Las chicas del Fbi también pueden ser sexis

El último adiós

     El segundo día de Universidad,falté a las primeras horas de clase,pues por nada del mundo me perdería el funeral de mi madre.
Había pasado bastante tiempo desde que ella había fallecido y era el momento de verla una última vez.
-¿Quién irá?-Preguntó Keira vestida de negro.
-Supongo que tu madre,algún agente de policía,Jeff y algún primo que tenía por ahí perdido.-Hice una pausa y entendí porque me había hecho esa pregunta.-Aunque tu padre no sé si vendrá.
-Le avisé de lo de mamá y no me hizo mucho caso...Así que lo más posible es que no vendrá.
Me acerqué a ella cuidadosamente y la abracé con fuerza.
Tiempo después elegí cuidadosamente mi ropa,un vestido negro que había pertenecido a mi madre.
-Te queda muy bien.-Añadió ella.
-Gracias supongo,aunque mi fin de llevar esto era tener cerca a mi madre.
Después del funeral me sentí con una sensación extraña.No sabía explicarla,pero me sentía mucho mejor que antes,como si haber visto a mi madre por última vez me hubiera ayudado.
Volvimos a clase por obligación de Keira.
-Yo no quiero ir a clase.-Anuncié.
-Abby,se que no te encuentras muy bien para ir.-Suspiró acariciándome la mano.-Pero debes pensar en que este es nuestro último año y no nos podemos permitir faltar a clases.
Con las fuerzas que tenía después de haber visto a mi madre,asentí.
Por suerte era la hora de descanso,la gran mayoría de la gente se concentraba en la cafetería y la otra por los alrededores de la Universidad.
Varias chicas estaban situadas en la puerta principal repartiendo unos folletos.
Una chica morena me repartió uno y dijo:
-Es una fiesta de inicio de curso que se celebrará este viernes en casa de Lauren.-No conocía a esa tal "Lauren".-Estáis todos invitados.
Keira parecía emocionada mientras yo me mostraba indiferente.
-Aquí.-Mi amiga señaló el folleto.-Dice que hay que dar tres dolares si se va a asistir.
-Así es,te incluyen las bebidas y algunas cosas que pongamos para picar¿Vendréis?-Nos mostró una sonrisa amigable,algo me decía que esa fiesta no iba a estar muy agradable.
Yo miré a Keira y ella le entregó los tres dolares a la chica.
-Venga Abby,será divertido.
-No tengo el cuerpo para fiestas...
-Ella esta contigo,y te aseguro que quiere que sigas haciendo tu vida normal.
Suspiré hondo y busqué en mi monedero esos tres dolares.
Más tarde cuando ya nos encontrábamos en la cafetería,ese tío lleno de tatuajes que había conocido hacía unos meses atrás se acercó a mi. 
-¿Vendrás a la fiesta?.-Asentí sin tener mucha idea de lo que responder.-Perfecto
-La verdad...Es que Keira me ha obligado,ya sabes que no tengo el cuerpo para muchas fiestas.-Sonreí débilmente y me acaricié el brazo derecho.
-Eso está claro¿si necesitas cualquier cosa estoy aquí,vale?
-Lo mismo digo.
Mi mirada no pudo evitar fijarse en una chica pelirroja que nos miraba fijamente sin ningún disimulo.
Volví a mirar a Andrew,pero él parecía que no se daba cuenta de que aquella chica nos estaba fusilando con la mirada.
Supuse que sería una admiradora más de Andrew y no le dí mucha importancia.
-Bichito...-Dijo Chloe con toda la amabilidad del mundo.
Él no se inmutó,seguía mirándome a mi,sonriente.
-¡Andrew!-La escuchó toda la cafetería.
-¿Que quieres?¿No ves que estoy ocupado?
-Por favor,estas todo el día pegado a ella teniendo chicas como las demás a tu alrededor.
-Lo más probable es que Andrew este harto de faldas cortas y escotes caídos y busqué algo más natural.-Intervine yo,cansada de esta chica.
Me miró con mala cara y luego se fue,moviendo sus caderas de un lado para otro.
Keira me chocó la mano y dibujo una sonrisa en la comisura de sus labios.
La semana pasó más rápido de lo que me esperaba y en un abrir y cerrar de ojos llegó el viernes.
Mentiría si dijera que lo de mi madre ya no me afectaba...Solo estaba aprendiendo a vivir con eso.
-No sé que ponerme.-Keira tiró un vestido a la cama.
-Venga ya,tienes más de mil vestidos¿Quieres que lo elija yo?
Se retiró del armario y me indicó lo que tenía que hacer.
Busqué durante una milésimas de segundo entre la ropa tendida de la percha,hasta que encontré uno de color rosa palo.
-Este me gusta para ti.-Se lo mostré.-Es digno de ser llevado en una alfombra roja¿Dónde lo compraste?
El vestido llegaba hasta los pies,tenía la espalda cruzada y las mangas caían por los brazos.
-Me lo regaló mi padre,de uno de sus viajes.
Yo busqué uno para mi.
Al final me quedé con uno de color negro que me llegaba por encima de las rodillas,era mi favorito.
Salimos las dos de la casa,pensando que a pesar de la gente gilipollas que habría allí,nos lo pasaríamos bien.O eso intentábamos.
-No quiero tardar mucho en irme.-Admití.
-¿Por qué?
-Porque no quiero tener que soportar a Chloe y a sus amigas.
-Ahora tienes a tu guapo con tatuajes para protegerte.-Me dedicó una sonrisa vacilona.-También tienes a tu preciosa amiga.
Arqueé una ceja,sonriente.
-Por supuesto,Keira.
Minutos más tarde llegamos al lugar de la fiesta.
El ambiente estaba cargado de música y gente bailando y bebiendo.Lo típico que yo no soportaba pero que en cambio Keira,le gustaba bastante.
No tardamos mucho tiempo en tener nuestras bebidas en la mano.
-Para aguantar esto me van a hacer falta más de un vaso.
-¿Entonces hoy te va a tocar a ti pillarte un pedo?
-No,yo no soy como tú.-Respondí orgullosa.
-Mira hacia atrás.
No me inmuté;cuando noté unos brazos que me rodeaban por el cuello.
Alarmada me giré y vi a Andrew.
-Me alegra de que hayas venido.-Admitió.-No quería estar rodeado de Chole y demás.
-Claro,no te iba a dejar solito con ellas.Además ya tienes a unas cuantas detrás.
Se giró y vio a un grupo de chicas que le miraban mientras se reían silenciosamente.Él les guiño un ojo y volvió a mirarme.
-Déjalas,solo tengo ojos para ti.
Fingí no haber oído eso y cambié de tema rápidamente.
-Y bueno...Creo que me voy a ir fuera,llevo aquí no más de diez minutos y ya me estoy agobiando.
-Si,nos vemos luego.Yo me quedaré por aquí.
Keira se quedo dentro,con Ross.
El clima de la noche era agradable,la brisa me acariciaba las mejillas.
De repente me fije en dos personas que se comportaban de un modo un tanto extraño.
Me metí las manos en mis bolsillos e intenté entender algo de su conversación.
Cuando enfoqué la mirada me dí cuenta de que se trataba de una chica y un chico en medio de una pelea,tal vez pareja.
Los rostros se veían oscuros y pude ver el reflejo de lo que podía ser un arma.
-No puedo hacerlo...-Escuché decir a la chica.
-¡Está bien joder!Márchate y no digas ni una puta palabra.
Esas palabras me alarmaron.
Cada uno se fue por un sitio diferente y yo me acerqué a donde habían estado.
Me tapé la mano con la boca...Era un callejón medio oscuro iluminado solamente por una farola que daba una tenue luz.
Dos personas,una enfrente de la otra,yacían muertas.
Lo único que se me ocurrió fue salir corriendo hacia la fiesta y avisar a Keira.
Pero antes de eso me choqué con Andrew.
-¿A dónde vas tan alterada?-Preguntó sorprendido.
-Dios Andrew...He...-Me faltaba el aire.
-Tranquilízate por favor.
Como no podía le agarré del brazo y le llevé a toda velocidad hacia el escenario del crimen.
-¿Están muertos?
-¿Eres tonto?Pues claro que lo están,basta con ver sus estados.-Ambas personas,chico y chica,habían muerto de un disparo en la cabeza.
-Llama a la policía.
-Llámala tú,por favor...Creo que necesito tranquilizarme.
Pasados diez minutos,dos coches de policía aparecieron.Michael,Janeth y Colton iban en uno de ellos.
Michael me entregó un maletín y una cámara fotográfica y lo más importante,mi carnet de agente de investigación criminal.
-Y ahora haz tu trabajo.-Añadió con una sonrisa.
Asentí y me acerqué a los dos cuerpos.
La sangre de la chica,de unos veinte años,era más reciente.
-Lo más seguro es que sea un sádico,mata primero al hombre y luego la mujer.Disfruta haciendo pasar miedo durante un determinado tiempo.-Añadí.-Obliga ver a la mujer la muerte del hombre.
-Nos llevaremos los cuerpos para analizarlos y así poder identificar los cadáveres.-Dijo Michael.
-No hace falta.-Intervino Andrew.-Yo sé quienes son.
Mientras acomodaban los cadáveres en las camillas los alrededores se llenaron de gente.
-Se trata de Trish King y Jackson Young,eran pareja.-Continuó él.
-Yo vi a un hombre y a una mujer saliendo de este callejón.-Tragué saliva.-No llamé a nadie porque no vi nada sospechosos,pero luego me acerqué para verlo.-Mentí.
-¿Puedes describirlos físicamente?-Preguntó Janeth.
-No,estaba oscuro.
-Bien¿Nos acompañas a comisaría?
Asentí.
-Andrew...Dile a Keira que lo siento.
-Si,no te preocupes.-Me abrazó y se fue. 
Una vez dentro del coche de policía,Colton se pegó a mí.
-Tenemos que hablar.
"Tenemos que hablar" esa frase que la mayoría de las veces traía problemas.
-¿Qué pasa?
-Aquí no,mañana si te apetece te recojo y lo hablamos tranquilamente.
Empecé a sentir mi corazón quebrarse,aunque no supiera lo que pasaría mañana.
Me apoyé contra la ventana y dejé la mano descansando en el asiento,él me la cogió con fuerza y me susurró:
-No olvides que te quiero.
-¿Me quiere?¿Entonces por qué tenemos que hablar?-Dije para mis adentros.
-¿Abby?¿Me has escuchado?-Añadió Colton con la voz tranquilizadora.
-Claro que te he escuchado,pero ya sé lo que me vas a decir mañana y quiero empezar a olvidarte ya.
Él respiró hondo,esas palabras le habían hecho daño.
-Yo...-Me agarró la mano con fuerza.-Quieren que vaya a otro país a trabajar.
-¿A dónde?
-A Europa.
Miré a Michael,situado en el asiento de copiloto.
-No ha sido él.Nuestro jefe me propuso irme allí a trabajar.No quería irme,no quería separarme de ti.Pero entonces me explicó que era una obligación y aquí ya no les hacia falta.-Hizo una pausa.-Ahora.
-¿Cuando te vas?
-Mañana por la tarde sale el avión,por eso quería verte una última vez.Decirte un último adiós. 
No respondí,no paraba de romperme en mil pedazos.
-Entonces...¿Esta será la última vez que te veré?
Se encogió de hombros.
-Espero que no sea la última vez.-Tragó saliva cuando el coche paró.-¿Me esperarás?
-Te quiero Colton,más de lo que imagine.Si vuelves tendré toda la esperanza en que volvamos a estar juntos,pero serás tú el que me haya remplazado antes.
-¿Por quién me tomas?-Nos bajamos del coche.-¿Por Andrew?
-Claro que no,pero tampoco deberías hablar así de él.Puede cambiar y asentar la cabeza en algún momento.
-Si...Bueno.
Michael carraspeó:
-Siento interrumpir vuestra interesante conversación,pero debéis recordar que tenemos un caso entre manos.
Sonreí,esas palabras me recordaban a una serie llamada "Scooby-Doo",la favorita de mi infancia.Siempre la veía después de salir del colegio.
-Jackson Young.-Dijo Ana enfrente del ordenador.-Tenía 19 años de edad,pelo negro y de mediana estatura.Estudiaba para ser artificiero y se alojaba en la Universidad.Antes vivía con sus padres y su hermano pequeño Charles Young.Sus padres se separaron hace unos meses.
-Gracias Ana¿De Trish King puedes buscar algo?
-Por supuesto señor.-Sé concentró en lo que tenía delante.-Ella tenía la misma edad,de pelo pelirrojo y 1,68.También se alojaba en la Universidad y en casa sus padres estaban bien y era hija única.
Después de haber escuchado a Ana con atención intervine:
-Lo único que tienen en común son los años,los estudios y el alojamiento¿Por qué el sujeto iría a atacar a estos individuos?Al parecer son gente normal e inofensiva.
-Quizás nuestro sujeto se excite observando la desesperación de dos adolescentes.-Respondió Janeth.
-No,porque si fuera eso,habría tardado más en matarlos,a lo mejor se excita con el miedo.
-Entonces el sujeto mata a adolescentes en busca de excitación.-Se retiró de nosotros.-Eso significa que seguirá matando.
Acompañé a Michael a ver el informe del forense.Trish King yacía boca arriba al lado de Jackson Young.
-¿Descubriste algo?-Preguntó Michael a la forense.
-Si,las víctimas recibieron una paliza antes de ser disparadas.-Nos señalo unos cuantos moratones de cada cuerpo.-La chica tiene moratones en la espalda y marcas rojas en los brazos,eso explica que la empujaron y la agarraron con fuerza.Y el chico tiene contusiones,le golpearon en la cabeza con un objeto de metal.
-Ya sabemos como cogieron a los dos.
Volví a casa,sobre las dos o así de la mañana,todo estaba oscuro y hacia frío.La luna en lo alto del cielo me acompañaba a casa,vigilando en todo momento mis espaldas.
-¿Que tal tu nuevo caso?-Preguntó Keira nada más verme salir del baño.
-Agotador.-No quería hablar del tema de Colton ahora.
-¿Agotador?No me suena muy real.Hay algo más detrás de todo esto¿Qué ocurre?-Negué con la cabeza.-Soy tu mejor amiga,pero se ve que no confías demasiado en mi.
-Si que lo hago,solo que no tengo ganas de hablar.
-¿Por qué?Te sentirás mejor y te podré ayudar.
Me senté en la cama y la miré fijamente a los ojos.
-¿Enserio?¿Me ayudarás a convencer al jefe de mi novio que no le mande a trabajar a Europa?
Ella no contestó,solo me cogió la mano y me abrazó.
En aquel momento mi mente solo se paraba en Colton.No sería lo mismo sin él aquí.
-Esta bien...-Suspiré hondo.-Fue bonito mientras duro.
-¿Sabes?Confío plenamente en que regresará y estaréis juntos de nuevo.-Añadió ella confiada en sus palabras.
-Si...Aunque solo sea por soñar despiertos.
-Mañana le podrás ver.
Me encogí de hombros y me acurruqué en la cama,justo después de que ella me hubiera soltado.
A la mañana siguiente,era sábado,por lo que no tenía que hacer mucho.
Nada más levantarme baje a desayunar sin esperar a que Keira se levantara,quería pasarme por el piso que iba a alquilar para poder finalizar todo el papeleo y mudarme allí cuanto antes.
Era un apartamento bastante acogedor,tenía todas las comodidades para que pudiera vivir una persona sin ningún problema.
La cocina y el salón solo estaban separados por unos metros,no había ninguna pared,excepto en las habitaciones y en el baño.
Me paré antes de adentrarme en el interior de la casa,dejé mis maletas a ambos lados y suspiré.
-Espero que esto me venga bien...
Decidida empecé a decorar todo a mi gusto.
El reloj marcaba las doce y tres minutos,una buena hora para quedar con Colton...



sarii1821

Editado: 18.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar