Los aullidos a la luna

Capítulo 12

Valius
Demian
🌙🌙🌙

Apenas entre en mi primera clase y el olor a valiu apestaba el salón por entero, con la mirada busque a Alec quien también estaba igual de extrañado que yo. Camine en su dirección dejándome caer en el asiento libre a su lado y juntos dimos una mirada al salón hasta que nos topamos con los responsables de ese pestilente olor. Dos jóvenes que estaban sentados en medio del salón abrazados dándonos la espalda. Solo se le podía ver la melena rubia y larga de la chica que estaba con las piernas cruzadas y su vestido lila dejaba a la vista mucho de sus piernas que a muchos no podían dejar de ver. A su costado pasando su brazo por la cintura de la chica estaba un chico alto de cabello corto castaño espalda ancha y ropa negra.

– ¿Hablaras con tu padre? – pregunto Alec viendo a la parejita de valius que eran el centro de atención de todos.

– Si en cuanto llegue a casa – pase mis manos en mi frente ante el dolor de cabeza que ya me estaba generando el ver a tantos monstruos tan cerca de humanos. Principalmente tan cerca de Angelic, no puedo dejar que le hagan daño.

– Buenos días – la profesora Zuk entro rápido al salón apoyando todas sus cosas sobre su escritorio, ajustando sus gafas antes de que se caigan la mujer mira a la parejita nueva. – Ustedes deben ser los nuevos alumnos – rodeando el escritorio la profesora apoya su cadera en la vieja madera y señala a los valius que asienten. – Vengan al frente a presentarse – con una sonrisa la joven mujer les señalo que caminaran al frente de la pizarra y nos cuenten sobre ellos.

La chica rubia se pone en pie caminando animada al frente y se gira, esta sonriendo demasiado y sus ojos verdes resaltan con su piel pálida. Su novio a su costado es serio viendo a su novia como si el resto de personas no significaran nada para él, algo que contrastaba con la chica.

– Hola me llamo Sabina Novak, tengo diecisiete años, soy Italiana pero desde los siete me vine a vivir en Chicago hasta ahora que me mude a este pueblo con mi familia – hablo rápido la chica sin dejar de moverse mientras sonreía y la profesora asintió lento procesando las veloces palabras de la rubia.

– Un placer conocerte Sabina, sigues tu – la mujer señala al chico que asiente con la cabeza y su novia se gira a verle sonriendole asintiendo con la cabeza varias beses.

– Me llamo Tiziano Greco, tengo diecisiete años y vengo de Chicago – su tono monótono desentonaba bastante con el tono animado de su novia pero para la profesora fue suficiente y mando a ambos tomar asiento.

Los dos valius caminan a su lugar pero mi mirada y la de la chica chocan por un par de segundos, su sonrisa no decae pero se que ella sabe que soy yo. Antes de sentarse me saluda con su mano de manera amistosa, me descoloco un poco su actitud pero supongo que es solo una actuación.

– ¿Acaba de saludarte? – cuestiono sin creerlo todavía Alec a mi lado – Algo muy extraño esta pasando con los nuevos – asintiendo con la cabeza le doy toda la razón a mi amigo pero hasta que no hable con mi padre no podemos hacer nada él es quien tiene que decidir.

A la hora en que toca el timbre salgo rápido del salón para ir por Angelic que apenas sale la camina por los conmigo. No le voy a apartar la mirada en todo lo durara el receso. Ese chico nuevo junto a su grupito de idiotas son unos jodidos valius. Y ya puso el ojo en MI Angelic el líder. Lo único extraño fue que Angelic no cayo como la mayoría de las chicas en su embrujo hipnótico al ver su rostro. No caían bajo su embrujo solo los wolf, vampiros, brujas, otras criaturas mágicas y las red hood. Angelic era una simple humana no entiendo que paso que no cayó rendida ante el líder de los valius. Aunque un humano este enamorado igual cae. Es un hechizo demasiado potente para resistirse. Si los valius no te comen o no te vuelven uno de ellos estas condenado a ser su sirviente por lo que te resta de vida.

Mire a Angelic que estaba aún enojada por el incidente de hoy. No me miro en todo el día. Ni hablar de que con Alec está muy enojada por que no la soltó para que pudiera detenerme. Bailey su mejor amiga se sentó con ella y empezaron a hablar de no sé qué cosas. Al menos no estaba hablando con el rubio idiota. Si hubiera podido hubiera matado a ese maldito bastardo. Teniendo miles de humanas se vino a fijar en MI Angelic. Es decir, por qué si tiene a todas las chicas del jodido instituto hablando del. El rubio entro en la cafetería seguido de su séquito grupito, gruñí al verlos entrar. Mi vista viajo hasta Diego que también estaba gruñendo al menos tengo un aliado que tampoco le agrada nuestros nuevos visitantes.

– ¿Ya viste a los nuevos? – menciona Bailey mirando al grupo en una de las mesas más alejadas – Eh oído que vienen desde Chicago – vi a mi hermana mirar a la mesa del grupito. El líder miro en nuestra dirección y saludo descaradamente a Angelic – Te está saludando ese rubio sexy – chillo su mejor amiga alado de ella comprendía su emocion todos los humanos no pueden resistirse a caer ante su labia.

– No es para tanto Bai me lo cruce en el pasillo e intercambiamos unas palabras es todo – ella me miro con reproche como si me estuviera culpando por haber interrumpido su charla con ese monstruo.

– ¿Enserio han hablado? – Bailey miro al chico mordiendo su labio – Que suerte tienes – Alec a mi lado se tensó se notaba la rabia contenida por que todos estén idolatrando a esos monstruos apestosos.

– Bueno ya pueden parar de hablar de los nuevos – exploto mi amigo arrojando su servilleta a la mesa todos nos lo quedamos mirando Alec no es de explotar así a menos que este en una pelea.

– ¿Y a ti que te pasa? – hablo la morena mirando a un muy alterado Alec que se encontraba sumamente tenso si no se controla en cualquier momento puede que su lobo quiera salir fuera.



Danny Baladon

Editado: 29.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar