Love I. ♡ True Love; j.hs

10

Los rayos se desbordaban del amanecer, y caían levemente sobre mi rostro. Abrí lentamente mis párpados pero en esto, se tornaron pesados. Había sido a causa de todos los sollozos que había dado estos dos días. Era lunes y necesitaba ir al Instituto, pero mis ganas de hacerlo eran nulas. Era casi un hecho predecir que lloraría como las anteriores veces, ¿Qué me haría no hacerlo?

Por ello, cada mes los visitaba... No aguantaba estar cada semana donde ellos como lo había hecho en años anteriores... me hería a mi misma.

Terminé de despertarme y salí de la cama, me alisté con el respectivo uniforme que yacía a un lado de la silla y bajé a comer algo. Y eran tantas mis ganas de volver a llorar, que me decidí mejor no hacerlo. ¿De qué me serviría comer si no lo hiciese con gusto y satisfacción?

Recogí mi mochila y mis útiles, y los guardé tan sutilmente... de mi ya no se desprendía esa sensación de querer sonreír, por alguna razón esta vez era diferente. Mi corazón estaba más triste de lo normal, que ni siquiera el vago sentimiento del amor podría cambiarlo... o tal vez sí, pero ni siquiera me daba muchas ganas de pensarlo.

Salí de mi casa con la mochila detrás mío. Decidí caminar hacia el Instituto, tal vez me ayudaría en algo. El cielo estaba despejado y un deslumbrante sol estaba asomándose, sus rayos se burlaban de mí ante la situación que estaba sintiendo ahorita... O así yo lo veía.

Vi un par de golondrinas revoloteando divertidas alrededor de los árboles del parque de a lado, y sentí que ellas eran felices... ¿Y por qué? Porque tenían amor... De una u otra manera veía al amor más que un sentimiento... para mi era lo más preciado y bello que podía existir, ni siquiera se lo podía comparar con joyas o con cosas mundanas que equivaldrían a la riqueza... porque el amor no se lo compra, era algo tan grande que a una persona le puede llenar de gozo y de deleite su corazón... Pero, no se si decir lo mismo ahorita... Mis padres eran todo lo que tenía, y todo eso fue arrebatado por la súbita muerte que era tan sombría y cruel que no se compadecía de nadie. Sin darme cuenta, unas pequeñas lágrimas descendieron de mis ojos... ¿Por qué no me había sentido tan vulnerable y tan triste antes?

Todos estos pensamientos sobre aquel sentimiento, podrían ser desvanecidos como la espuma del mar a orilla de los granos de arena...

...

¿Por qué...? ¿Por qué de un momento a otro, me sentía así? Estaba en un mar de diversas emociones... y todas mezcladas... Hace algunas horas había llegado ya al salón de clase, y poco faltaba para salir al receso... Pero desde un principio, aquel chico me brindaba las más hermosas sonrisas que podía haber visto... sus facciones en su rostro eran las más bellas... Y que decir de su voz, su sonora voz se escuchaba cuando se reía. Él había tratado desde un principio animarme, puesto que me había visto decaída entrando al Instituto. Era algo tan lindo de su parte.

Sus cálidas sonrisas cada vez me animaban... aunque aún seguía una pequeña parte de mi triste y afligida, pero aquellas eran tan contagiosas que me animaban a hacerlo también a pesar de estar en las horas de clase haciendo bullicio hacia los profesores tutores.

—¡Cambia esa cara Young mi! No me gusta verte así —habló HoSeok haciendo un pequeño mohín en sus labios. Se lo veía chistoso de esa forma. Habíamos ya salido hacia el patio del Instituto por la hora del receso.

—Trataré —dije un poco animada, pero no lo suficiente... ya que había forzado una sonrisa en mis labios. De verdad no quería fingir eso...

—Young mi... Aún no me haz contado el porque de tu aflicción... ¿Por qué no me lo cuentas?

—Todo a su debido tiempo HoSeok, pero si te lo contaré... —suspiré con tristeza sin saber que más hacer.

Y sin previo aviso interfirió mi paso poniéndose al frente mío, llevó ambas manos suyas con delicadeza hacia mi rostro y las retuvo ahí. Y después de breves segundos, cogió mis pómulos y los estiró hacia arriba. Dolía un poco... Pero no pude evitar reír porque él también lo hacía.

—Sí, así me gusta verte. Sonríeme siempre Young mi.

Y dentro de mí algo se había removido, la calidez se había apoderado mi corazón y de todo mi ser... Con tan solo esas palabras, había hecho que me estremeciera por dentro. Este sentimiento... ¿De verdad era amor? Todo lo que sentía por él... todo era tan real, al principio sentía atracción y luego gusto... ¿Pero quién diría que lo terminaría amando de esta manera? ¿Esta persona era la indicada? Con razón que en tan poco tiempo había producido estos sentimientos casi de la nada...

Entonces lo que el día anterior había pensado... ¿Estaba bien? ¿No me había equivocado? No, no me había equivocado. Solo esa sería mi respuesta. Porque ahora estaba segura que él en verdad era mi primer y verdadero amor.

Y en medio de esto me había acordado del mensaje que me había escrito. Me separé avergonzada de él, mis mejillas estaban tan ruborizadas... las podía sentir.

"Lo que te había dicho antes... en verdad no era una broma..."

Claramente era una cita, pero si no le recordaba estaba bien... ¿verdad? Todo por la vergüenza que aún sentía.

...

 



KFarre

#622 en Fanfic
#3904 en Novela romántica

En el texto hay: amor, truelove, lovestory

Editado: 03.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar