Mellizos: Un nuevo mundo.

2

Esa misma noche.. en la habitación de Octavio 
 


El joven doctor estaba recorriendo su habitación de un lugar a otro y en su mente estaba tomando pequeñas decisiones con respecto a la situación de los cautivos del programa, cerca de  su cama estaba una pequeña mesa que estaba repleto de botellas de cristal con distintos tipos de alcohol y saca de uno de ellos para depositar el líquido en un vaso; lo toma con cuidado. En su mente no podía entender el funcionamiento del mundo; por el simple hecho que las personas le  hagan daño a su prójimo. A ellos les importa utilizar los poderes psíquicos de los muchachos y ganar la guerra que no tiene sentido, a veces las cosas sin sentido ganan. El joven Octavio se sienta en su silla favorita y contempla la belleza de la noche; en donde piensa con sobria sabiduría sus decisiones no deben ser conocidas por la organización secreta y su proceder debe ser cuidadoso, en esa noche determina que no iba a ser parte de crímenes de guerra y que va a liberar a esos jóvenes y sobretodo a Hanna, en la que iba a huir con ella y su hermano.

A la mañana siguiente Octavio se levanta temprano y va a la cocina en donde estaba la sirvienta; que era una mujer joven que era muy alegre y con cierta jovialidad que se conocen desde pequeños, Octavio recuerda cuando ella tenía unos tres años y él como siete años; ella estaba al borde de un barranco, recuerda que resbala y cae al agua; en esa instancia ella no sabía nadar y Octavio la salva de la muerte. Desde ese momento nace su vocación de médico y de salvar vidas, aunque ahora no está en el trabajo ideal. En ese momento estaba preparando el desayuno para la familia Dankworth, y Octavio sonríe:

-                Buenos días.. señor Dankworth - dice la joven y Octavio le sonríe

-                Hola.. Kate - dice Octavio con una amistosa sonrisa - no me llames señor.. sólo dime Octavio que es mi nombre - la joven sonríe un poco y asiente con su cabeza

-               Está bien.. - dice Kate con una ligera sonrisa - Octavio.. - el joven sonríe por algunos minutos y se acerca a su amiga, para ver lo que esta preparando para el desayuno; que era un omelet con unas tostadas, un café ligeramente endulzado

-               Eso tiene un buen olor… - sonríe Octavio

-              ¿Le sirvo el desayuno? - pregunta Kate

-              Si.. - exclama Octavio y se nota muy nervioso su cuerpo temblaba, Kate lo mira fugazmente y nota su comportamiento, ella se acerca y le toca el hombro; el tacto genera un temblor mayor en el cuerpo de Octavio y Kate lo mira con compasión

-              ¿Qué ocurre algo? - pregunta Kate muy preocupada

-               No..No es nada - dice Octavio intentando de controlar su temblor y Kate lo mira con escepticismo

-                 De todos los años que nos conocemos.. - dice Kate tomando un respiro - jamás fuiste bueno para el engaño

-               De verdad Kate.. - dice Octavio evitando su mirada - no es nada..

-                Eso no es cierto.. - dice Kate tomando sus manos para que esté la miré y él mira a esos ojos grises que eran limpios, transparente y sin maldad - sólo dime que es lo que pasa..

-                No, puedo decirte - inquiere Octavio y se aparta de ella - me gustaría decirte, pero es peligroso

-              Pero te atormenta.. - dice Kate muy angustiada

-               Lo sé.. - dice Octavio - me voy a la pieza, no voy a desayunar con mi familia

-               Entonces.. ¿Vas a tomar en tu habitación? - pregunta Kate

-              Claro.. - sonríe Octavio y se retira a su habitación

A la misma hora, pero en el complejo..
 


Diego estaba durmiendo en esta silla y intercepta algo que no sabe. Pudo ver a alguien, a una mujer que era de su misma edad que decía:

-               Señores.. - dice la joven que no conocía - yo sé que no confían en nosotros y no los culparia.. los humanos somos criaturas que somos indomables, inferiores y muchos descalificativos.. tal vez lo merecemos - dice ella y continua - la naturaleza humana es propensa a la violencia y a muchos actos horrorosos.. algunas nacemos del dolor.. algunos los obligan a cometer los mayores horrores y no los dejan dormir en paz - mirando hacía el horizonte -  otras personas se les mueren sus padres y tienes que ver y sentir sus ruidos de agonía.. - tiene un semblante de tristeza - y de cierta manera entendí el significado de sufrir, pero hay personas que me importan.. ahora entiendo todo, hay personas que me importan;  por ellas estoy aquí y voy a salvar el universo para que ellas tengan un mañana.. No me importa si implica mi muerte.. ese se llama sacrificio, y sólo hago por ellas -  ella sonríe, y todos la miran en esa sala que era de una exquisita arquitectura; el primero que se levanta es un joven alto y de cabello rojo y que comienza a aplaudir con mucho orgullo; en el fondo siempre supo que ella se iba a ser la heroína que debió ser , después lo siguen los demás. Ella bajo del podio y todos la rodeados a hablar con ella, reyes, generales, diplomáticos que tenían interés en la humana llamada Melek
-              Señorita.. - dice un rey - mi pueblo muestra su lealtad y esta con usted 
-               Si.. - dicen todos y levantan sus gautas como símbolo de lealtad al Consejo y a Melek



Audrey Clark

#11858 en Otros
#805 en Novela histórica
#5380 en Thriller
#2202 en Suspenso

En el texto hay: historia, segundaguerramundial

Editado: 21.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar