Metalord Revolution

CAPITULO 223 ENTREVISTA CON LA DEIDAD (Parte 1)

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

—“Eres tú, portador de la marca de Astado”.

 

Una luz me cegó por completo, cuando la Dalhani Aloduf Shuh´det, me brindo su poder mágico para convertirlo en PSI y usar “Materialización”, una angustiante percepción se manifiesta en mí, una voz inhumana me habla y una enigmática luz me priva temporalmente de mi visión. Mi vista se recupera en cuestión de segundos, pero me hallo a mi mismo en un sitio completamente diferente.

 

—¿Dónde diablos acabo de terminar?.

 

Un cielo surrealista totalmente purpura, un suelo arenoso rodeado de abundante vegetación, el lago en el centro señalaba a este sitio como un oasis, pero lo más llamativo e incluso ilógico, era ver una palmera situado en medio de ese Oasis sobre el agua, sus hojas eran de color purpura. Por si fuera poco, en frente de aquella extraña palmera, se encontraba una cama de púas que flotaba sobre el agua con alguien encima.

 

Un hombre yacía sentado en dicha cama de púas, con sus manos juntas y sus ojos cerrados daban a entender que meditaba, físicamente aquel individuo tenía una piel morena, cuerpo tonificado, tanto cabello como barba de color blanco. Llevaba únicamente un largo pantalón, sus pies estaban descalzo y sobre su frente denotaba un punto purpura.

 

—Bienvenido, hijo de Astado.

 

Aquel hombre me saludo, su voz sonaba extraña, como si dos voces hablaran a la vez, una suave y otra grave, al abrir sus ojos estos estaban completamente en blancos, no tenia pupilas, solo era de un color exacto.

 

—¿Tu eres…?

 

—Mi nombre es Erha, la mano guiadora de los Qusatjiat.

 

Erha, el dios de los Qusatjiat, ¿¡es este tipo!?, ¿¡acaso acabo de terminar en algún plano en frente de un dios en persona!?.

 

—¿Por qué me has llamado “hijo de Astado”? -Fue mi siguiente incógnita.

 

—¿De verdad quieres saber la respuesta?.

 

—Quedarme con la duda, solo sería más incómodo.

 

El tal Erha exclama en voz baja “ya veo”, cierra sus ojos un momento y luego vuelve a abrirlo.

 

—Hace muchos siglos atrás, un extraño fenómeno causo que varios dioses de Avalia terminaran encarnando en cuerpos mortales de carne y hueso, Astado fue uno de ellos -Revelo Erha.

 

¿¡Los dioses encarnaron al mundo mortal hace siglos!?, nunca jamás he leído sobre ello en alguna bibliografía o escuchado mencionar de alguien, ¿¡acaso tal secreto fue escondido del mundo entero!?.

 

—Los dioses encarnados en cuerpos mortales, entraron en guerra entre ellos, todos murieron, aunque regresaron a sus respetivos planos divinos -Relato Erha —Pero un dios, antes de su fin mortal, jugo un último truco, creo un poderoso hechizo sobre un punto especifico, para permitirle resucitar su encarnación física siglos después, aunque tal resurrección tenía un tiempo límite, un día entero y volvería a su plano divino, para nunca jamás tocar Avalia físicamente.

 

Por lo que entiendo, ¿dice que Astado (el dios de las bruja) dejo en Avalia un seguro para manifestarse tiempo después en nuestro mundo una ultima vez más?, pero… ¿dónde?, ¿cuál es el “punto especifico” que Astado escogió como su sitio para resurgir temporalmente de nuevo a nuestro plano?.

 

—El lugar que Astado escogió como el “punto especifico” de su resurrección temporal, fue aquel sitio que ahora es conocido como “Windaz”.

 

Tal revelación sacudió mi ser, ¿¡el mismismo Astado surgió en el pueblo de Windaz!?, ¿¡cuando… cuando fue que “resurgió”!?.

 

—Eso fue… ya hace trece años.

 

¡No podía creer lo que estaba escuchando!, ¿¡esto realmente tiene sentido!?, ¡es absurdo de solo pensarlo!, todas las pistas que esta tirando, ¿acaso me está diciendo que yo…?

 

—Astado encarno nuevamente su cuerpo físico hace treces años, en un pueblo llamado Windaz, allí conoció a una mujer, de la cual se enamoró, la repentina pasión de aquellos dos, dio como fruto meses después, el nacimiento de un hijo de aquella mujer -Conto el tal Erha —Dime joven, ¿sabes quién era ese niño?.

 

—¿Ese niño es…?... ¿ese niño es…?

 

—Si, ese niño era el único varón nacido en ese pueblo, ese niño demostró actitudes y cualidades más extraordinaria que nadie, ¿lo sientes joven? -Hizo una breve pausa —¿Sientes… como en tus venas corre algo inexplicable?, no te llame “Hijo de Astado” a la ligera, ya que tu eres realmente en carne y sangre propia…

 

—¿Su… hijo…?

 

—Si, nuevamente te saludo, “Hijo de Astado”, dime, ¿cómo te sientes al descubrir el origen de tu verdadero padre?.

 

Estaba atónito, me costaba creer que tales declaraciones fueran ciertas, ¿¡yo el hijo del dios de las brujas!?, la sola mención era una broma de mal gusto, pero… viniendo tal verdad en boca de un dios lejano a mis tierras. Que el dios de los Qusatjiat me lo contase, que tal revelación me llegase a mis oídos aquí, me siento emocionalmente confuso, puede que alguna vez me halla planteado y puesto en duda sobre la identidad de mi padre, más nunca le di más importancia de la necesaria, y ahora esto…

 

—¿Cómo es que…?... ¿eh?...

 

Mire repentinamente al dios cara a cara, note como esta tenía inflado sus mejillas, como si aguantara la respiración, pronto abre la boca y una fuerte carcajada se hace resonar en todo el lugar.

 

—¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!...

 

Se reía tan fuerte, que llevo sus manos a su estómago como si le doliera, las lágrimas salían de sus ojos blancos, este tipo estaba llorando de la risa, llevo con dicha carcajada por alrededor de casi 1 minuto, entonces me di cuenta…

 

—Acaso todo lo que dijiste… ¿¡ERA UNA JODIDA BROMA!? -Exclame indignado.



Sylar

#865 en Fantasía
#1056 en Otros
#72 en Aventura

En el texto hay: reencarnaciones, armas de fuego, magia y aventura

Editado: 05.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar