Metalord Revolution

CAPITULO 202 HAYAT YUZQUELL

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

El contacto de Riha Sharpsteel con el brazo metálico de Rozuel desencadena la liberación de una onda de energía, haciendo que el cuerpo del propio Trotamundos y la Lupian sintieran como el aire mismo les pesara. Un mal presentimiento inunda al propio Roz.

 

—¡Riha!, ¡suéltame!, ¡es peligroso! -Le advierte su compañero.

 

—¡Puedo hacerlo!, ¡SOLO… UN POCO MÁS…! -Replica la semihumana negando el aviso de Roz.

 

La propia presión en el aire, era producto de una notoria concentración de partículas de mana en el ambiente, de repente el propio Rozuel es testigo de cómo esa misma presión desaparece. La misma se concentro en el punto del brazo metálico donde la carne y el metal hacían contacto, el eje central del éxito o el fracaso de la unión de estos y la obtención de un nuevo miembro.

 

—¿¡Que haces Riha!? -Pregunta un alarmado Rozuel.

 

—¡Confía en mí! -Le pidió su semihumana compañera.

 

Al escuchar su pedido, el propio Rozuel reflexionándolo unos meros segundos, le da su respuesta.

 

—Confió en ti, Riha.

 

—Gracias… -Una sonrisa se hace menester en el rostro de la Lupian.

 

Mana es transmitido de la mano de la Lupian que hacia contacto con el brazo metálico de Rozuel y llevado al propio miembro de metal, el esper pronto se da cuenta de las intenciones de Riha.

 

—“Me esta dando de su energía mágica, la inestabilidad en el propio mana está desapareciendo, permitiendo continuar con el procedimiento de unión, ¿pero de dónde saca Riha toda esa energía mágica?” -Un confuso Rozuel se preguntó.

 

Riha aun padecía un debilitamiento de mana, no había forma de que pudiera tener tal cantidad de reserva, la mirada atenta de Roz le hizo descubrir la respuesta a esa cuestión. En su mano restante (la izquierda), la Lupian hacia uso de un cristal de mana, absorbiendo la reserva mágica de esta a un ritmo veloz. Tal cristal debió haber sido entregado por Amira, para ser utilizados en caso de emergencia, nunca pensó que terminaría siendo utilizado tan pronto y en los propios dominios de la propietaria.

 

—“Riha, a este paso vas a…”

 

El cristal de mana se destruye y toda su energía pasa a la Lupian, quien, a su vez, lo transmite al brazo metálico de su compañero, una cegadora luz producto de la concentración de energía mágica se produce, encandilando a todos los presentes. Al recuperarse el sentido de la vista, todo había terminado.

 

El procedimiento culmina, el mana en el ambiente desaparece, la “unión” fue un éxito, carne y metal se hicieron uno sobre lo que alguna vez fue un muñón, hasta el propio Rozuel estaba incrédulo ante lo que veía.

 

—Lo… logre…

 

Una agotada Riha con la frente sudorosa comienzo a tambalear, colapsando de espalda al suelo, Crok acude en su ayuda y coloca una mano en su frente para examinar su temperatura.

 

—¡Está ardiendo en fiebre! -Notifico el hombre amazona con seriedad.

 

—Riha…

 

El esper intenta llegar a ella, pero su movilidad pronto se vuelve torpe y desequilibrada, teniendo que situarse contra la pared para mantenerse de pie, lo que sentía parecía un efecto secundario del “procedimiento”. Miro fijamente su nuevo brazo izquierdo, noto una conexión entre la “prótesis” y el collar negro donde yace Myldark, observando unas finas y delgadas líneas en su organismo que parecían imitar a un par de nervios de naturaleza mágica.

 

__________________________________________________________________

 

Al pasar unos minutos después, la Lupian es recogida y llevada por unos sirvientes de Amira.

 

—Estará bien, según parece sufre un severo agotamiento del tipo mágico -Concluyo Amira —Una consecuencia que se produce cuando el cuerpo tiene una cantidad muy reducida del mana mínimo en el cuerpo.

 

Pero no era todo, el cristal de mana hizo que la condición de la Lupian se hiciera peor, ella ya había sido expuesto a dos cristales en un periodo de hace pocos días, consumiéndolo y padeciendo en aquel entonces una “sobredosificación mágica”. Exponerse a cristales de mana muy seguido, puede provocar que el mismo objeto deposite en el cuerpo del usuario, restos de partículas de mana nocivas, pero no mortales, causando una considerable fatiga física y mágica sobre el organismo e incluso dolores desde leves, moderados o intensos.

 

—Con descanso y algunos brebajes alquímicos, se recuperará en unos días, o quizás una semana o dos -Fue el diagnostico dada por la propietaria.

 

El esper suspira con tranquilidad tras el alivio de saber que su compañera se podría recuperarse de tal perjudicial condición, asombrándole en parte el cómo la propietaria evaluó rápidamente su estado y dedujo el tratamiento que tendría para su recuperación.

 

—¿Cómo sabes lo que le ocurre? -Pregunto Rozuel.

 

—Ya lo he visto antes, hace un largo tiempo -Contesto Amira.

 

—A todo esto… ¿entonces funciono? -Pregunta Crok.

 

El hombre amazona, Amira y el propio herrero Demici Siagha observaron fijamente al nuevo brazo izquierdo de Rozuel. El esper entonces trato de moverlo, y este respondía a las ordenes de su mente, lo movía casi tan bien como si fuera uno autentico, a tal grado que esta “prótesis” fue más que solo un éxito.

 

—No me lo puedo creer… -El herrero hablo con estupefacción —Jamás he oído de una magia que pudiera conectar un brazo de metal al cuerpo para reemplazar uno perdido, los únicos con el privilegio de recuperar su miembro nuevamente, son aquellos con poderosas magias curativas y, aun así, no son resultados tan esplendidos como ese brazo tuyo, joven guerrero,



Sylar

#870 en Fantasía
#1028 en Otros
#74 en Aventura

En el texto hay: reencarnaciones, armas de fuego, magia y aventura

Editado: 05.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar