapa y las más sexy de todas las chicas del FBI?
Le miré con una sonrisa,extrañada y pensando en como se podía estar tomando esto Colton.
-Eeee....¿Gracias?
-No hay de que. Apuesto que ese noviucho tuyo no te dice estas cosas.
-¿A que has venido aquí, a echarme piropos o a un interrogatorio?
-Ambas cosas.
-Pues deja los cumplidos para otro momento y escúchame.-Comenté estrictamente.
Andrew colocó su mano encima de la mía, yo empecé a ponerme muy nerviosa y de inmediato la retiré.
-Bien...¿A quién viste entrar a esa casa?
-¿Otra vez las mismas preguntas? Era una mujer rubia,y probablemente tendría los cuarenta y cinco años o así...No tengo ni idea.
-Vale ¿Te acuerdas del último día que la viste?
-Si, fue hace dos días.
-¿Como iba vestida?
-Llevaba una coleta, unos pantalones azules.-Se quedó pensativo.-Vaqueros y una camiseta burdeos con la estatua de la libertad en ella.
-Espera aquí, enseguida vuelvo.-Me levanté cogiendo los apuntes que había tomado.
-¿Creéis que concuerda con la víctima?-Pregunté nada mas salir.
-Vamos a ver las fotos, esperemos que esto que nos ha contado nos de alguna pista.
Entramos todos en la sala y observamos con detenimiento las diferentes fotos que habíamos tomado.
Unos cuantos minutos después dimos con la contestación a la pregunta que nos habíamos planteado hace nada.
-Es ella.-Añadió Janeth, que estaba sentada trabajando en esa sala.
Michael pulsó un botón en el teléfono situado en el centro de la mesa.
-Anna, busca información sobre la familia de la víctima.
-Voy a ello.-Mientras tanto escuchábamos teclear a Anna.-Hyden Jones es su marido. Mmm...No tenían ningún hijo y aquí dice que Jeniffer estuvo sacando trescientos cincuenta dolares todos los días.
-Mira si las demás víctimas tienen eso en común.-Propuse mientras me mordía las uñas a causa del nerviosismo que me causaba todo esto.
-Enseguida.-Hizo una pausa mientras todos los demás menos yo, se instalaban alrededor de la mesa redonda llena de papeles.-En efecto si....Las demás víctimas también sacaban la misma cantidad de dinero. 
-Hay que dar el perfil.-Anunció Colton.-Que Abby vaya a terminar el interrogatorio con ese imbécil y luego informaremos de esto a los policías. 
Sin escuchar más palabras, volví donde Andrew.
-Te he echado de menos, has tardado mucho.
Ignorando su comentario me senté de nuevo esperando a que él fuera capaz de preguntarme algo, pero no lo hizo, solo me miraba con esos ojos marrones que hacían que se me pusiera la piel de gallina.
-Gracias por tu aportación.-Dije al fin.-Nos ha servido para mucho.
-Me da igual.-Contestó con una sonrisa.-Ahora que yo he colaborado un poco en esta dichosa investigación...¿No estaría bien que me dejaras invitarte a una copa?
-¿Me estas pidiendo una cita?-Pregunté arqueando la ceja izquierda.
Andrew desvió la mirada.
-No claro que no...-Se puso serio y molesto.-Si quieres puedes traerte a Colton.
-Me parece perfecto, se lo diré.
-Vale...A las diez en el bar al que te lleve el otro día.-Se levantó y me ayudó a hacer lo mismo.
Salimos por la puerta,los dos juntos y pude observar la expresión molesta de Colton.
-Adiós Andrew, ya no hace falta que vuelvas por aquí.-Gritó Colton mientras este se alejaba.
-Tranquilo princesa, volveré a verte.
Comencé a reírme por los comentarios de ambos, sinceramente se llevaban como el perro y el gato...Aunque Andrew siempre se quería hacer el gracioso delante de él.
-Esto...Colton...-Me mordí el labio inferior.
-¿Que pasa?
-Andrew nos ha invitado a tomar una copa.
-Jajaja, no pienso ir...ya tenía planes...
Puse una mueca interesante y le dí un codazo suave en las costillas.
-¿Así...?¿Con quién?
-Con la chica mas guapa del mundo.
Me ruboricé de inmediato y bajé la cabeza.
-¿Y a dónde me vas a llevar?
-Es una pequeña sorpresa.
Empezó a reírse, parecía tan despreocupado... Es muy fácil enamorarse de él.
-Colton...Aunque Andrew sea tan estúpido...Me da algo de cosa rechazar el plan.-Añadí para cambiar de tema.-Tú puedes llevarme a donde quieras...solo que a las diez tenemos que estar...
-Bueno...Pero que conste que lo hago por ti. Eso si, si dice algo para humillarme o cualquier cosa que me moleste, me iré.
-Como quieras, pero ya sabes que él va a decir algo que te haga enfadar.
Pasado un rato nos encontramos en una sala llena de agentes de policía con una libreta en la mano cada uno.
-¿Aquí es donde dais el perfil del sujeto?-Pregunté sabiendo la respuesta.
-Si, nos juntamos aquí todo tipo de policías.-Contestó Michael.
-El sujeto es hombre, de unos cincuenta o cuarenta y cinco años.-Anunció en voz alta Colton.
-No actúa solo, tiene un topo que le cumbre en todos los asesinatos que comete.-Prosiguió Janeth.
Michael se dirigió hacia mí, con la esperanza de que yo también añadiera algo. Suspiré hondo y dije:
-El sujeto tiene cierto rencor hacia las mujeres rubias, y las hace ir a una casa a entregarle cierta cantidad de dinero.-Hice una pausa.-No sabemos a que se debe eso...Pero puede ser algún tipo de soborno o trato.
-Agente...-Una mujer alta y morena con un bloc de notas.
-Abby. Abby Miller.
Aquella mujer asintió sonriente:
-Entonces el sujeto solo ataca a personas rubias...¿Por qué?
-Mas que a personas, a mujeres rubias. Cuando era un niño sufrió un trauma con una enfermera que asesino a su madre... Aunque todavía no ha llegado mucha información de ese estilo a mis oídos.
Anna carraspeó y le cedí el turno.
-Al parecer esa enfermera, permaneció en la cárcel durante doce largos años por envenenamiento. Falleció hace unos cuantos meses, justo cuando empezaron los asesinatos.
-Gracias Anna.-Agradeció Michael.-Nos hemos ido un poco del tema...Pero solo era eso, tener cuidado con ese hombre, sufre de psicopatía.S i observáis algo sospechoso o veis a alguien entrando a esa casa, decírnoslo inmediatamente, de  todas formas, mandaremos a unos agentes a vigilar la zona. Gracias.
Y en un abrir y cerrar de ojos la sala se quedó vacía.
-Ahora que ha acabado mi turno...¿Puedes pasar la tarde conmigo?-Preguntó Colton sonriente.
-Por supuesto, te veo más a ti que a mi mejor amiga.
Se quedó en silencio.
-Jajaja, Colton...¿Paso por casa y estoy contigo, vale?
-Mmm...Si quieres quedamos mejor a las cinco y media en frente de tu casa.
-Me parece una idea genial.
Me despedí de él con un delicado beso en los labios y eché a andar hacia casa.
Por el camino estuve pensando en alquilarme yo una casa para mi sola, pues no quería tampoco abusar.
-Querida amiga.-Dijo Keira con una sonrisa resplandeciente.-¿Qué tal todo lo que ha pasado?
Me encogí de hombros y de nuevo las palabras de Spenser volvieron a atravesar mi mente.
-Michael no sabe donde estaba... Le dijimos que dando una vuelta, pero no en el hospital.
-¿Por qué?
-Pues porque no me apetecía que lo supieran y me inundara con sus preguntas y te aseguro que no me apetecía responder a ninguna.
-Ya...Te entiendo...
Nos sentamos a la mesa a comer lo que Keira había encargado.
-¿Puedo confesarte algo?
-Soy tu confidente, todo lo que digas no saldrá de aquí hasta que tú digas lo contrario.-Me guiño un ojo y se sirvió un plato de macarrones.
-Pues...No estuve sola allí.
Se paró en seco unos segundos y luego sonrió.
-¿Con algún agente, no?
-No.
-¿Con tu amante?
-No boba.-Le dediqué una sonrisa.-Alguien nuevo.
-Si no te explicas dudo que lo vaya a entender.
-A ver...Se llama Jeff y tiene dos años o así menos que yo.
-¿Y bien?
-Estuve hablando con él de varias cosas en concreto...Pero el problema es que el sabe quien es el asesino...
-¡Debes llevarle con la policía de inmediato!-Exclamó.
-No, él confío en mi para contarme algo...Y yo no le voy a entregar a la policía.
Empezó a dar vueltas por toda la cocina preocupada.
-¿¡Pero estas loca!? ¡Estas tapando al asesino!
Negué.
-No se quién es... Jeff me da pistas... que solo yo sé.
-Ten cuidado... ¿Y si es él?
-Dudo que lo sea, hoy hemos dado el perfil y no cuadradraba con él.
Chocamos los tenedores.-Una rara manía que solíamos hacer antes de empezar a comer desde que nos conocimos.-y empezamos a comer con ansia.
-Por cierto esta tarde no estaré aquí.-Anuncié.
-Rara vez estas aquí.-Se rió.-Yo he quedado con Tex.
-Pues que lo pases bien con él.
-¡Abby!-Enseguida se dio cuenta de lo que estaba pensando.-No, claro que no va a pasar nada de eso, ni siquiera estamos saliendo.
-Lo decía de broma...¿Me podrías hacer un favor?
-¿Por qué no?
Me lo pensé dos veces antes de pedírselo.
-Si puedes pregúntale si conoce a Andrew.-Pinché unos cuantos macarrones con el tenedor y me los llevé a la boca.-Y si lo conoce...sácale un poco de información sobre él, porfa.
-¿Ahora te interesa?-Arqueó una ceja y sonrió.
-Pues claro que no, es por la investigación.
Sinceramente no lo era, pero yo tampoco entendía porque ese chico me llevaba a saber cosas sobre él, definitivamente no me gustaba, de eso estoy totalmente segura.
Cuando terminamos de comer, escuché el claxon proveniente de fuera de la casa.
-Creo que es para ti.-Keira miró por la ventana para asegurarse.-Si, efectivamente es tu Colton.
-Que raro, habíamos quedado a las cinco y media no a las...-Miré el reloj.-A las cuatro y veinticinco.
-Sal fuera, a lo mejor es importante.
Me encogí de hombros y salí rápidamente.
-Colton ¿Que haces aquí?
-Otro asesinato, Abby.
-¿Dónde? ¿Que ha pasado?-Me quedé en sock.
-No tengo ni idea, Michael y Janeth están de camino.Vamos.
Observé la casa de Keira y asentí.
-Siento que nuestra quedada se vaya a retrasar un cierto tiempo.-Dijo algo decepcionado.
-No pasa nada, en este mundo pasan cosas así.
Arrancó repentinamente y nos abrimos camino hacia el lugar del tercer asesinato.
Este se encontraba en un jardín dentro de una propiedad privada.
-¿Como lo han encontrado?-Pregunté cuando vi los coches de policía con sus luces encendidas.
-Un vecino aviso de que algo extraño estaba enterrado en el jardín de su vecina y que empezaba a oler mal, como algo en plena descomposición, un cadáver.
-¿Y no vive aquí ninguna familia?
-Esta vacía, Anna está buscando algo con lo que sorprendernos.
Vi la casa, en el jardín delantero unos columpios yacían inmóviles, y supuse que era probable que en ella habitaran niños.
-De verdad, perdonarme por estar llamándoos cada dos por tres.-Se disculpó Michael.
-No es culpa tuya, de verás...Cuando acabemos aquí espero que no haya ninguna cosa más hoy.
-Me encargaré de que no haya nada más.
Sonriendo fuimos al encuentro de Janeth que observaba el cuerpo sin vida de, como no ,una mujer rubia.
-No han pasado ni veinticuatro horas desde el último asesinato.-Se llevó la mano al pecho.-Estdesá controlado y la única manera de saciar su ira es....matando.
-Tenemos hecho el perfil, eso es todo un avance.-Añadí.
-Lo sé, pero que la víctima este enterrada aquí, pone de sospechosa a la familia.-Se levantó.-Por lo tanto, Anna deberá buscar sobre esto.
Me acerqué a la víctima y observé las marcas que tenía en el cuello.
-¿Murió ahogada?
-Efectivamente, aquí el sujeto no muestra mucha ira...Pero tenemos que esperar a las pruebas forenses
Después de unos minutos que se me hicieron eternos, Colton y yo nos alejamos de allí, con la excusa de que íbamos a mirar los alrededores de la casa.
Estando en el jardín trasero, se acercó a mi y me cogió por la cintura, haciéndome girar en sus brazos.
-Colton, suéltame.-Me reí.
Me soltó, manteniéndome pegada a él.
Se alejó y cogió mi cara con ambas manos, me dio un beso en mi sien.
-Te amo.-Dijo suavemente.
Me acerqué a él para darle un beso,y fue...apasionado y suave.
-¿Que decía yo? Completamente loca por mi.
Alcé los ojos al cielo.
Me abracé a su nuca,  apremiándolo a aventurarse más lejos. Cuando su suave mano rozó la piel de mi vientre, me arqueé instintivamente hacia Colton.
Gemí. Él se apresuró en posar sus manos sobre mis caderas, explorando al mismo tiempo mi boca.
Escuché que alguien se acercaba y todos mis sentidos se pusieron alerta.
Coji a Colton por el cuello de la camiseta y le robé un último beso.
Esbozó una sonrisa traviesa y mordisqueé suavemente la comisura de mis labios.
-Aquí se viene a trabajar ¿Me equívoco?-Spenser estaba apoyado en la pared.
-Largo.-Respondió Colton malhumorado.
-Aquí se viene a trabajar, no a darse muestras de cariño.
-No estamos en nuestro tiempo de trabajo.-Expliqué yo.
-Tú ni siquiera trabajas aquí.
Y de un empujón, aparte a Colton y me marché lo más rápido que pude.
-¿Pero que coño dices?-Preguntó con tono molesto.-Lo que ella haga aquí, no tiene que incumbirte, no es decisión tuya que esté aquí o no.
-¿Por qué cojones tiene que andar aquí, inútil?
-Pues porque está estudiando, el próximo año termina la carrera.-Dio unos pasos hacia él.-Michael la dejo estar aquí, esa chica ya tiene el puesto de trabajo.
-¿Y no darle la oportunidad a otra gente?
-Vete a la mierda.-Siguió mis pasos.-Si no te gusta que Abby este aquí, te tendrás que aguantar.
Me quedé con Janeth, ayudándola a inspeccionar el cuerpo.
-¿Dónde esta Colton?-Preguntó
-Supongo que estará por ahí detrás, no lo sé.
-¿Os ha pasado algo?
-No...No es eso...
Dejó su trabajo y colocó su brazo por encima de mi hombro.
-Cuéntame, te escucho.
No pude aguantar más,mis ojos empezaron a llenarse de lágrimas.
-Es...Snif....Spenser...Le molesta que esté aquí ¿Que le ocurre conmigo? ¿Que le he hecho?-Le miré buscando una respuesta.
-Ignóralo, es lo que tienes que hacer...Él siempre con sus juegos...Olvídale.
Me absorbí las lágrimas...Quizás ella tenía razón y lo único que quería Spenser era molestarme.
-¿Estás bien?-Preguntó Cotlon detrás de mi.
-¿Olvida esto, quieres?
Se encogió de hombros y se quedó ahí, inmóvil.
El ruido del móvil de Janeth me sobresaltó.
-Es Anna, creo que ha averiguado algo.-Lo puso en altavoz.
-En efecto, he encontrado algo que podría interesaros.-Contestó Anna.
-¿Y bien, que es lo que has visto?
-Tiffany Cooper es el nombre de la enfermera, pero no solo es eso, la mujer que vive en la casa en la que os encontráis, es su hija.
Nos quedamos sorprendidas tras la argumentación de Anna.
-¿Cómo estas tan segura de que es su hija?-Intervine.
-Fácil, aparte de porque tiene el mismo apellido, a su hija, Donna Cooper, perdió a su madre hace dos meses.-Se quedó callada.-La he llamado para que viniera, pero está de vacaciones, mañana se acercará por la mañana.
-Buen trabajo Anna.-Aprobó Janeth.-Avisa sobre cualquier cosa.
Michael se acercó a donde nos encontrábamos nosotros:
-Ya os dejo libres.-Dijo dirigiéndose hacia Colton y hacia mí.
-Bueno,nunca viene mal trabajar unas cuantas horitas mas sobre la investigación.
Mientras iba al coche escuché como Michael le susurraba algo a Colton.
-Aléjala de Spencer.
-Lo hago.¿Pero por qué no le echáis?
-Porque lamentablemente yo no puedo...Y su trabajo no lo hace mal.
-¡No para de tocar los cojones!
-¿Y por qué no te echan a ti?El señor amor.-La voz de Spenser me cabreó.
-Esta vez no voy a caer.-Dio media vuelta.-Hasta luego gilipollas.
Pero él le cogió del brazo.
-¿Que pasa,la zorra de tu novia te espera en la cama?
-Si,en la cama y donde tú quieras.Vete con las moscas que tenéis algo en común,los dos dais por culo mucho.
Spenser soltó una carcajada.
-¡Colton olvídale,vamos!-Exclamé.
-¡Hey gatita!-Se dirigió a Colton.-Venga,vete con tu ama.
-Algún día me tendrán que meter en la cárcel.-Echó a correr.-¡Porque te encontrarán muerto y el culpable seré yo!
-¡Estoy deseando que llegué ese día,a ver si tienes los huevos suficientes!
Se metió las manos en los bolsillos y se acercó a donde yo estaba.
-¿Hay alguien con quién te lleves bien?-Pregunté sin esperar respuesta.
Efectivamente no me contestó,se metió en el coche esperando a que yo hiciera lo mismo,pero no lo hice,me quedé quieta.
-Entra,date prisa no quiero que ese subnormal me toque el coche.-Ajustó el espejo retrovisor para ver si Spenser se acercaba.
-Si,no te preocupes,ya entro.
-¿Que es lo que te hizo él?
-Es lo que dijo...No le gusta que este aquí.-Con mi brazo izquierdo me acaricié el otro.
Esperó a que siguiera hablando.
-Por eso sentí la necesidad de estar sola...En aquel lugar...Sin nadie que pudiera preguntarme nada.-Proseguí después de un silencio.
-Voy a serte sincero,a mi antes me caía bien,éramos amigos y todo eso.-Arrancó.-Pero parece que las personas no son como te esperas.Cuando ha dicho eso...Ya era momento de acabar con nuestra amistad.
-Colton...No quiero hablar más sobre este tema...
-Claro...Como quieras.
-Pero antes,¿Puedo preguntarte algo sobre él?
Suspiró.
-Hazlo.
-¿Hay algo que debería saber?-Se quedó en silencio,pensando,con los ojos fijos en la carretera y las manos al volante.-¿Colton,hay algo que deba saber?
-Son hermanos.-Cambio de marcha.-Andrew y Spenser son hermanos.
-¿En serio?.-Genial,lo sabía,Jeff me había dicho esto,pero quería asegurarme de que no mentía.-Bueno,pensándolo bien...Los dos son igual de insoportables.
-Es obvio,hermanos.
Nos reímos y en nada frenó de golpe delante de una casa gris y tejado rojo.
-Adivino.-Sonreí.-Es tu casa.
-Correcto,has ganado un pase para entrar.
Nos reímos juntos,como si los problemas no parecieran existir,como si todo fuera perfecto.
Con cuidado abrió la puerta.
-Espero que no este mi hermana.
-Creo que no te libraras de mi tan fácil mente.-Giño un ojo a Colton.
-No contaba con que estuvieras aquí,pat.-Era un pequeño diminutivo que solo él usaba para llamar a su hermana.
-Tranquilo,os dejaré aquí a solas para que podáis hacer cosas.
Nos dedicó una sonrisa y salió por la puerta alegre.
-Bueno...Pues...entra...
Coloqué mi mano en su pecho y noté que su pulso era acelerado.
-¿Estas nervioso?
-¿¡Que!?No.
-Venga amor mío,llévame a tu rincón de la casa.-Dije irónicamente.
No dijo nada mas,me cogió de la mano y subimos por las escaleras,hasta llegar al segundo piso.
Su habitación era como tantas otras,con una cama de matrimonio en el centro y algunos póster de grupos de música.
-¿Cama de matrimonio,acaso me escondes algo?-Pregunté con tono sarcástico.
Sonrió y me siguió el juego.
-Aquí duermo con mi esposa...Lo nuestro no puede seguir.-Se sentó en la cama.
Colton se acercó como un felino y se puso de cuclillas delante de mí,sumergiendo su mirada en la mía.
Sentí entonces su aliento mezclarse con el mío,y su cuerpo rozarme.La respuesta de mi cuerpo fue inmediata:me electrizó,me
tensó hasta el extremo.
Me escapé,impaciente por salir de la habitación.Giró el picaporte de la puerta pero Colton colocó su mano en la puerta para impedir que saliera.
-Colton,déjame salir.
-¿Por qué?En el fondo no quieres que te deje ir.
En esa frase había algo de verdad y algo de mentira.
-Sé que tú lo deseas tanto como yo.-Pegó de nuevo su cuerpo contra el mío y se inclinó hacia mi oído.-Puedo sentir que tu cuerpo te inunda en calor...
Lentamente me besó y saboreó mis labios con un ardor que no me esperaba.
Se tomó su tiempo para degustarme mientras yo me coji a su nunca apretándole mas aún contra mi,saboreé su gusto con mi lengua.
Me sentí atrapada entre el miedo y el deseo,me separó de él.
-Colt...
Pero no me dejó acabar,volvió a mi boca rápidamente,su manera de acariciarme me provocó adicción.
Parecíamos incapaces de separarnos uno del otro
Deslizó sus dedos entre mi pelo.
Luego,pasado unos segundo,su boca se acercó peligrosamente a mi cuello;ahí fue donde mi pulso empezó a palpitar con fuerza.
-¡Voy a entrar!Dejar de hacer lo que estáis haciendo.-Dijo su hermana con tono simpático desde el otro lado de la puerta.-He olvidado el cargador.
Recorrí la habitación con mis ojos y ahí estaba...En la mesilla.
De no ser por esa pequeña interrupción quién sabe a donde habríamos llegado.
-Gracias,pat.Eres demasiado oportuna.-Le abrió la puerta mientras nuestros cuerpos deseaban volverse a encontrar.
-Perdonarme de verdad,me voy enseguida y ya no sabréis nada mas sobre mi.
Colton negó con la cabeza sonriendo y siguió con la mirada a Patricia.
-Ya esta,ya me voy.-Anunció con paso rápido para dirigirse a la puerta.-Pasarlo bien.
Cuando ella hubo desaparecido él empezó a reírse con fuerza.
-¿Qué ocurre?-Me senté en la cama.
-No...Nada,solo que me hace gracia todo esto.-Arqueé una ceja.-Cada vez que tenemos un rato juguetón...Alguien nos interrumpe.
-Bueno,siempre se puede volver a empezar.-Solté una risita nerviosa.
-Soy como tu adicción.-Sonrió.
-¿Yo no soy la tuya?
-No puedo decir que no.-Se encogió de hombros mientras se acomodaba a mi lado.
Con esa linda sonrisa,se inclinó y se apoderó de mi boca con una lentitud desconcertante.
Mas tarde,él me llevó de nuevo a casa,pues le supliqué que necesitaba cambiarme.
-Puedes entrar si quieres...-Añadí antes de bajarme del coche.-Keira no esta en casa.
Me miró con una sonrisa vacilona y vino detrás de mi.
-Tardo cinco minutos,nada mas.-Dije una vez arriba.
-Eso decís todas las mujeres,pero esos cinco minutos pueden convertirse en una hora perfectamente.
-Cállate.-Le tiré una camiseta que había encontrado revolviendo el armario a la cara sonriente que Colton tenía.
Seguí revolviendo hasta encontrar lo que buscaba:Un vestido rosa palo,con un cinturón negro rodeando la cintura.
-Espera aquí,en seguida vuelvo.-Ordené.
Y dicho esto me metí en el baño,observando la cara de tonto que había puesto.
Una vez que me puse el vestido,me miré en el espejo.
-Mmm....Creo que algo de maquillaje no estará mal.-Anuncié para mi.
-¡Esta guapa de todas las formas! -Gritó Colton desde fuera.
Sin hacerle mucho caso,cogí la máscara de pestañas y el lápiz de ojos.
Me sorprendí bastante tras ver el resultado,tampoco estaba tan mal...Solo me faltaba hacer algo con este pelo marrón alborotado.
Abrí la puerta del baño y deje que Colton me viera.
-Me encantas.-Abrió la boca.-Estas guapísima.
-Gracias,creo que por una vez voy a pedirte consejo.
-Adelante princesa¿Que quieres que te diga?
-¿Que hago con mi pelo?.-Lo agarré con ambas manos,haciendo que se enrollara mas aún.
-Me gusta así,esta bien así,suelto.
Me quedé pensativa durante unos pequeños segundos.
-Creo que me lo recogeré en una bonita coleta lateral.
-Si has echo lo que has querido...¿Para que me preguntas,cosita?
Levanté el dedo índice para decir algo,pero no articulé palabra y lo volví a bajar.
-¿Estas lista ya?
Negué y fui hacia el armario.
-Los tomaré prestados.-Cogí unos tacones del mismo color del vestido.
-Deberías estar en la cárcel por robar zapatos.
-Tendrías que llevarme tú.-Puse ojitos.-Ven aquí.
Se acercó a mi y me abrazo por la cintura,mientras sentía su aliento caliente en mi nuca.
Cuando por fin estuve lista,Colton me llevó a un restaurante en el centro de la ciudad.
-¿Pedimos un vinito?-Preguntó él mientras el camarero esperaba para tomar nuestros pedidos.
-¿Por qué no?
El camarero asintió y se marchó dejándonos las cartas.
-Bueno...Abby.-Me cogió de la mano.-Debo decir que la idea me la dio Michael.
-Es una buena idea,una buenísima idea.
Nos miramos tiernamente mientras nos sonreíamos,felices por estar juntos sin nadie que nos pudiera interrumpir.
-En cuanto a lo de esta noche...-Dije.-Ya se que Andrew es muy insoportable...Pero intenta no salir a la defensiva siempre.
-Lo intentó pero ya sabes...Hay cosas que no puedo dejarlas ir.
-Entiendo,pero no quiero que ese chico nos jorobe la noche,con lo bien que la llevamos,por eso lo decía.
-Entendido preciosa,intentaré no apuntarle con la pistola.
En ese mismo instante miles de pensamientos atravesaron mi mente,me imaginé a mi y a Colton juntos,en un piso a las afueras donde nadie pudiera molestarnos...Pero así soy yo...Me hago muchas ilusiones,hay veces que se cumplen y otras no.
-¿En que piensas?
-Eres curioso.-Admití.-¿Quieres saber la verdad?
Me besó la mano,y yo entendí que si.
-Pensaba en...-Cerré la boca y achiné los ojos para poder ver la persona que se estaba acercando a nuestra mesa.-No puede ser.-Me llevé la mano a la cabeza.
-¿Que pasa,he echo algo mal?
-No,claro que no.No mires para atrás...disimula por favor.
-Oh,esta bien...Pero debes explicarme que pasa.
Colton se sobresalto cuando Spenser le puso la mano en el hombro.
-El que faltaba.-Miró hacia atrás.-Antes de que digas una palabra,Spenser,márchate .
-Tranquilo tigre.-Respondió.-Solo quería venir a disculparme con Abby.
Cogió una silla de la mesa de al lado y se sentó.
Apoyé mi cabeza sobre mi mano poniendo cara de aburrimiento y de enfado.
-¿Alguna vez en mi vida podré tener algún encuentro con Colton sin que nadie me moleste?-Me interrogué para mis adentros.
-Perdóname Abby....He sido un tonto.-Se disculpó Spenser.
-Si,si.Me parece muy bien¿Te puedes ir ya?-Miré para otro lado.
-Aún no he terminado.-Aclaró acercándose a mi.
-Me da lo mismo,quiero tener una cena tranquila con él.
-Doña quejica,en cuanto termine podrás disfrutar de Colton.-Puso cara de interesante.-Estuve hablando el otro día con mi hermano...de ti.
Miré a mi novio,este también estaba molesto por que Spenser estuviese aquí con nosotros.
-Vale¿Quieres un aplauso o algo?
-Estas muy borde hoy¿Tienes la regla,a que sí?
-No tengo nada,gilipollas.Vete de aquí ya.-Suspiré intentando relajarme.-Yo pensé que lo tuyo era ir mas de discotecas y de putas.
-Y lo es.-Soltó una carcajada.-Pero ahora tengo que ganarme a una.
Dos mesas mas para allá,se encontraba una chica con un vestido rojo apretado y cara de víbora.
-Mmm....Ya veo...¿Y por qué no te vuelves con ella?
-Esta noche se que has quedado con Andrew,que no te extrañe que vaya yo también.-No me hizo ni caso.
-Piérdete.-Intervino Colton.-Ven a donde quieras pero ahora déjanos a solas.
-Agg...Esta bien,os dejo solos...Pero con una condición...
Sonreí forzosamente mientras tomaba un sorbo de vino.
-¿Que condición?
-No esa nada especial,pero luego tendrás que explicarme quién es ese chico tan raro que te acompañaba cuando te dio por desaparecer.
Una mueca de no entender nada es lo que hizo a Spenser reírse y sin decir nada mas se levantó.
-¿A que se refiere,Abby?¿Quién es ese chico?-Preguntó Colton sin saber nada del tema.
-No sé de que habla.
-¿Sabes lo bueno de hacer interrogatorios?-Comenzó a jugar con su copa de vino.-Que luego sabes si alguien miente o no.
-No es importante.
-Entonces te dará lo mismo contármelo.
Entre dientes le miré fijamente,preparándome para cualquier reacción que tuviera él ante Jeff,pero de hecho no le conté todo.
-Es un amigo...Supongo;Solo hablé con él esa vez.
-Vale ya esta¿Ves como no era tan complicado?-Me sonrió.-Me puse así porque al encontrarte a ese chico en el hospital...Podría tener relación con el sujeto.
-No,es...Fotógrafo.Si,me dijo que estaba ahí para fotografiar algunas cosas olvidadas del hospital.
-Tranquila Abby.Mientras no te haga daño me da igual lo que hiciera ahí.
Me alegre de que no me preguntara nada más sobre Jeff,pues no sabría contestarle sin decir la verdad.
El clima del restaurante era ajetreado,camareros andando de aquí para allá con bandejas llenas de comida apetitosa.De fondo se podía escuchar una música ambiental entre el murmullo de la gente que esta aquí.
De repente mis ojos se cruzaron con los de Spenser,que me estaba mirando de una manera un tanto obsesiva.
-¿Puedo hacerte una pregunta sin que te moleste?
-Las que quieras.-Respondí tímida.
-¿Llevas bien lo de tu madre?
-Si supongo...No sé.Intento no ponerme a pensar mucho en ello,pero creo que si,que lo llevo mejor que la última vez que me preguntaste.
-Me alegro por ti,de verdad.Sabia que eras fuerte.-Me agarró la mano con fuerza.
-¿Y tú?
-¿Yo?.-Asentí.
-¿Que les pasó?-El gesto de Colton cambio,se entristeció.-Perdón,olvídalo.
-Mi padre bebía,mucho.Y la mayor parte del tiempo se lo pasaba en bares o vete tu a saber donde.Mi madre en cambio no,estaba la mayor parte del tiempo en casa...Mi familia y yo tratábamos de ignorar lo máximo posible a mi padre,pues hay veces que nos gritaba....-Le miré con tristeza.-Y cuando yo solo tenía diez años,mi padre nos dejo,un día se fue y no volvió.En cuanto a mi madre,la diagnosticaron cáncer...Por lo que la perdí.
-Eres valiente al contar esto.
Suspiró y volvió a sonreír. 
-Dejemos los temas triste para otro momento,aún la noche es joven.
-¿Y de que quieres hablar?
-No lo sé,cuéntame algo,lo primero que se te pase por la cabeza.-Soltó una carcajada.
-Estoy pensando en comprar algo por aquí cerca.Me sabe mal estar viviendo todo los días con mi amiga y su madre.
-Vente a vivir conmigo.
-¿Estas loco?Claro que no,me gustaría pero necesito mi propio espacio.
-Esta bien cosita,yo iré a visitarte.
Hubo un silencio agradable entre nosotros después de que nos dejaran los platos con nuestros pedidos delante nuestra.
-¿Que demonios se te acaba de ocurrir?-Dije al ver su cara pensativa.
-Nada,ya lo sabrás.
Le sonreí con mi mejor sonrisa y empecé a comer.
-Eres perfecta.-Admitió.
-Puedo parecerte guapa o lo que quieras,pero perfecta no soy.
Cogió la copa de vino y la alzó:
- Por nosotros.-Anunció.
-Por nosotros.
Nos reímos durante un rato,hasta a Colton se le ocurrió la idea de hurgar en mi pasado.
-¿Soy el mejor novio que has tenido?
-Eres el mas lindo.
-¿Lo dices por mi genial pelo negro?-Sacó la lengua simulando que lo decía irónicamente.
-Si,definitivamente creo que es por eso.¿Y yo?
-Eres la mas guapa de todas.
-Venga ya,eso se lo dirás a todas.-Enrollé mi pelo en mi dedo índice.
-Decírselo lo hago,pero por lo menos a ti te lo digo de verdad.
Me puse colorada y una ola de calor me inundó por completo.
Cuando terminamos la cena,le dí las gracias a Colton con un pequeño beso y nos dirigimos al coche.
-¿Por qué no vamos andando?Esta cerca de aquí.-Sugirió.
-¿Estas seguro?Luego no quiero traerte con unas copitas de mas.
-Aunque beber sea inevitable estando con ellos dos...no lo haré demasiado.
-Pues venga,empecemos a andar.
-¿Preparada para ver lo que nos podemos encontrar detrás de esta puerta?-Preguntó con una sonrisa mientras abría la puerta del bar.
Asentí y atravesamos la puerta mientras buscábamos la mesa de Andrew,pero no había ni rastro de él.
-¡Que guay!No va a venir.-Anunció Colton sonriente.
-No hables demasiado pronto.-Respondí.
Nos acercamos a la barra y nos sentamos.
-¿Que os pongo,chicos?-Preguntó una chica pelirroja.
-Dame un Gin tonic.-Dije.
-A mi una cerveza.-Se dirigió a mi.-¿Desde cuando bebes tanto?
-Desde que accedí a quedar con Andrew y Spenser.
Soltó una carcajada y me acarició la pierna.
-¿Eres Abby?-Detrás de la barra había un chico mirándome,su rostro se me hacia familiar.
-Si¿Por qué?
-Andrew me dijo que os avisara,tardará un poco mas en venir.-Señalo una mesa del fondo.-Sentaos ahí,si queréis.En seguida os traigo lo que habéis pedido.
Me volví a levantar y me alise el vestido.
El bar empezaba a llenarse cada vez mas,dí gracias de tener una mesa en la que poder sentarme pues todas estaban ocupadas por parejas o simplemente por grupos de chicos medio borrachos jugando al ¿Poker?
-Espero que no tarde en venir,necesito irme a casa cuanto antes.
-Lo mismo digo,no les aguantaré por mucho tiempo.-Colocó su mano encima de mi hombro,se acercó a mi poniendo morritos y entendí al instante lo que quería.
-Aquí están vuestras bebidas.-Puso delante de Colton su cerveza y delante de mi el Gin tonic
Cuando se fue la observé como movía las caderas de un lado para otro con el único propósito de que los chicos se girarán para mirarla,pero casi ninguno lo hizo,por lo que solté una pequeña carcajada.
-Todas las chicas que pasan sus noches en la discoteca hacen eso.-Explicó Colton.
-¿Como lo sabes?-Le saqué la lengua.-¿Vienes mucho a este tipo de sitios?
-No tengo otra cosa que hacer.-En su tono de voz había algo de ironía.
Cuando desvíe mi mirada por toda la discoteca pude ver a Keira.
-¿Keira?-Fruncí el entrecejo y él se dio la vuelta.
-Definitivamente si es ella.
Cuando me iba a levantar pude observar como ella giraba la cabeza hacia aquí.
Alcé la mano para saludarla,como una niña pequeña lo haría para despedirse de sus padres.
Se acercó a nosotros con Tex de acompañante.
-Buenas noches.-Saludó ella.-No pensé encontraros aquí,pensé que le llevarías a casa al no estar yo.
Suspiré...Ella y sus comentarios sarcásticos.
-Que casualidad,Keira.Yo pensé que harías lo mismo.
-¿Enserio?-Fingió sorprenderse.-Que fuerte.
Empecé a jugar con la pajita del gin tonic como muestra de un momento algo incómodo.
-Colton.-Levantó la cabeza al escuchar su nombre dicho por mi amiga.-¿Puedo robarte unos segunditos a tu churry?Necesito contarle algo antes de que se me olvidé.
-Por supuesto,pero no mucho tiempo.Necesito que no me deje solo para lo que nos espera.
Me tiró del brazo para levantarme y con paso rápido me llevó al baño.
-Se lo pregunté a Tex.
Me miré en el espejo mientras ella entraba en la cabina del el baño.
-¿Lo de Andrew?¿Que te dijo?
-Lo conoce.-Un escalofrío recorrió mi espina dorsal.-Me preguntó que porque quería saberlo y...Tuve que decir la verdad.
-Esta bien,no te preocupes.-Me lavé la cara.
-Estuvo en la cárcel.-Su voz parecía seria.
-Eso lo sé¿Hay algo mas?
-Muchas cosas,Andrew tiene un historial muy extenso,aunque Tex a admitido que es buen chaval.
-¿Que entiende por buen chaval?
-No sé,no específico demasiado.-Salió de la cabina.-Todo esto me produce algo de inquietismo;tengo miedo de que ese subnormal te haga algo,esta muy pegado a ti.-No dije nada y esperé a que ella siguiera hablando.-Pero hay algo que me llamó mucho la atención.
-¿Y a que esperas para soltarlo?-Dije yo sonriente.
-Andrew se escapó de casa.
-Me lo puedo esperar de él,aunque serían cosas de adolescente.
-Supongo que si,pero Tex no me dio ninguna explicación mas y tampoco puedo insistirle.
-Gracias de todas formas.-Añadí abrazándola.
-Para algo estamos las amigas,pero cariño,aún no he terminado.-Sacó su pintalabios de color rojo del pequeño bolso que le acompañaba.-Este año estudiará en neutra universidad.
-¿Me tomas el pelo,no?
Me miró a lo ojos.
-¿Crees que te estoy tomando el pelo?
Negué y tragué saliva.
Keira se resaltó el color de sus labios y se quedó quieta,firmemente.
-Ahora si¿A que se refería antes Colton?Con lo que te necesitaba para lo que os espera.
Resoplé,recordando a Andrew y a Spenser.
-Su hermano,su queridito Spenser,ha decidido acoplarse.-Suspiré.-Andrew me había propuesto quedar a mi y a Colton,accedimos,pero no contábamos con que también estuviera ya sabes...Él.
-Me quedaría contigo,pero.-Se estiró y bostezó.-Me voy a casa,tengo sueño.
-No mientas pillina,se por donde vas.-Le guiñé un ojo.
-¡No!No es lo que crees.
Salimos del baño sonrientes y cuando miré hacia mi mesa,Andrew y Spenser ya estaban sentados.
-Mierda.-Susurré de tal manera que solo Keira pudo escucharme.
-Solo me queda desearte suerte,Tex esta en la puerta y no quiero hacerle esperar,además.-Se acercó a mi oído.-Es la persona que me llevará a casa.
Me despedí de ella,pero no dí un solo paso.
Estaba atemorizada y nerviosa,no sabía lo que iba a pasar,quizás nada,¿Pero y si....?
-¡Deja de pensar en que va a pasar,vete a la mesa,siéntate,dale un buen trago a tu bebida y deja que la noche pasé!-Grité para mis adentros.
Asentí y me dispuse a caminar hacia donde estaban ellos.
-Buenas noches,señorita.-Saludó Andrew con un vaso de cerveza en la mano.
-Hola.-Me senté al lado de Colton.
Me llevé el vaso a los labios,y miré a Spenser y a Andrew.
-¿Como es esto,aprovechas tus horas libres para beber?-Alcé los ojos al cielo tras el comentario de Spenser.
-Ya que te has acoplado a tu hermanito pequeño,podrías dejar de hacer comentarios estúpidos.
Andrew se levantó sonriente.
-Venga,haya paz entre vosotros,en el fondo os queréis.-Suponi que lo decía de broma.
Me crucé de brazos.
-Cambiando de tema...¿Para que nos has hecho venir?
-Solo quería verte.-Carraspeó.-Digo veros fuera de esa sala de interrogatorios.
-Ahí le has dado Andrew.-Intervino Colton.-Para verla.
Él sonrió de oreja a oreja y bromeando dijo:
-No quería dejarla a solas contigo,la matarías del aburrimiento.
Agarré la mano de Colton por debajo de la mesa para que se tranquilizara.
-¿Y...Vivís juntos...o...?-Pregunté para olvidar lo anterior.
Ambos se miraron y soltaron una carcajada.
-Andrew vive con un amigo suyo y yo...Podría decirse que vivo solo¿Vosotros si?
-Tampoco yo vivo en casa de una amiga,y él con su hermana.
-Que tierno.-Dijo Andrew.
-No es gracioso.-Negó Colton después.
Y de un trago se acabo la cerveza,se levantó a por otra.
-Parece que esta noche necesita emborracharse.-Anunció Spenser.
-Si...Yo también lo necesito.-Pensé.
-¿Que tal vais con el caso?-Señalo a su hermano,Spenser.-Este gilipuertas no me quiere decir nada.
-Supongo que vamos bien.-De pronto se me iluminó la mente,una pregunta había surgido.-Andrew,me acaba de venir una pregunta...¿Puedes responderla?
-Me encanta tú comportamiento de criminóloga sexy,pero llevas tu trabajo a tu tiempo libre.-Hizo una pausa sonriendo.-¿Que quieres saber?
-Es solo una,lo prometo¿Viste a mas de una mujer entrando?
-Si,pero no le dí mucha importancia.
-¿Viste también a mi madre?
-Has dicho que solo una pregunta.-Sonrió.-Esta bien...La vi,pero solo unas cuantas veces.
-Gracias,ya esta,podemos cambiar de tema.-Respondí.
Mataría a Colton por dejarme aquí sola con ellos,aunque sea solo un momento.
-¿Puedo hacerte yo también una pregunta,Abby?-Preguntó Spenser.
Me encogí de hombros.
-Si¿Por qué no?
-¿Con quién estabas en el hospital?
-Un Fotógrafo.-No iba a contarle la verdad.-Hacia fotos de aquel lugar,me le encontré y ya.
Una sonrisa pícara ilumino su rostro.
-Ya,claro.
De repente,mientras Colton volvía,vi entrar a Jeff que me sonrió tímidamente.
Vestía una camiseta azul marina que tenía una capucha,le tapaba la cara por completo.
Me sorprendió bastante al verlo allí,no le esperaba encontrarle.
-¿A quién miras tanto?-Spenser se dio la vuelta,pues estaba de espaldas a la puerta.
-A nadie,me había quedado en mi mundo.-Me terminé el Gin Tonic.
Colton se colocó el flequillo,y dijo:
-¿Que mas te da a quién este mirando?A ti desde luego no.
-Te debería importar a ti.-Señalo a Jeff.
-Ya esta bien Spenser,para ya,me estas poniendo nerviosos joder.
-¿Opinas lo mismo que yo,Andrew?Colton esta enfadado con nosotros.
Mi móvil vibró.



sarii1821

Editado: 18.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar