Linaje Rojo (bilogia rojo 2)

Prólogo

Laila

No soy de las personas que se dejan convencer con facilidad, ni siquiera por aquellos que están a mi alrededor dígase familia y amigos, pero esa noche Joshua termino convenciéndome de hacerlo, lo mire por unos segundos aun cuestionándome, el ¿Por qué debía hacer esto?, y no solo seguía como siempre, siendo fría y distante, siendo como siempre él me ha dicho desde que tengo uso de razón su rara hermana favorita.

—Si papá y mamá se enteran de esto, toda la culpa recaerá sobre ti —dije con sequedad, típico de mi personalidad.

—No se darán cuenta de nada, así que deje el pesimismo Laila —dice mi hermano mirándome expectante.

Nos escabullimos por la ventana de la habitación de Joshua, el frió invadió mis huesos en cuanto mis manos tocaron el pasto mojado, del patio trasero de nuestra casa cerca de la reserva Liberty, antes de correr mire atrás convencida de que en algún momento Lara y Joseph saldrían a detener la locura que estábamos por hacer, pero eso nunca paso, así que me dispuse a dar la marcha y corrí a una velocidad sin precedentes para alcanzar a mi hermano y a Matt su mejor amigo, yo me había retrasado.

— ¿Por qué la has traído? —dijo Matt en cuanto se percató de mi presencia y miraba a Joshua con el ceño fruncido.

—Era eso o que me acusara con mama y papá —Joshua me miro entrecerrando los ojos.

—Si claro, moría por estar aquí —dije con sarcasmo, pero el idiota de Matt no se percató de aquello.

En cuanto salimos de la I-80, nos adentramos en lo más profundo del bosque, Joshua miraba a sus espaldas donde me encontraba yo, para percatarse de que les siguiera la marcha, nos detuvimos los tres de golpe al escuchar un estruendoso y espantoso chillido, Matt nos hizo una seña con su mano para que siguiéramos el paso pero ahora más despacio, nos fuimos acercado más y más al lugar de donde provenía aquel horrible ruido y mis ojos se abrieron bien grandes al ver a la criatura frente a nosotros, tenía como cena un animal el cual no podía identificar, sentí repugnancia y un fuerte vuelco en el estómago, mire a Joshua y luego a Matt y en ese momento entendí lo que aquello significaba esto es parte de nosotros, esto es parte de nuestro Linaje Rojo.



K.A.GARCIA

Editado: 11.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar