Los secretos de Lola, segunda parte

Capitulo 3

Los secretos de Lola segunda parte 💋 Amor O culpa Capítulo 3 💋 Pasaron 5 meses, todo trascurría con normalidad, pasaba en la universidad, ayudando a Leila con los preparativos de su boda, por supuesto el mayor tiempo con mi hijo y con Juanse, yo hacia mi mejor intento por mirarlo con otros ojos. Me levanté temprano más de lo habitual quise ir a su casa a darle la sorpresa, mi suegra me dejó pasar me dijo que subiera a su cuarto, ella estaba de salida. Entré, él estaba en el baño, me senté a esperarlo en la cama, salió con la toalla en la cintura, su cabello desorganizado gotas de agua corriendo por su pecho, oww que sexy se veía. Lo miré de pies a cabeza, involuntariamente mordí mis labios, cuando me vio sí que se sorprendió. —Juanse: Princesa, que linda sorpresa. —Lola: Quería sorprenderte, darte los buenos días— me acerqué mirándolo maliciosa, puse mi mano en su pecho la bajé suavemente hasta su abdomen, le di, un pequeño beso, mordiendo sus labios, él solo se estremeció. —Juanse: Pues que bella sorpresa—Me rodeó con sus brazos me besó, sentí una corriente que pasó desde la punta de los dedos hasta la cabeza, como si tocara una cuerda de luz, ese beso no solo me erizo a mí, a él también, ya que la toalla empezaba a levantarse, él trató de disimular, me dió la espalda, buscando la ropa, lo rodee por la espalda, con mis labios rose su cuello con mis brazos acariciando su pecho, su respiración aumentaba, sus manos temblaban, su corazón latía más rápido que nunca (como no, si todo este tiempo ha sido tan paciente conmigo, yo sé que él me desea aunque no me presiona) Su piel se erizo. —Lola: Que guapo te ves así, todo mojado, tu cabello rebelde, me encanta— mientras jugaba con su cabello, se dio media vuelta, me tomó por la cintura con fuerza me jalo hacía él , con la vos temblorosa. —Juanse: Tú … tú provocas cosas incontrolables en mí, lo siento—Lo miré sonreí, sabía que se refería a la gran erección que tenía — trató de controlarlo pero no puedo— me besó con esa dulzura que mata, besó mis labios los mordía suavemente con sus dientes, bajó por mi mentón, dándome pequeños roses con sus dientes, bajó por mi cuello llenándolo de besos, sus manos temblando, eso delicioso que se quería salir de esa toalla. —Lola: No te disculpes por eso, admiro tu fortaleza— Bajé mi mano acariciando su miembro por encima de la toalla, él solo pasó saliva, sentí como tensionaba su pelvis, de un jalón le quité la toalla, dejándolo totalmente desnudo, que sensual se ve, su cuerpo es muy lindo, le guiñe un ojo me incline, me miró confundido, quiso hablar pero lo interrumpí—¡shhh! No digas nada cariño, solo disfruta. Lo tomé con mis manos, lo acaricie suavemente, que lindo es ver como se estremecía con cada rose de mis manos, cerró sus ojos, respirando pausado, que guapo se veía, pase mi lengua por el tronco, él solo suspiraba, con mi lengua lo rodeaba todo, hasta meterlo poco a poco, coordinando los movimientos de mi boca con los de mis manos, escucharlo gemir era más excitante aun, sentía escalofríos la humedad de mi intimidad me confirmaba que también lo deseo. Aumente los movimientos engulléndolo hasta el fondo de mi garganta, eso le desesperaba aún más, soltaba pequeños gruñidos que salían de lo más profundo de su pecho, me tomó del cabello guiando los movimientos, pidiéndome que aumentara la frecuencia, así lo hice con mi mano lo masturbaba sincronizando los movimientos con mi boca, se recostó en la pared, tensionaba con fuerza su cadera, soltaba gemidos deliciosos— Hmm — me retiró con brusquedad, con la respiración cortada —para, para.. Que no aguantaré más — subí mis manos por sus rodillas suavemente acariciando sus muslos. —Lola: Cariño, tú solo relájate, dame lo que tienes. Le dije perversamente, tomé su miembro seguí rosándolo con mi lengua hasta el fondo de mi garganta, con movimientos rápidos, su desespero aumentaba igual que sus gemidos, y su respiración, se aferró de mi cabello soltó un gran gemido, lo dejó salir todo. Me lleno la boca y la garganta de todos sus fluidos, hasta se salió de mi boca, me lo tragué todo, era rico sentir sus fluidos calientes en mi boca, sentí como bajaba por mi garganta tenía un sabor dulce, lo restante que me quedo fuera lo tome con los dedos me lo chupe todo, mientras lo miraba fijamente a los ojos y su cara de satisfacción. Sus piernas aún se tambaleaban. —Juanse: oOww, oww, princesa, me dejas sin palabras. —Lola:¿ Te gustó? mis buenos días—me tomó por la cintura me alzó —Juanse: ¡ Me encantó! Que linda forma de empezar el día, como siempre me tomas por sorpresa—Sentir sus brazos rodeando mi cuerpo me estremecía la piel, tenía algo de miedo, pero empezaba a sentir cosas que no podía explicar, mi corazón latía más rápido cada que su respiración se encontraba con la mía— como te amo vida mía, mi Lola, mia, mía. — Lola: Yo — me interrumpo, con un gran beso. Ese beso movió cada fibra de mi piel, casi estaba segura de querer estar en sus brazos, puso su mano en mi muslo, suavemente empezó a subirla, como esperando mi reacción. Solo cerré los ojos, estaba dispuesta a dejarme llevar, con su lengua recorría cada parte de mi boca, era un beso delicioso que lo sentía en mi sexo, algo se ponía duro y firme de nuevo, me puso en la cama con tanta delicadeza, siguió subiendo su mano, confieso que todo me temblaba (dirán que suena tonto, pero parecía como si fuera ser mi primera vez). Él se quedó mirándome a los ojos, dándome pequeños besos por todo el rostro, nadie decía nada, solo nuestras respiraciones que se encontraban, bajó besándome el cuello con su mano empezaba a desabrochar los botones de mi blusa sentía una sensación extraña que recorría mi cuerpo, no sé qué era, miedo tal vez, de no poder darle lo que él se merece, o miedo que aquellos recuerdos llegaran a mi mente no me dejaran continuar, pero se supone que todo ese pasado lo deje atrás. Era hora de ser suya nuevamente, no sé si era el mejor lugar, pero estaba dispuesta hacer el intento. Pues obvio la adrenalina me encantaba, pues era su casa, y su cuarto. Cada caricia era cuidadoso esperando a que yo estuviera cómoda, desabrocho mi blusa, acaricio suavemente mis senos por encima del sostén, bajó nuevamente su mano hasta mi muslo, la subió hasta mi pelvis, muy despacio fue moviéndola hacia mi sexo. Ti ring.. Ring… sonó su teléfono —Lola: Cariño tu celular está sonando. — Juanse: No, no contestaré Siguió besándome, puso su mano encima de mis bragas pudo sentir la humedad, porque mordió sus labios, mirándome con tanta dulzura, un amor que desbordaba de sus ojos, que brillaban más que nunca.Ring… ring… era insistente. —Lola: Al parecer es urgente, porque con esta son 5 intentos. —Juanse: ¡¡Ay no!! Que mal momento para llamar—Miró el teléfono, era de la universidad, así que decidió contestar, me acomode la ropa, tal vez era mejor que nos interrumpieran porque la verdad aun sentía algunas dudas, yo quería hacerle algo especial, que fuera una noche mágica— mi vida me tengo que ir, es para que yo esté de asistente en una clase hoy, ni modo. — Lola: No te preocupes cariño, luego hablamos, que tengas un lindo día. Le di un beso, no le di tiempo de nada, salí directo para mi casa, aún tenía el corazón a mil, esta sensación extraña que no sé qué es, y si no pasó nada, seguro no era tiempo aún. Llegué, lo primero que hice fue tomar en brazos a Manuelito, al abrazarlo, sentía tranquilidad— ¿Será que su recuerdo sigue aquí?—¿Podré borrar las huellas que dejó en mi piel?¿Esto que siento será culpa? O mis sentimientos por Juanse ya cambiaron, estaba tan confundida, ese día no tuve clases, me quedé en casa todo el día, al rato me llegó un mensaje. WhatsApp —Juanse: Hola princesa ¡Perdón! 😶 —Lola: Hola… por? 😐 —Juanse: Por lo de esta mañana😥—Ay no, él cree que estoy disgustada, tal vez fue por la forma en la que salí de su casa. —Lola: 😗 Cariño no pasa nada, como crees que me enojare contigo amor, eso jamás ❤ —Juanse: 😬 pensé que estabas molesta, o que te hice sentir incómoda, y si fue así te pido disculpas, no fue mi intención, perdóname por no controlar mis impulsos 😒🙁 —Lola: No, no pienses eso, me comporte como una tonta 😞 no quise que pensaras eso, lo que pasó, me encanto, yo también lo deseaba… es solo que 🤐 —Juanse: No estás lista ¡verdad! —Lola: No,dirás que es tonto, te reirás 🙈 —Juanse: Claro que no dime 🙊 —Lola: Sentí miedo 🙈😕 —Juanse: ¿De verdad? pensé que había hecho que te incomodaras, tal vez te presione, mil disculpas. —Lola: Para nada, no pienses eso😊 yo también lo disfruté — Ahora como le digo que tengo una mezcla de sentimientos que ni yo entiendo, que estoy confundida, ni yo puedo entender que me pasa. —Juanse: Ya quedo más tranquilo, paso por ti en la tarde ¿salimos? Tengo una sorpresa para ti 😊😉 —Lola:¡ Vale cariño! 😘 —Juanse: Te amo, nos vemos ahora Será que yo también te amo, esa respuesta ni yo la tenía, tenía una confusión terrible, me dí un baño, mientras el agua recorría mi cuerpo cerré los ojos, vinieron a mi sus caricias, Juanse logró estremecerme, recordaba lo que pasó en la mañana, su cara, sus ojos, su cuerpo, la forma en la que me mira, y me acaricia. Yo soy muy afortunada de tenerlo en mi vida, suspire pensando en él, me puse guapa, como siempre tan puntual, subió lo primero que hizo fue saludar el bebé. —Juanse: ¿Cómo está él bebé de papá? — solo lo observaba, Manuelito soltaba carcajadas al verlo, no hay duda que entre ellos hay un lazo único de padre e hijo, me acerqué los abracé — pero que guapa esta mami, ¡verdad! — Lola: Gracias, ustedes son los hombres más guapos del mundo. -Juanse: Ustedes son mi todo— Me dió un beso, estaba otra vez mirándome fijamente, no sé porque, pero me ponía nerviosa— bueno, bebe se queda con la tía Leila, porque a donde va papi y mami, no puedes ir —Lola: ¿ A dónde vamos? —Juanse: Curiosa, es sorpresa Sonrió, que lindo se ve cada que lo hace, saber que esas sonrisas las provoco yo, me llena de orgullo. Le dejamos él bebe a Leila ella más que feliz, salimos en su coche, llegamos a nuestro destino una pista de carreras. —Juanse: Princesa llegamos. —Lola: Que hacemos aquí, veremos carreras de coches. —Juanse: Algo mucho mejor— Me tomó de la mano y sonrió— nosotros correremos— me quede mirándolo algo confundida, no entendía lo que decía, pues a él no parecía que le gustaran esas cosas. —Lola: ¿Qué? ¿Cómo? ¡Nosotros que!— soltó una carcajada, seguro por mi cara, qué lindo verlo sonreír así, es tan hermoso. —Juanse: Si cariño, como lo oyes, nosotros dos correremos ¿tú no amas pues la adrenalina?— ahora si quede en shock! Tenía entendido que a él no le gustan esas cosas. —Lola: Pues.. Pues sí, pero a ti no te gustan esas cosas. —Juanse: Hay cosas de mi que no sabes cariño—Sonrió muy malicioso, me guiño un ojo, me abrazó. —Lola: Así— Me crucé de brazos, fruncí el ceño— ¿cómo que cosas? —Juanse: Incluso así te ves divina, pues bien te contaré, años atrás, estaba empezando el colegio, me gustaba mucho los deportes fuertes, carreras de autos, motocrós, cosas así, también me gustaba la adrenalina, las cosas fuertes. —Lola: ¡En serio! No te creo, que pasó porque lo dejaste. —Juanse: Es en serio princesa mía, me gustaba la sensación que se siente al tener el peligro en frente, pero lo dejé porque mi mejor amigo murió en un accidente, se calló de la moto mientras hacía piruetas, ese día yo estaba con él, por eso dejé todas esas cosas atrás sabía que era como jugar con la muerte, fue muy duro para mí verlo morir frente a mis ojos, decidí cambiar totalmente mis gustos, me dediqué a estudiar, amar las cosas sencillas que también traían emociones. —Lola: Amor como siento lo de tu amigo, me imagino lo duro que fue, increíble lo que me cuentas, gracias por compartirlo conmigo. —Juanse: Como no compartirlo— Me abrazó, me dio un beso— si contigo quiero compartir mi vida entera—Tomó mi rostro entre sus manos, puso su nariz junto con la mía, respiró profundo, podía sentir su aliento calientito en mi rostro— te amo, con alma vida y corazón… tú y mi hijo son los tesoros más valiosos de mi vida—Ver ese brillo que irradian sus ojos cuando me mira, hace acelerar mi corazón de una manera que no podía comprender. —Lola: Eres….—Nos interrumpieron, diciéndonos que todo estaba listo, que pasáramos a ponernos los implementos de seguridad, me tomó de la mano—¿seguro de querer hacer esto? —Juanse: Seguro, porque no, si mi princesa ama las emociones fuertes, quiero compartir esas cosas contigo, por un momento quiero volver a vivir esas emociones pero solo contigo. Nos pusimos todo lo necesario para nuestra seguridad, Juanse conduciría yo sería su copiloto, él ya tenía experiencia hace mucho que no lo hacía, pero lo que se aprende no se olvida, nos subimos empezó acelerar, mi corazón latía a mil, hacia tanto que no sentía esta adrenalina correr por mis venas, grité, me reí, parecía una niña, fue espectacular hacia mucho que no me la pasaba también. Luego era mi turno de conducir, él se reía, se asustó un poco, confieso que amo cuando sonríe, me encanta verle. Luego de un rato maravilloso inolvidable, donde sentimos emociones que hacía mucho no sentíamos, salimos por algo de comer. —Juanse: ¿Te gustó? —Lola: Me súper encanto, gracias por esa sorpresa. No sé porque pero mis ojos se nublaron, tal vez porque esa adrenalina hacia mucho que no la sentía, otros recuerdos llegaron a mí, esta confusión, sentía miedo, culpa, ni yo puedo conprenderlo, antes que él lo notara, le dije que iría al baño. Llegué al baño una lágrima rodaba por mi mejillas, no podía evitar sentir eso que siento. No sé, porqué regresaron esos recuerdos a mi mente, dirán que es tonto pero sentía como que lo traicionaba a él. Pero por otro lado las sensaciones que Juanse despertaba en mí, eso era lo que más me tenía confundida, de la nada me quedaba mirándolo admirando sus ojos, su sonrisa, cosas que antes yo no hacía, me encantaba pasar tiempo a su lado. Las horas parecían minutos ¿Eso es amor? Como hago para entender esto que me oprime y me mata, esta sensación que tengo en mi pecho, rayos, pero que es—¿ Culpa o amor? Me lave la cara, regrese a la mesa —Juanse: ¿ Estás bien? —Lola: Si amor, súper—Lo tomé de la mano— me llevas a nuestro lugar. — Juanse: ¡ Nuestro! — Lola si, el lugar donde me llevaste por primera vez ¿lo recuerdas? —Juanse: Como olvidarlo Salimos, luego de unos minutos llegamos al mirador, a ver ocultarse el sol, nos sentamos en el césped me abrazó contra su pecho, nos quedamos en silenció, solo escuchando los latidos de su corazón y su respiración, el acariciaba mi cabello, me subí sobre el rodeándolo con mis piernas sentados frente a frente acariciando su cabello su rostro, mirándolo fijamente tratando de entender que es lo que siento. Me miraba con tanta dulzura, con sus dedos entrelazaba mi cabello —Juanse: El brillo de tu ojos verdes, son divinos—estaba pérdida en su mirada, solo respondí tal y como me salió. —Lola: Tuyos, son tuyos, si brillan es por ti —Juanse: De verdad— Sus ojos se iluminaron— Repítelo otra vez. —Lola: Que son tuyos, solo tuyos, de nadie más. Me besó apasionadamente mientras con sus manos acariciaba mi espalda, con cada beso y cada caricia, estremecía cada centímetro de mi piel, nos quedamos así pegaditos uno del otro, por unos minutos, luego regresamos a casa, subió como todas las noches le puso la piyama a Manuelito le dio el tetero jugo con el largo rato, yo lo observaba desde la puerta. —Leila: ¿Qué haces? —Lola: Que susto me diste —Leila: No fue mi intención, estás tan concentrada — Lola: Solo miraba a Juanse jugar con él bebe. — Leila: Hermana ¿ esa carita por qué ? —Lola: tengo un enredo en esta cabeza, que ni yo entiendo. — Leila: Hermosa solo escucha tu corazón, no te de miedo dejar salir lo que sientes, solo deja que fluya. —Lola: Eso se escucha genial, pero como hago para saber qué es lo que realmente siento. —Leila: Tú lo sabes en el fondo, solo que te da miedo dejarlo salir, por eso solo sigue a tu corazón, no tengas miedo hacer feliz, así que entra, ve a pasar tiempo con ese hombre maravilloso que tienes al lado, que muere por ti. —Lola: Gracias por eso, te quiero, siempre sabes cómo ayudarme, que haré cuando no estés, en un mes te nos casas. —Leila: Sabes que donde sea que esté siempre contarás conmigo. Leila se ha convertido en mi confidente y mi apoyo tal vez ella tenía razón yo sabía cuáles eran mis sentimientos, pero me daba miedo enfrentarlo. Continuará … 29/julio/2019 Autora: Patricia López Medellin Colombia Pagina :Como-Me-Gustaria-Qe-EscuchaRas-Lo-qe-Mi-Corazon-Te-Dice-A-GritOs- Todos los derecho reservados



Patricia Lopez

Editado: 16.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar