Metalord Revolution

CAPITULO 9 RENCOR DEL CORAZÓN

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

El tiempo se remota a un siglo atrás, Windaz es atacado por una imparable abominación de varios metros de altura, ni el poder de la Eldar de aquel entonces y sus leales brujas podían hacer frente a tal amenaza, todo parecía estar perdido para el pueblo.

 

Pronto una veloz figura pasa por encima de las brujas y con un solo ataque destruye al formidable monstruo, el responsable se muestra como un héroe de reluciente armadura mágica y una larga como ancha espada encantada, ante la Eldar se presentó como un mago de la espada procedente de tierras lejanas que imploro por su atención para pedir humildemente un importante favor, ante la demostración de sus extraordinarios poderes no dudo en escucharlo.

 

Con su mano el héroe se atraviesa el pecho retirando de su interior un huevo dorado adornada con una piedra preciosa de color morado en la punta a la cual entrega a la Eldar.

 

—“Por favor acepta este artefacto, protégelo, un enigmático poder duerme en su interior, algún día este poder traerá la salvación o la destrucción de este mundo” –Fueron sus últimas palabras.

 

Su cuerpo empezó a partirse en cientos de fragmentos flotantes que desaparecen sin dejar rastro alguno de su existencia, la Eldar abraza con aprecio el regalo del héroe y promete cumplir su voluntad. Esa era la historia.

 

La actual Eldar, Sara Dorbo, es la descendiente de la anterior, heredando la responsabilidad de proteger a su pueblo y la promesa del héroe que su antecesora conoció.

 

—Este es el mayor secreto de Windaz que solo pocos conocen, si el mundo se enterara de su existencia quien sabe si las más viles figuras vendrían por el huevo dorado –Dijo la Eldar.

 

—Si es un objeto muy importante y el asalto de los forajidos de Lars no es mera coincidencia, ¿dices que es posible que ellos estuvieran tras este artefacto? –Pregunte detenidamente.

 

—Sí, es lo más posible.

 

Tiene su lógica, incluso mirando detenidamente el objeto sentía una leve cantidad de poder mágico sobre esta, uno pensaría a simple vista que su auténtico valor vendría de su lado material, pero tratándose de un artefacto antiguo no me extrañaría que ocultara un tremendo poder capaz de desatar un desastre de proporciones bíblicas, en Avalia y con la magia todo era posible en mi criterio.

 

— ¿Por qué confiar tal verdad en alguien como yo?, a alguien incapaz de empuñar la magia o que desiste en venerar a su dios –Manifesté yo.

 

—Cada quien es dueño de creer o no en las doctrinas religiosas de Windaz, pero es obligatorio respetar las creencias del pueblo y no insultarla –Explico Naya —Sin embargo no puedo objetar mucho en el caso de la magia, Windaz nunca ha tenido habitantes no mago permanentes, todos con esa particularidad eran extranjero que llegaron aquí como visitantes, algunos tentados por brujas desesperadas por engendrar hijos y otros eran comerciantes ambulantes o aventureros que pasaron por aquí para reposar y marcharse al poco tiempo.

 

— ¡Naya!, no deberías ser tan detallada con eso último, es solo un niño –Comento la bruja líder.

 

—Conozco más de lo necesario acerca de la reproducción sexual, no necesitan ponerse quisquilloso conmigo –Opine haciendo que ambas se sonrojaran un poco —Mas importante, ¿tan impactante es un niño nacido del vientre de una bruja?.

 

—En toda la larga historia de Windaz… eres el primero.

 

Las brujas no les tienen mucha confianza a los forasteros, sobre todo a los hombres, pero ellos son necesarios para su sociedad con el fin de prevalecer su pueblo, por lo que incluso hay quienes tienen permitido vivir aquí en compañía de alguna bruja como su pareja y son aceptados por todas, sin embargo mi existencia es un fenómeno.

 

Todo varón nacido de una bruja no hereda la magia, eso es un hecho, incluso si el padre es un mago el resultado es el mismo, fue entonces que cuando nací y este fue mi destino, a causa de mis rasgos era un extranjero a sus ojos, volviéndome en lo que más desconfiaban y al tenerme entre ellas no como un visitante sino como un habitante, no toleraban mí presencia, entonces una cuestión sencilla se formuló entre ellas; “¿Por qué debo tratarlo como a uno de los nuestros a ese extranjero?”.

 

Ningún habitante de Windaz es un no mago, incluso los pocos hombres que hay pueden ejercerla aunque no al nivel de una bruja, pero basta para ser tratados como un habitante y no un forastero.

 

—Varones nacidos de brujas… considerados forasteros, esa es la cruda explicación de lo que soy –Dije en voz alta poniéndome a reír con cierto tono histérico hasta calmarme —Perdón por eso, es que me parece una excusa tan estúpida y trillada, me recuerda a un relato infantil de un libro titulado “Grog el rojo”, trataba sobre un pueblo en el que habitaban personas de piel azul y un día en su comunidad nace alguien con piel roja llamado Grog y a consecuencia de su aspecto es tratado como un marginado, todo a causa de juzgarlo por ese superficial defecto. Como sea, si es todo entonces me retiro para irme a dormir, prometo no decir nada sobre el huevo.



Sylar

#879 en Fantasía
#1041 en Otros
#77 en Aventura

En el texto hay: reencarnaciones, armas de fuego, magia y aventura

Editado: 13.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar