Metalord Revolution

CAPITULO 142 CONFRONTA A LA IAC

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Con un tamaño de 13 a 14 metros y 83 centímetros de diámetro, se hallaba un auténtico misil balístico con el estandarte de le Unión Soviética. Tal creación bélica, si conseguir crear un ejército de golem ciborg ya era bastante perplejo, ver esto me hacía dudar de mi propia cordura, ¿cómo podría construir tal armamento en una época que apenas va por su periodo medieval?.

 

Incluso con la existencia de la magia, hay límites para los usuarios que la manipulan en lo que respeta a la creación de artículos que utilizan dicha fuente de energía. Pero ante mí, soy testigo de una autentica arma moderna de mi tierra natal, fabricado en este mundo de fantasía.

 

— ¿No es… esa vara gigante que mostraba ese plano? –Dice Creik con interés al ver el misil.

 

— ¿Qué es esa cosa?, ¿dices que es una vara?, ningún mago podría cargar eso a no ser que fuera un gigante –Opino la Sargaria.

 

—Tampoco entiendo su propósito.

 

Ninguno de los dos mostraba el mismo asombro que yo, era de esperarse que vieran tal arma con ojos desconocidos, pues si supieran de lo que esa “vara” es capaz de hacer, quedarían boquiabiertos y con un escalofrió recorriendo su columna.

 

—“Esto que vez, es una obra genuina, todo gracias a mi ingenio avanzado y superior” –Alago el IAC su propio ego.

 

— ¡Muéstrate y lucha maldito! –Le reta Tayra a dar la cara.

 

Una especie de compuerta se abre sobre el techo, el ancho y largo de esta determinada que algo de gigantesco tamaño saldría de allí. Mi deducción fue certera, un torso gigante mecánico de casi 16 metros de altura aterriza en el suelo, carecía de una cabeza y contaba con dos fornidos brazos.

 

Numerosos tubos metálicos de grueso tamaño procedente de donde cayó, estaban conectado en varias partes de su cuerpo, se podía sentir magia emanar de ellas alimentándole. Acto seguido, los tubos se desconectan y el torso comienzan a moverse, la parte inferior se engancha al suelo por medio de un conjunto de estacas.

 

—“Lidiar con ustedes, me permitirá comprobar la eficacia de mi proyecto AVATAR, mi propio cuerpo móvil, aun es un prototipo, pero nunca está de más realizar pruebas de practica” –Expreso la IAC.

 

Sobre el pecho del gigante, se hallaba pegado un golem de tamaño normal, o mejor dicho el torso de uno que carecía de brazos y piernas, con solo una cabeza cuyo único ojo artificial emitía una luz del color morado, con un inmenso cristal Navum con la forma de un cono pegado sobre el pecho de este, a su espalda se observan dos tubos largos cilíndrico.

 

La imagen de una cara surge del cristal con forma de cono, mostrando el rostro de un humano calvo, era la cara de Pirer y aquello su cuerpo principal. Como había dicho, se mostró ante nosotros y lo hizo, exhibiendo otra de sus creaciones, uno que cumplía la función primordial de ser su medio en el futuro de desplazamiento en el exterior, evidentemente no pensaba quedarse en este sitio por siempre.

 

—“Heme aquí, yo soy PIRER, una existencia más allá de humanos y semihumanos, una superior a todo ser orgánico, el mundo será testigo de mi gran ingenio e intelecto y ustedes tres serán los primeros en probar el yugo de mi poderío, una muestra de mi fuerza para todos los inepto barbáricos que osen desafiarme a mí y a la madre patria”.

 

Tanto el Enano como la Sargaria estaban atónicos, de ver que la mente maestra de todo esto, bajo su perspectiva, era un “golem” consciente, pues el concepto de IA aún era ajena para ellos y todos en Avalia.

 

—Un golem… ¿qué habla y se comporta como una persona de carne y hueso? –Manifiesta su perplejidad el Enano tanto en lo verbal como en su rostro.

 

— ¿Es alguna clase de monstruo mágico golem? –Reacciona entre dudas la semihumana.

 

—“Su ignorancia me ofende, no soy un monstruo ni un golem, yo soy PIRER, una inteligencia absoluta que supera en creces al mismo hombre o a todo ser consciente de este primitivo y bárbaro mundo y pronto seré el regente absoluto de Avalia”

 

—Hmmm… entonces tienes en mente comprometer la tranquilidad de Nagret, no te permitiré que atentes contra mi reino natal –El Enano sujeta fuerte su hacha doble al declarar esas palabras.

 

—Seas o lo que seas, acabare contigo, ¡no te perdonare por las atrocidades y las vidas arrebatadas de la gente de mi Dolafh! –La semihumana gruñe con su arma apuntando a la IAC.

 

—“Los prisioneros se hallan cruzando aquella puerta” –Señala con uno de sus brazos artificiales.

 

Una puerta blanca doble daba con una sala que según la maquina consciente, se encontraban las celdas y los presos que la ocupaban. Una barrera de Navum impedía cruzarlo, como las anteriores, tenía la suficiente resistencia para soportar disparos de mis armas de fuego.



Sylar

#1413 en Fantasía
#1749 en Otros
#149 en Aventura

En el texto hay: reencarnaciones, armas de fuego, magia y aventura

Editado: 05.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar