Las cronicas de Odisea: El misterio de los Exus.

El Capitán pirata contra el Caballero Oscuro

Los piratas del Capitán Armando habían tendido una emboscada tras la quebrada que bloqueaba la vista de Akano la isla de los condenados, hogar de los piratas. En este mundo, los piratas que no se someten bajo la autoridad de Armando tienen una corta vida, su tripulación es la más grande de los cuatro mares, sus navíos son embarcaciones construidas hábilmente, es temido en todos los rincones de Odisea gracias a su fama de no darle mucha importancia a arrebatarle la vida a un inocente, y todo los que están bajo su mando darían la vida para defenderlo. Su ejército es impresionante.

El barco del capitán Birshop se detuvo junto al nuestro, evitando entrar a la trampa mortal que suponía entrar al circulo de la muerte que rodea Akano.-¡Mel!, sal de allí.- gritó Birshop.-¡Ni te creas Fer, no me había divertido tanto como ahora!.- respondió Mel.- ¡Oye, no creo que sea tiempo para discutir!, ¡Nos están disparando!.- les reclamé.- Cierto, dejaremos esto para después.- comentó Mel feliz de finalizar la conversación.Los barcos enemigos seguían con el feroz asedio, el capitán del barco leoseo maniobró en las aguas agitando el barco de un lado a otro, el movimiento junto con la fuerza de la marea en esta zona nos ayudaban a evitar las balas de cañón, aunque los disparos de las armas empezaban a dañar la resistente coraza del barco leoseo.- ¡Espíritu invocación!, ¡Fenix del fuego eterno!.- recitó Mark.Un circulo de lineas rojas se abrió a unos metros enfrente de Mark, ese circulo es llamado Circulo de invocación. Todos los habitantes de este mundo tienen una relación con una Bestia Espíritu, todo aventurero desea encontrar a su bestia espíritu en su viaje, luego de que la encuentra estarán unidos por toda la vida.El fénix de fuego salió del circulo de invocación y voló por los cielos. El gran pájaro en llamas empezó a lanzar fuego a los barcos piratas causando que estos se encendieran en fuego levemente, por lo menos era una gran distracción.- Buena idea Mark- cometó Mel-, ¡Espíritu invocación!, ¡Serpiente Marina de las tormentas!.Otro circulo de invocación, aunque azul, se abrió en el agua, y de él emergió una gran serpiente marina que sacudió fuertemente los barcos enemigos, causando que estos estuvieran desprotegidos.-¡Vaya, que bestias tan impresionantes!.-Exclamé.- Todavía no has visto nada.- comentó Mark- ¡Exion, Torbellino de fuego!.El Fénix envolvió a uno de los barcos en un infierno convertido en torbellino, para cuando terminó sólo quedaban cenizas de aquella embarcación.-¿Entonces será así?, ¡Exion, Terror de los mares!.- pronunció Mel.La serpiente marina ascendió envuelta en un torrente de agua destruyendo algunos barcos que estaban en su camino. Pero por muy increíble que haya sido, se necesitaba mucho más. Sólo cuatro barcos hasta ahora habían sido destruidos, pero una gigante flota todavía estaba detrás.El barco del capitán Armando se había perdido entre la gigante flota de leales piratas que estaban allí.- Princesa, deberíamos irnos mientras tenemos oportunidad.- comentó Birshop.- ¿¡Princesa!?.- Exclamé.- ¿Que todavía no lo sabes?, además de ser la alta sacerdotisa. Su realeza Mel es la princesa de Leos, hija del Gran Arthur, Rey de Laos.- Mel, ¿eso es..- Si, es verdad.- ¿Por qué no lo dijiste antes?.- Preguntó Mark.- Es una larga historia... vayámonos de aquí. Se las contaré en el camino.Ante la imposibilidad de atravesar las defensas de la Isla Akano, las flota del capitán Birshop se retiraron junto con nosotros. Armando se había escapado, pero no tenía importancia, algo más importante estaba en nuestras manos.- Yo... soy Melimar Ántara Gardenia, hija única de Arthur Ántara y Melisa Gardenia, Monarcas del reino de Newkey. Como ya saben, soy la Alta Sacerdotisa del templo de la diosa Daneria debido a mi don excepcional, Restauración del Alma. Poder que se dice que perteneció a la mismísima Daneria. Mis padres nunca me habían dejado salir de Newkey, mucho menos de Laos, pero como las profecías que puedo ver se cumplen con exactitud dejaron que hiciera esta visita a Calisa. Pero mis intenciones eran otras...- ¿A que te refieres con eso?.- preguntó Mark.- Ella no quería volver a Newkey...- respondió Birshop.- ¿Cómo sabias de eso?.- le preguntó Mel.- Ten cuidado con quien hablas, podrían delatarte...- Tuvo que ser esa maldita de Rose...- El punto es que eso demuestra que no puedes cuidarte sola.- dijo Birshop muy serio.- No pienso regresar a Laos; voy a ir de viaje con Dreaker y su amigo...-"Su amigo", me degradó al punto de ser un secundario...- pensó Mark.- La profecía más grande de todas no debe cumplirse... para eso necesito pelear junto con Dreaker y salvar Odisea.- planteó.- Bien, ahora ni me nombró... pensó Mark.- ¿Pelear?, ¿qué puede hacer una curandera como tú en un grupo de guerreros?.- desafió Birshop.- Tal vez no sea fuerte, pero mi don es imprescindible si queremos cambiar el futuro. Además, mis amigos necesitaran ayuda en su viaje.- respondió.- ¿Cómo podría confiar en estos viajeros?, están fuera de forma y parecen débiles...- comentó Birshop presumiendo su gran físico que opaca a los demás.Avancé hasta el capitán y lo miré a los ojos...- ¿Ahora que harás?, ¿me retaras a una pelea?.- dijo Birshop burlándose.- No peleo contra los buenos... aunque me haces dudarlo. ¿Cuántas veces has llevado a Armando ante la justicia?.- El capitán Armando es el archienemigo de Birshop, nuca ha podido atraparlo...- contestó Mel por Birshop.- No tenias por que contestar esa pregunta...- se quejó Birshop.- Entonces si traigo a Armando y te lo entrego demostraré ser más capaz que tú de proteger a Mel. ¿Cierto?.- ¿¡Estás demente!?, ¡el capitán Armando es el criminal más buscado de Odisea!. ¿Cómo planeas capturarle?.- Tengo mis métodos...- le respondí.- Esta bien, si traes a Armando ante mí dejaré que Mel se una a tu viaje.- dijo completamente convencido de que no lograría hacer nada.- Acepto el trato.- contesté.- ¿Y cuando específicamente planeas hacerlo?.- preguntó intrigado por saber lo que planeaba.- Espérame aquí.Me dirigí hacia uno de los extremos del Barco y me aventé, por alguna razón esto me resultaba divertido.- ¡Dreaker!.- gritó Mel.- Ese desquiciado...- recitó Mark en voz baja.- ¡Espíritu invocación!, ¡Grávila Nocturna!.Una grávila gigante salió de un circulo de invocación, pero no era una simple grávila, su plumaje era de un marrón mate y sus ojos eran rojos. Aterricé en la grávila y salí volando en ella con dirección a la isla.En vz de ir directamente a Akano, subí más allá de las nubes de niebla y seguí ascendiendo hasta que los barcos me parecieran simples juguetes, luego me aventé fuera de la gravila y empecé un rápido descenso, como ya dije me resulta extrañamente divertido.- ¡Espíritu Unión!, ¡Exión Estratus!, ¡Cuervo Oscuro!.- exclamé mientras caía.La grávila salió en picada hacía donde estaba, cuando me alcanzó un destello de luz fue el comienzo de una técnica que pocos pueden controlar, La unión espiritual.Un par de alas oscuras brotó de mi espalda y mis pies se habían convertido en garras afiladas. Era uno con mi bestia espiritual.Con mi trasformación completa me dirigí en un rápido y poco discreto descenso; balas, flechas y demás proyectiles fueron disparados en mi contra, pero la gran velocidad que había alcanzado, hacía muy fácil esquivar aquellos ataques. Dentro del circulo de la muerte está la entrada a Akano, custodiada por dos antiguas estatuas construidas mucho antes que los piratas llegaran aquí, pero ahora eran las atalayas de la isla, custodiadas por una gran cantidad de piratas.- ¡Exión Stratus!, ¡Torbellino letal!.Gracias a la transformación que sufrí, ahora podía usar magia de tipo viento, esta habilidad permite crear un gran doble tornado destructor, pero lo usé sobre la superficie de las aguas, convirtiéndolo en un tifón abominable que sacudió aquellas estatuas gigantes y acabó con varios barcos que estaban cerca. Aunque no acabé con los guardias de la atalaya, fue la perfecta distracción para seguir avanzando.Dentro de el ambiente suburbano de la ciudad también fui recibida con disparos y ataque feroces, pero ignorando todo aquello sobrevolé la ciudad hasta llegar a una vieja mansión en el centro de Akano que se había convertido en la guarida de Armando, rompiendo un tragaluz con el pie en pleno vuelo, logré ingresar a la mansión.El aterrizaje fue poco elegante y brusco, caí violentamente hasta el centro de la sala de recepción, quedando en el suelo tendido.-¿¡Pero que mier-!?, ¿Qué diablos haces aquí?, ¿Cómo lograste llegar?.... Bueno eso ya no importa, estás débil, sin energía espiritual, atrapado y sin tus amigos... creo que sólo has venido a morir.- Dijo el Cap Armando desde la parte de arriba de las escaleras dobles, su tono se había vuelto de asombro a risa.En ese momento mi bestia espiritual se separó de mi y volvió al mundo espiritual, la unión sólo dura 30 minutos y ya había sobrepasado mi límite.El capitán junto con algunos piratas que lo acompañaban empezó a bajar por las escaleras lentamente, como si diera por sentado que no tenía manera de escapar... y así era.-¿Sabes?, durante mucho tiempo fuiste un gran enemigo- empezó diciendo el capitán mientras bajaba de las escaleras-, fuimos participes de muchas batallas épicas, causaste muchas bajas en mis tropas y yo destruí muchas cosas que amabas. Fue una guerra sin cuartel durante mucho tiempo... pero ahora vienes aquí, a la guaridas de mis piratas, ¡ A MI HOGAR!, ¿y vienes sin fuerzas para luchar contra mí?, eso si que me ofende, por eso me aseguraré de darte una muerte lenta y dolorosa.-finalizó sacando un filoso cuchillo curvo.- No.. n...- balbuceé.-¿Que dices?.- pregunto acercándose a mí.- No descuides tu pelotas bastardo.- dije antes de darle una patada en la entrepierna.El capitán adolorido retrocedió buscando en apoyo de sus guardias. Me levanté con las pocas fuerzas que me quedaban, pero sólo fue para recibir varios impacto de bala por parte de los piratas, increíblemente todavía seguía de pie.- ¡Alto!, ¡A este maldito lo mataré yo!.- dijo el cap Armando acercándose con su cuchillo.- Esto es todo... no tengo nada que perder... Don de efecto continuo activado, ¡Posesión Oscura!.Las sombras empezaron a posarse sobre mí, sus pensamientos, como voces incesantes se escuchaban en mi cabeza sometiéndome a un constante pandemonio, las sombras sólo estaban llenas de rencor, venganza y odio. Mis más oscuros pensamientos se hacen realidad en este momento.El capitán clavó su cuchillo en mi estomago, lo que probablemente sería una herida mortal, pero mi mente, mi cuerpo y mi alma ya no estaban en conexión con el dolor sujeto a la humanidad. Sólo era un sentimiento manifestándose de la peor manera.Armando cambió su mirada al verme de pie todavía con la puñalada que acababa de recibir y pensó en retirar el cuchillo y escapar. Pero antes de que pudiera ejecutar su plan, sin siquiera empuñar una espada, le dí un golpe con fuerza descomunal y salió expedido hasta la parte alta de las escaleras, frenado por el impacto con el marco de la gran puerta que conducía a la otra sala. Los piratas que estaban allí empezaron a disparar hasta quedarse sin balas, y aunque mi cuerpo era atravesado por sus proyectiles, mi cuerpo no era movido por mi propia fuerza, brazos extensos de oscuridad salieron de mi espalda y tomaron a los piratas por el torso. Asustados hicieron intentos patéticos para escapar de las garras de la oscuridad, pero me quedé viéndolos con una mirada inhumana llena de placer por su sufrimiento, lo que los llenó de un temor aún más intensos, cuando estos juguetes ya no le parecieron divertidos a el ser que me estaba controlando, aplastó sus cuerpos hasta matarlos, lo cual llenó de sangre la habitación. En ese momento, numerosos piratas llegaron por la puerta principal de la mansión, tal vez alertados por mi entrada poco discreta o por todo el ruido que hacía al exterminar a estos despreciables seres... ¡rayos!, mi forma de pensar ya está cambiando, no me queda mucho tiempo, debo acabar con esto rápido.Los piratas que iban entrando se toparon con aquel aterrador escenario, aún así decidieron luchar, pero rápidamente uno por uno era exterminado por el poder de la oscuridad. Más piratas iban llegando, pero más piratas eran asesinados brutalmente, descuartizados, consumidos, devorados, aplastados y hasta explotados. Finalmente, en algún momento decidieron huir, pero para ese entonces no podía recordar el color principal de la sala de recepción, todo era rojo sangre.Mi objetivo ya no se encontraba en el lugar en dónde lo dejé, el capitán Armando seguramente ya había encontrado la manera de escapar, pero de ninguna manera iba a quedar libre de castigo.- Dark sensor...Esta habilidad me permite percibir la presencia de cualquier persona en un rango de 3 kilómetros cuadrados. Pero extrañamente Armando estaba... ¿Justo aquí?.- ¡Cabom!. dijo Armando quién estaba en la puerta principal acompañado con un cañón.La bala de cañón impactó en mí y me aventó fuertemente hasta la otra habitación llevando conmigo la pared que estaba de por medio.El capitán Armando estaba en unión con su bestia espiritual Sharking, sus ojos rojos ardían en fulgor, sus dientes eran completamente desproporcionados y extremadamente filosos, su aspecto era intimidante, era salvaje, poco humano, como si su bestia tuviera más control sobre él que su fuerza de voluntad.- ¡Te demostraré por qué me llaman El Tirano de los Mares!.- exclamó.Me levanté de los escombros con un poco de dificultad, una vez estaba de pie lo miré fijamente y le dije:- Ven.Una rápida embestida fue su primer movimiento, me golpeó y trató de tomarme de la pierna mientras salía por los aires debido a su ataque, pero logré dar una vuelta completa rápidamente evitando que ejecutara el remate.- ¿Eso es todo lo que tienes?.- dije con son de burla.Aunque no podía controlar mis movimientos, la fuerza llena de ira que me impulsaba era lo suficientemente fuerte para vencer al capitán.Me teletransporté al lado del capitán sin recitar ninguna habilidad, lo que tomó al capitán por sorpresa. Le propiné un puñetazo lleno de fuerza oscura en la cara, seguido de uno tras otro alternando ambas manos. Hasta que cargué fuerza en mi puño derecho y le dí un último puñetazo que lo mandó contra una de las paredes, luego de impactar cayó manteniéndose en pie.- Esto sólo empieza.- respondió Armando limpiándose un poco de sangre que corría por debajo de su labio.Juntó sus puños y recitó:- ¡Explosión Cataclismica!.Una esfera de energía naranja salió de la unión de sus puños disparada en mi contra y logró dar con su objetivo. La esfera al impactar causó una gran explosión que destruyó gran parte de la sala de recepción y mi cuerpo salió volando hasta que atravesó una pared que detuvo un poco el impulso, aterricé a las afueras de la mansión.La devastación causó que una nube de polvo se levantara por todo en derredor, me puse de pie pero no podía ver mucho mas allá de unos cuantos metros.Una luz naranja brilló a mi derecha...- ¡Disparo explosivo!.- gritó Armando.El revolver Antaros, su catalizador, disparó una de las ondas explosivas que acababan de causar tanta destrucción, pero a una escala aún mayor. El disparó me impactó y nuevamente salí disparado por los cielos hasta aterrizar en un terreno suburbano de la ciudad rodeado de casas en condiciones inhóspitas, pero que estaban llenas de piratas.- ¡Que nadie intervenga!, ¡Este es mío!... ¡Bullet rain!.- Gritó el capitán soltando una ráfaga de disparos.Desenvainé la espada Shadow the Hero para bloquear los disparos en pequeña escala venían hacia a mi, pero dos de las balas impactaron causando más estragos en mi físico.- ¡Spirit Eater!.- grité.Varias extensiones de oscuridad envolvieron al capitán drenando energía espiritual de su alma, pero al poco tiempo logró safarse del ataque. Aún así había recuperado un poco de fuerza.El capitán desenvainó un sable pirata muy elaborado y se lanzo al ataque contra mi. Nos batimos en un parejo duelo de espadas, tratando de conseguir herir al otro, pero sólo lograbamos chocar nuestras espadas e iniciar un nuevo ataque, ninguno de los bandos flaqueaba en ningún momento, un error podría decidir el resultado de la batalla en este momento.El intercambió de ataque duró un tiempo hasta que en una descuidada abertura tuve la oportunidad de atacar propinando una patada en las costillas seguido de un ataque frontal con la espada. El capitán cayó al suelo derrotado, de no ser que el efecto de su transformación se había acabado en ese momento, estoy seguro que hubiera continuado con la lucha. Pero ya se había acabado, era el vencedor.Con su líder fuera de combate, los leales sirvientes del capitán intentaron intervenir, la verdad estaba tan débil que dudo que fuera a dar algo de batalla en esta complicada y desigual situación. Pero cuando los disparos de rifles se escucharon desde todas partes los piratas se alertaron, aunque ya era tarde, la ciudad había sido tomada por las tropas imperiales y el capitán Birshop al frente de la batalla. Los piratas al ver que el juego se había volteado en su contra simplemente se rindieron.- ¿Cómo llegaste hasta aquí?.- le pregunté a Birshop.- Nos diste la oportunidad perfecta, los navíos piratas retrocedieron ante la amenaza que se encontraba en Akano, por eso pudimos coordinar un ataque por la espalda y tomar la ciudad de los piratas. Debo admitir que llegar hasta esta ciudad y seguir con vida es un acto legendario.... ¡espera!, ¿¡Ese es...- ¿El capitán Armando?, si el mismísimo.... o lo que queda de él-respondí a Birshop-, ¡oh! ¡Mel, también estás aquí!.- dije al ver que se acercaba junto con Mark.- Si, Birshop necesito toda la ayuda posible para la invasión a Akano.-respondió.- Todavía no me creo que hayas entrado por tu cuenta a Akano... ¡Mucho menos que hayas derrotado a Armando!.-exclamó Birshop.- Si, en cuanto a eso...- dije antes de que el poder de la oscuridad me abandonase y cayera al suelo inconsciente.- ¡Dreaker!, ¡oh por los dioses, estás muy herido!.-pude escuchar de Mel antes de perder completamente la consciencia.Abrí los ojos pero ahora me encontraba en aquel extraño mundo, en aquella sala con los cuatro tronos y este ser malvado enfrente de mi.- Oye, parece que no te ha ido muy bien... tu ropa está hecha harapos. ¿El caballero oscuro está mendigando en las plazas de mercado?.- dijo muy relajado Norecxus.- Muy gracioso... sólo defiendo la paz y la justicia.- ¿Peleando por un sueño imposible?, no tienes el poder necesario para alcanzar la paz. Yo si lo tengo, y haré lo necesario para que el Odisea vuelva a su antigua gloria.- ¿A cuesta de la vida de millones de inocentes?.- le planteé.- Nadie en este mundo es completamente inocente... en tu lugar no confiaría ningún sucio humano.- Esa actitud te llevará a tu derrota, tú peleas por tu cuenta, por una causa egoísta. Yo por mi lado peleo al lado de mis amigos, ellos me prestan su fuerza y me vuelven cada vez más poderoso, ¿Sabes por qué?. Por que yo lucho por la vida de los demás, no dejaré que dañes a Mark ni a Mel, ni a ninguno de mis amigos. ¿Acaso conoces el significado de la palara amistad?, no creo está muy sólo por aquí. Deberías socializar un poco más.- Tú sigue en tus vanalidades mundanas, mis planes son perfectos e incuestionables, ¡Mi voluntad es absoluta!, aunque sea por la fuerza mi propósito se llevará a cabo. Así que preparate, cuando menos te lo esperes la destrucción divina caerá sobre los pecados de la humanidad borrándolos de la existencia.Esto fue extraño, después de que él pronunció esas palabras desperté de aquel sueño, como si controlara el mundo en el cual está atrapado. Esto no me agrada en absoluto.Estaba en uno de los camarotes del barco, sobre una cama, me encontraba vendado por todas partes y cicatrices donde habían orificios de balas. Me dolía hasta el alma.- ¿Despertaste?, estamos a punto de llegar a Laos. Estuviste inconsciente durante todo un día, Mel estaba preocupada por ti.- No estoy de ánimos para hablar, creo que descansaré hasta que lleguemos a Laos. Buenas noches Mark.- Es de medio día amigo.- Ya vete Mark, sólo vete.- dije antes de quedarme profundamente dormido.



Norecxus

#5748 en Otros
#770 en Aventura
#4232 en Fantasía

En el texto hay: aventura, aventura y poderes, aventura y magia

Editado: 13.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar