Luke

Capítulo 10

Luke:

Nichole, Nichole es alguien de quien me debo de encargar en deshacerme de ella lo más pronto posible antes que destruya mi matrimonio con Emma. Ahora solo quiero ahorcarla y después estrangularla, consecutivo a eso le encajaría una estaca miles de veces al corazón.

Cuando Emma subió a darse una ducha creía que podía decirle que todo lo que dijo Nichole es una gran tontería. Pero cuando subí a la habitación me encontré con Emma, en sus manos había una carta que la quería esconder de mi, se le notaba en los ojos.

—¿Qué tienes ahí Emma? —pregunté.

Emma se quedó helada y mirando a mis ojos, esa carta tenía algo que ella no quería que yo viera, pero tenía que averiguar qué era.

Me acerqué a ella y Emma puso atrás de ella la carta.

—¿Qué tienes ahí Emma? —volví a preguntar.

—Es una sorpresa —susurró.

—¿Una sorpresa? —dudé.

—Si, te quería hacer una carta pero no quería que la vieras, es para tu cumpleaños —dijo algo nerviosa.

—Oh, lo siento, no era mi intención —me disculpé.

Sabía que Emma no podía ocultarme nada y jamás lo haría,esa tarjeta es para y no puedo esperar a verla y leerla, si es de ella debe de ser muy bonita.

De pronto escuché unas pequeñas gotas, volteé a ver hacia el baño y vi que el agua de la bañera se estaba cayendo. Cuando Emma vio eso se fue corriendo hacia la bañera para cerrar la llave.

—Oh no puede ser —exclamó Emma limpiando el suelo con unas toallas.

—Yo limpio eso, no te preocupes —dije tomando sus caderas para levantarla.

—No me di cuenta de lo que pasaba —dijo Emma mientras yo estaba limpiando el suelo.

—Ya pasó, y ya terminé de limpiar —hablé levantándome del suelo.

—Oye Luke ¿Puedes hacer la comida mientras que tomó una ducha? Te juro que en la noche yo hago de cenar —hizo un puchero.

Emma desde que es madre ha querido mejorar en todos los aspectos, ella no sabía casi nada de la gastronomía, pero ella aprendió mucho. Me he enamorado de ella perdidamente.

Cada cosa de ella es perfecta, su actitud es inigualable, su belleza es única, el amor que tiene es bello, su cuerpo es magnífico y toda ella es perfecta.

—No te preocupes por las dos cosas, yo lo haré, también te quiero decir que no voy a contratar a nadie más del personal y que despedí a todos —solté.

—Gracias Luke —me sonrió.

—No hay de qué princesa —reí.

—Ya ahora sal porque me quiero bañar —chilló.

—¿Y si nos bañamos juntos? —la atraje hacia mi.

—Luke —chilló.

—Tranquila —reí—. Te dejaré para que te bañes ¿Qué quieres comer? —pregunté.

—Lo que quieras —sonrío.

Le di un beso a Emma en su mejilla, ella se sonrojó mucho. Me gustaba que se sonrojara porque eso significa que le gusto y ella le gusta.

Me salí de la habitación para cocinar, pero cuando me salí estaban mis dos niños delante de la puerta con una gran sonrisa en sus rostros.

—¿Qué hacen los niños más traviesos del mundo aquí? —dije arrodillándome hasta llegar a su estatura.

—Tengo hambre —sonrío Emily.

—Igual yo —río Anthony.

—¿Me quieren ayudar a cocinar mientras su madre se baña? —pregunté.

—¿Por qué mami de baña? —cuestionó Emily.

—Porque huele feo —respondió Anthony.

Reí ante su comentario de Anthony. Estos pequeños siempre me hacen reír, más Anthony. Cargué a Emily y a Anthony en mis brazos para así llevarlos a la cocina.

—Papi verdad que mi mami no huele feo, siempre huele a flores –hablo Emily.

—Claro que no, tú madre siempre huele hermoso —aseguré.

—Entonces ¿Por qué mami se baña si nunca está sucia? —cuestionó Anthony.



Violett

#545 en Fantasía
#405 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, hombreslobo, amor

Editado: 06.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar