Mellizos: Un nuevo mundo.

9

Estambul, Turquía, 1943
 

Bayezid esta en su habitación mirando por la ventana pensando en Francia y los vagos recuerdos de la hacienda que queda cerca de París. En ese momento Aras y Tolga a la habitación de forma silenciosa:

-          ¿Bayezid? - musita Tolga y él sigue su mirada en la ventana

-          BAYACETO.. - le grita Aras y esté recién los mira

-          ¿Qué les ocurre chicos? - pregunta Bayezid con curiosidad

-          ¿Estás preocupado por los tíos y la abuela? - musita Tolga

-            Un poco..- exclama Bayezid con tristeza antes los viejos recuerdos de las uvas y el olor del vino que elabora su familia materna desde la revolución francesa en 1789. Recuerda algunas cosas que le dice su abuela:

-              Bayezid mon petit-fils (Bayezid nieto mío)- dice la abuela en francés que ella  tiene unos cincuenta años y los está buscando en medio de la vid

-              Grand-mère (Abuela) - exclama Bayezid de unos cinco años de edad

-              Où es-tu, petit?(¿Dónde estás, pequeño?) - pregunta su abuela 
 


 

-            Je suis au milieu de la vigne, grand-mère (Estoy en medio de la vid, abuela) - dice Bayezid

-             Restez où vous êtes Bayezid..(Quédate en dónde estés Bayezid) - exclama la abuela mientras que los busca en donde le indica Bayezid y allí lo encuentra a un niño de cinco años de edad que tiene rasgos franceses e ingleses de sus antepasados que turcos, la madre de Bayezid era una joven de tez pálida de cabello liso y de color castaño oscuro, con ojos almendrados mezclados con una iris de color azules grisáceos y de rostro redondo, de nariz pequeña y muy delgada, de porte promedio. Los ojos infantiles que la observan con una cándida inocencia sonreían con una mirada brillante y trasparente; dentro de esa iris de color azules grisáceos y la voz infantil interrumpe:

-           Grand-mère (Abuela) - exclama Bayezid con una sonrisa en sus labios

-            Bayezid, nous devons rentrer à la maison pour que ta mère te donne de la nourriture et tu n'as pas à le porter (Bayezid tenemos que volver a casa para que tu madre te de la comida y no hay que agotarla ) - exclama la abuela

-               D'accord .. allons-y avec maman, mais tu dois me raconter l'histoire de la Révolution française et l'histoire de la ville avec Napoléon Bonaparte  (Está bien.. vamos con mamá, pero me tienes que contar la historia de la Revolución Francesa y la historia de la villa con Napoleón Bonaparte) - sonríe Bayezid

-                D'accord (Esta bien) - dice la abuela y el pequeño Bayezid toma la mano con una sonrisa y se va junto con su abuela a la hacienda.
Tolga y Aras miran con una ligera preocupación a Bayezid ante su eminente silencio y piensan que no es bueno lo que este pensando. Sus hermanos admiran a Bayezid, porque es un joven extraordinario, posee una inteligencia superior, es valiente, ellos piensan que su nombre Bayezid le hace el honor a su personalidad a todos los hombres, príncipe y sultanes que llevaron ese nombre, pero también puede ser una maldición; además era casi el único hermano, aparte de Karima que se parece a su bisabuelo que era un inglés muy astuto y vivaz. Bayezid tiene el cabello castaño oscuro al igual que su madre, sus ojos eran de forma redondos y medianamente abiertos con una iris de color azules grisáceos con un rostro pálido y de forma triangular invertido, de contextura delgada y elegante; a pesar de no tener una personalidad seductora; Bayezid cautiva a las mujeres por sus rasgos europeos sobretodo por el perfecto manejo del francés y del inglés británico y su voz varonil, también tiene una sonrisa cautivadora y sincera. Su rostro no era de un tonto y su aspecto era de un caballero inglés, con educación de un joven francés. En ese momento Tolga está hablando algo importante sobre la familia que vive en Francia, pero es interrumpido por algo que dice:

-            Grand-mére (Abuela)- musita Bayezid y sus hermanos lo miran con extrañeza

-            ¿Qué dijiste Bayezid? - pregunta Tolga

-            Recordé a la abuela.. - de repente cierra su boca nuevamente quedando en silencio

-           La abuela va a estar bien.. Bayaceto - dice Aras y Tolga piensa en algo:

-           Deberíamos salir a tomar un trago.. - dice Tolga

-            Es buena idea.. - exclama con alegría - así conocemos a algunas chicas

-            Eso sería bueno.. - dice Tolga y luego mira a Bayezid - ¿Vienes? - y Bayezid se da vuelta y dice:

-             No me interesa, pero vayan ustedes - sigue mirando al horizonte como si siquiera saber algo o buscando algo

-            Pero Bayaceto.. - dice Aras

-           Lo siento chicos, pero tengo que hacer cosas - dice Bayezid tocándole el hombro a sus hermanos y los lleva a la puerta para que salgan de su habitación - así que necesito descansar.. buenas  noches - cierra la puerta y los chicos se miran el uno al otro sin entender la actitud de Bayezid

-            Es un idiota.. ese chico  - dice Aras con un poco de rabia - además es el más guapo entre nosotros y no quiere ir a una fiesta en donde las chicas se vuelven locas por él, aparte de su lengua materna sabe francés e inglés británico y un poco de español; todo lo bueno del mundo el destino se lo dio a él

-            Aras tienes resentimiento hacia Bayezid, porque es el más amado de la abuela y de sus parientes, pero ya basta con tu rabia hacía el mundo - exclama enojado - además a lo mejor de verdad esta cansado.. Bayaceto esta muy cansado - dice Tolga - ¿No haz notado cuenta que ni sale?

-             Si, pero es joven - dice Aras - él se lo pierde, por idiota

Los jóvenes salen a una fiesta y Bayezid se queda leyendo un libro clásico de un escritor francés que escribía aventura y ciencia ficción llamado Julio Verne, su abuela se lo leía cuando era niño y lo recuerda:



Audrey Clark

#11948 en Otros
#799 en Novela histórica
#5446 en Thriller
#2243 en Suspenso

En el texto hay: historia, segundaguerramundial

Editado: 21.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar