Lo Que Nunca Esperas

Capítulo 40

Después de todo un día de viaje en auto, de pasar miles de carreteras e inspección en fronteras, al fin llegamos al país donde nos resguardaremos finalmente.

El frío clima me hace tiritar por lo cual han puesto el aire acondicionado en el auto y siento como me desespero cada vez más rápido.

-¡Quiero llegar ya!- grito recostándome en el sillón exasperada y el chico a mi lado se sobresalta un poco con aquel acto y yo lo miro con burla- ¿Enserio me tienes miedo?- le pregunto divertida- ¡Mira Levid! Me tiene miedo- digo emocionada.

El chico mira de reojo al asiento de copiloto donde se encuentra Jack mirándolo fijamente y le hace una señal con la cabeza para responderme.

Víctor me mira.

-No te tengo miedo- murmura por lo bajo.

Lo miro triunfante.

-Pues deberías- digo con una sonrisa- Me has golpeado y no voy a dejarlo pasar, tenlo por seguro- lo amenazo- No me importa si Jack y Levid ya te han golpeado, yo me vengare de otra forma- le advierto y el mira fijamente a Jack el cual sonríe con satisfacción y orgullo para después mirarlo con burla.

-Si yo fuera tú le tendría miedo- asegura Jack- Gracias al cielo no lo soy- dice ahora con burla para después mirarme- Así como vez a esa pequeña pulga bipolar pequeña y debilucha, se molesta como un jodido gremlin- me difama y abro la boca con indignación al saber exactamente a que se refiere- Y es peor cuando tiene la regla, que el cielo nos ampare- vuelve a burlarse poniendo los ojos en blanco.

Le suelto un puñetazo con toda mi fuerza en el brazo el cual él permite sin inmutarse mientras que yo suelto un jadeo de dolor en mis nudillos pero él ni siquiera se inmuta y chasquea la lengua con desaprobación.

-¿Enserio no pusiste atención en la clase de entrenamiento?- me reprende y yo vuelvo a repetir el acto con los mismos resultados y él solo sonríe burlonamente.

-Idiota- digo sentándome de forma correcta y él suelta una risotada.

-Niñata- responde.

-Imbécil- gruño.

-Bipolar-

-¡Cretino!- grito.

-Gruñona-

-¡ESTÚPIDO!- grito exaltada y el solo se gira lentamente en el asiento y me mira fijamente sonriendo con suficiencia.

-Loca- pronuncia lentamente.

Siento como la sangre sube a mi cabeza de la furia.

-Basta- gruñe Levid- Enserio, ustedes dos ¿No pueden estar en paz en un maldito viaje en auto?- se queja mirando a Jack con desaprobación- Tú, deja de provocarla- dice señalando a Jack- Y tú cariño- dice mirándome por el espejo retrovisor- Dame un beso- pide con cariño.

Me sorprendo rápidamente al escucharlo decir aquello y Jack hace una mueca de molestia perdiendo toda la gracia en su rostro mientras Levid me mira esperando aquel beso.

Imágenes vuelven a mi mente de aquel domingo mientras la culpa me invade y Levid me sonríe totalmente ajeno a mi lucha interna.

Siento como mi cuerpo se niega a querer besar a Levid, la pregunta es ¿Por qué exactamente? Levid es mi novio... Haya pasado lo que haya pasado con Jack... Levid es mi novio y Jack… Solamente está jugando conmigo.

Me levanto en mi asiento y le planto un beso a Levid en la mejilla para sorpresa de ambos y me siento apenada en mi lugar mirando la ventana totalmente sonrojada.

Levid me mira con extrañeza mientras yo simplemente finjo buscar algo en mi bolso totalmente avergonzada.

Después de un rato en silencio incómodo, Levid suspira.

-Hemos llegado- murmura en un tono de voz extraño que no logro identificar.

Puedo ver que esta vez nos hemos detenido en una especie de edificio pequeño de departamentos amplios donde Levid aparca frente a él.

Lo miro con curiosidad.

-¿Cuánto tiempo estaremos aquí? No parece muy seguro-  pregunto y es Jack quien me responde.

-Solamente mientras Alberth vuelve, no te preocupes todo esta insonorizado, así comenzáramos a disparar ahí dentro los vecinos de arriba jamás lo notarían, también tenemos alarmas, es bastante espacioso y cuando Alberth vuelva cambiaremos de residencia a una definitiva, el tarado ese se irá y volveremos a una residencia propia- me informa y asiento con la cabeza.

-¿Cuánto creen que tarde? Lo extraño- aseguro y Levid suspira.

-No creo que demasiado, 2 o 3 días como máximo- me asegura y asiento con la cabeza.

La casa en la que nos quedaremos es más bien un gran departamento el cual tiene un buen aire acondicionado, no es lujoso pero se ve bastante seguro, cuenta con 3 habitaciones para dormir, junto con un solo baño compartido para todos, una cocina-comedor y una sala.



Dianailyn

#35 en Detective
#35 en Novela negra
#689 en Novela romántica

En el texto hay: secuestro

Editado: 18.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar