Letra & Música

Capítulo 8. El primer paso.

BTS

–¿Qué haces ahí, JungKook? ¿Dónde está Anya? –preguntó Jimin, entando a la sala, donde vio a su compañero sentado en un sofá, pareciendo pensativo.

–Ella se fue, dijo que tenía cosas que hacer –contestó el chico, en un tono desanimado que llamó la atención de Jimin.

–Oye, ¿qué es lo que te pasa? –preguntó, sentándose a su lado.

–Nada.

–No me digas eso. Hemos convivido mucho tiempo y te conozco. Se trata de Anya, ¿verdad?

–¿Qué? Pero, ¿cómo?...

–No estamos ciegos. Hemos notado que ella llama demasiado tu atención, incluso me atrevo a decir que ella te gusta, ¿no es así?

–Yo… no pude evitarlo –confesó el chico, pasando una mano por su cabello –. Anya es tan diferente y especial, tiene una energía, un carisma imposible e ignorar, me di cuenta de eso cuando ensayábamos a solas.

–¿Qué es lo que te confunde?

–Sé que a ella le agrado, lo he notado durante este tiempo cuando conversamos, vemos alguna película o bailamos, pero parece que siempre pone una barrera entre nosotros, como si no quisiera que las cosas llegarán más lejos.

››Hoy lo entendí cuando nos contó su historia, ella ha sido lastimada de muchas formas, así que lo mejor será dejar las cosas de este modo, seguir siendo amigos y nada más, así ella no tendrá más heridas que sanar.

–No creo que esa sea la mejor decisión. Es verdad, esos chicos la lastimaron porque jugaron con sus sentimientos e hicieron que se cerrara a nuevas oportunidades, pero tú no eres igual a ellos JungKook.

››Hemos visto la manera dulce en que la tratas, sé que jamás la lastimarías a propósito o por equivocación, así que no te compares con ellos, estoy seguro que puedes ofrecerle más a Anya de lo que crees –lo consoló Jimin usando un tono serio, al escuchar atónito la respuesta anterior de su amigo.

–¿Estás seguro, Hyung? –preguntó mirándolo, esperando una confirmación de su parte.

–Claro que sí, debes creer más en ti.

–Voy a pensarlo.

–No lo pienses mucho, uno más listo que tu podría ganarte el puesto –le avisó, revolviendo su cabello mientras se levantaba del sillón y salía de la habitación.

–¡Jimin-Shi! –lo llamó entre risas, mientras acomodaba su cabello.

El consejo que le había dado su amigo era muy bueno, estaría meditándolo un rato pensando en las mejores maneras de acercarse a Anya. Ahora estaba seguro de que ya no se quedaría de brazos cruzados, que lucharía para lograr conquistar a la hermosa chica que parecía enloquecerlo cada día un poco más.

♫♫♫♫♫

–¿A qué hora vendrá Anya mañana? –preguntó Jin, cocinando la cena de los chicos, que ya se encontraban en la mesa.

–Ni idea, nadie le pregunto ni ella nos dijo –respondió Yoongi, sin dejar de mirar la pantalla de su celular.

–Pero, ¿no mañana va a ver a su ex novio? –les recordó Hoseok, lo que hizo que JungKook le prestará más atención.

–Es cierto, puede que tarde en venir o ni siquiera llegué –señaló Taehyung.

–Pero tenemos el regalo sorpresa para el pequeño ARMY, ¿no vendrá por eso? –preguntó Jimin.

–Voy a preguntarle –dijo JungKook, levantándose de su asiento.

No espero la respuesta de sus amigos, sólo se fue a su habitación, donde había dejado su celular. Apenas lo desbloqueo, llamó a la chica, esperando sólo dos tonos antes de escuchar su voz contestando la llamada.

–¿Qué estás haciendo? –le preguntó antes de siquiera saludar.

–Hola, JungKook. Sí, yo estoy bien, gracias por preguntar –contestó Anya con burla –. Estaba leyendo algo, ¿y tú?

–Estaba con los chicos, pero quería preguntarte a qué hora vendrás mañana.

–Supongo que después de ver a Axel.

–¿Tardaras mucho?

–Espero que no, aunque quien sabe, suele tomarse bastante tiempo para hablar.

–¿Y si voy por ti? Tal vez al ver a otro chico desista de acercase a ti –propuso JungKook, molestándose ante la idea de verlos juntos.

–Eso es jugar sucio.

–Puede ser, pero no es algo que me moleste cuando estoy seguro de que se lo merece –respondió él, sentándose en la cama para estar más cómodo.

–Alguien está sacando su faceta de chico malo –canturreó Anya, haciéndolo reír.

–Eso sólo pasa con la gente que de verdad se lo merece.

–De acuerdo, chico malo. Tomaré tu consejo porque estoy muy curiosa de saber cómo vas a actuar ante esto.

–Mándame un mensaje con la dirección e iré contigo.

–Está bien, así lo haré. Te veré a las 3:30 de la tarde. Es en un parque cercano a la Universidad, no creo que te cueste encontrarlo.

–Ahí me tendrás a tiempo.

–Supongo que debo de agradecerte por esto…



Danna M Muñoz

Editado: 03.02.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar