Mi Acosador

Cap #1

-1-

Desperté sobresaltada había tenido una pesadilla, con mi mano en el  pecho trate de respirar con tranquilidad, baje de la cama para ir al baño, pero al moverme sentí un leve dolor en el vientre, hay dios mi periodo eso solo era muestra que en breve iba a fastidiarme, luego de hacer mis necesidades me lave las manos, ya no tenía sueño, esa pesadilla había mandado al carajo mi descanso, eran las tres de la madrugada, mis pastillas ayudaran con eso.

Abrí el neceser y saque un par de pastillas para volver a la cama pero al ver a través del espejo él estaba ahí, un hombre alto, de unos cuarenta años bien conservado con una cicatriz en su nariz y unos ojos negros que causaban terror, gire y ya lo tenía cerca mío, sus manos abarcaban todo mi rostro, el miedo me hizo su presa y no supe qué hacer.

-Eres mía, siempre sera asi- unas terribles ganas de vomitar me invadieron cuando sentí sus labios contra los míos y su lengua abriéndose paso al interior de mi boca, sus manos bajaron hasta mis caderas intentando bajar mi short de dormir, trate de apartarlo de mí con desesperación, ¡No otra vez!- recuérdalo tú me perteneces Gaby- odiaba escuchar ese diminutivo de mi nombre, sus labios bajaron por mi cuello dejando un rastro de saliva a su paso no lo soporte más.

-Dejame, sueltame- le grite, no sabía si alguien vendría a mi rescate pero no dejaría de luchar- no me toques…

-Gabriela… Gabriela despierta- abrí los ojos y lo primero que vi fue el rostro preocupado de Josh, he inmediatamente lo abrace sintiéndome a salvo- solo fue una pesadilla, tranquila ya estoy aqui- decia mientras acariciaba mi espalda y besaba mi cabeza, era un buen hermano.

-¿Hasta cuando Josh?- no me habia dado cuenta hasta que escuche mi voz entre cortada que había llorado, pues la camisa de Josh estaba húmeda de mis lágrimas- son tan reales.

-Verás que con el tiempo lo superaremos juntos pimientita- sonreí al escucharlo llamarme como lo hacían mis padres.

-Josh han pasado dos años, ¿Cuánto tiempo más me atormentará en sueños?- habían pasado dos años desde aquel incidente donde mi vida cambio, pero aun me sentia esa chica atemorizada de diecisiete años.

-Lo siento hermanita, creeme que si pudiera cambiar las cosas lo haría.

-Duermes conmigo, Porfavor.

-Claro que sí pimienta- mi hermano se acomodo en la cama y yo a su lado me sentía protegida, después de lo que vivi ese dia me volvi un poco dependiente de él. Ese episodio de mi vida es algo que nunca olvidaré, que siempre me perseguirá aunque haga lo que haga, mi psicóloga dice que tengo que perdonar, pero esque no se cómo, fueron solo seis horas de mi vida, pero fueron las seis horas más eternas, más terrible que pudiera haber pasado, y aunque el causante de mis pesadilla ya no estaba en este mundo, no dejaba de atormentarme.

Vivía en un estado de alerta constante, en un terror abrumante, me aislé de todos pues en el único que confiaba era en mi hermano, fue él junto con uno de sus amigos que trabajaba para el gobieno, que me rescato, claro valiéndose de su puesto laboral, la vida después de ese incidente no volvió hacer la misma, aleje a todos a los que les importaba mis amigos, mi novio, nadie lo entendió pues nadie se dio cuenta de lo que pasó, mi hermano supo cubrir la muerte de ese tipo y lo sucedido en ese casa infernal.

-¿Que hace el aqui?- Ryan levantó la vista de su desayuno para observarme y sonreir sarcástico, rodee los ojos pues era fastidioso tener lo merodeando en casa, tanto él como los que con el siempre venían- Josh dijistes que no volvería, sabes lo que paso la ultima vez que estuvo aquí.

-Preciosa dime que no te gusto la vista…

-Esta casa no es un burdel- él sonrió como recordando justo el momento en que lo encontré como su madre lo parió en este mundo- aj además ese tipa estaba loca…

-Cómo querías que reaccionara si la trataste como una cualquiera- le lance la peor de mis miradas, claro que es una cualquiera- vale pero todos merecen respeto- contestó al ver mi mirada.

-Estabas cogiendo en media sala, lo que hacían debe de ser penado por la ley- su carcajada sonó en todo la cocina, Josh le dio una hostia detrás de la cabeza.

-Ya me he disculpado antes pero lo siento, tu hermano me dijo que tu no estarias, y bueno Michell me llamo y una cosa llevó a la otra y.. 

-Ok ok no me cuentes tu vida lujuriosa, que no me interesa- paso de este que lo único para lo que existe es para jorobarme la existencia- Josh hoy haré doble turno- comunique a mi hermano- por dicha- continúe mientras veía a Ryan comer con una estúpida sonrisa, él conocía mi aversión por el, bueno no solo por él, por todo lo que tuviera un pene entre las piernas a excepción de mi hermano.



Titon

#18542 en Novela romántica
#11965 en Otros
#1798 en Humor

En el texto hay: risas, celos, amor

Editado: 20.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar