Mi Acosador

Cap #7

-7-

-Un café y un postre tres leches para la mesa dos, y una batido de moras para la cinco- sonreí y me dispuse a preparar los pedidos, me gustaba mi trabajo, mi día se pasaba rápido gracias a lo distraída que me encontraba, pues me sumergia en cada pedido dejando lo mejor de mi.

En un momento mientras estudiaba en la secundaria había querido hacer una carrera de relaciones internacionales pero no ahora, ahora solo quería pasar desapercibida.

-Listo mesa dos y cinco- por el rabillo del ojo pude ver a Carla haciendo señas para llamar mi atención para ir a la pequeña bodega del local.

-Mira esta ésta actividad por la tarde, se que tu turno termina a las dos pero te necesito, estarás tras la barra, no habrá nada de decoración, será una sorpresa, solo espero que la chica no se raje cuando él le pida matrimonio eso si seria un asco.

Podía ver lo hermoso del amor, eso de compartir cada momento importante de sus vidas, de apoyarse mutuamente, de encontrar esa persona que hace tu vida especial, tu alma gemela, tu opuesto.

Acepte pues no tenia nada mas importante que hacer, blacksy igual seguiria comiendo, defecando y miando por donde se le dé la gana, apesar de tener un arenero, en mi presencia y en mi ausencia por lo que quería trabajar un poco más.

Llegaron dos chicas con un cartel grande que decía, ¿TE CASARÍAS CONMIGO? EL BOMBÓN CHUPADO escrito en unas hermosas letras, las chicas entre risas decían que era una broma de pareja.

-Puedes por favor servir a la mesa cuando vengan?- pregunto, Carla saliendo de la cocina con restos de papaya, banana, yogur y avena en medio cuerpo, negué con la cabeza, mientras cerraba la caja, yo estaría tras la barra-por favor, este era mi uniforme de repuesto, y el otro está mugroso lo sabes, por favor- dijo mientras juntaba sus manos en súplica.

-Te presto mi uniforme- sonrió de lado- a mi me queda un poco grande.

-Te tendria que quedar nadando en tu cuerpo para que a mi me pueda entrar, nada es igual después del primer hijo- decía pasando su mano por el desastre en su camisa, la campanilla de la puerta se escuchó y Carla se agobio- Oh por dios llegaron antes, ¿Que hago que hago? tendré que salir así- se asomo por la puerta- oh qué mal primera impresión-se veía realmente desesperada, no podía no hacer nada, quería ayudarla pero esque se me dificulta, el interactuar con otras personas. “pequeñas batallas” me dije a mi misma, tenía que ganar pequeñas batallas, todo estaba bajo control.

-Esta bien… esta bien yo servire, yo lo haré- decía más para mi que para Carla, necesitaba creer lo que decía.

-Gracias gracias gracias, te debo una enorme, ahora ve ahí y atiende la mesa- me tomó de los hombros y guió a la puerta- mientras llamaré a un tecnico para que arregle la licuadora.

-Hola buenas tardes- dije mientras buscaba la libreta en mi mandil, en la que anotar- yo sere su mesera.

-¿Gabriela?- levante la vista hasta el chico y justo ahi, ese momento en el que sabes que nada puede salir bien, y que por más que mentalices que todo está bien, no lo esta, era justo ahora- si eres tu, Dios cuánto tiempo sin verte- dijo Roberto mientras se ponía de pie, para luego dejar un beso en mi mejillas- cariño ¿Te acuerdas de Gabriela?- aparte mis ojos de él para ver a Heather, con la que había estudiado toda la secundaria y a la que nunca le caí bien.

-Claro que me acuerdo, fue tu novia casi toda la secundaria- conocía ese tono, pues siempre me hablo asi, queria dar media vuelta e irme, pero no podia, tenia que ser fuerte.

-¿Van a pedir algo?- Roberto tomó asiento visiblemente confundido, mientras asentía.

-Una bebida de dieta y un sándwich de pan integral porfavor- pidió Heather con una sonrisa más falsa que sus pestañas, asentí mientras tomaba nota.

-¿Que me recomiendas?- preguntó Roberto mientras sonreía.

-El batido de dia es el de moras con helado de chicle y yogur de fresa, es una explosión de sabores- susurre repitiendo las mismas palabras que había escuchado a los meseros todo los dia.

-Perfecto- contestó Roberto, mientras cerraba el menú- el batido de moras será, y algo mas para picar... lo dejo a tu criterio, sorpréndeme.- termine de apuntar y luego sali derecho a la cocina.

-No puedo- fue lo primero que dije cuanto traspase las puertas, abatibles.

-Si puedes lo hicistes bien- me alentó Carla.

-necesito ayuda con las otras mesas- dijo Sofía entrando con una bandeja de trastos sucios, pero al ver a carla, soltó una carcajada- pero que te paso mujer, ¿Quien te vomito encima?

Lleve el pedido de la única mesa que atendía, y Heather dolor de culo comenzó a quejarse, primero que la bebida no estaba suficientemente fría, que le llevará más hielo, luego que su sándwich sabía mal, que lo cambiara, y asi mientras hacía comentarios de lo más molestos. ¿A qué hora le pediría matrimonio? Ya quería que esto se terminara.

-Esto esta feo según ella- Carla rodó los ojos en señal de exasperación, lo que me causo risa.

-Compadezco a Rob no sabe en lo que se está metiendo- dije mientras buscaba los ingredientes para ayudar, al chico de la cocina, pues no solo tenía que preparar lo de mi mesa, pues había más clientes.



Titon

#18573 en Novela romántica
#11979 en Otros
#1803 en Humor

En el texto hay: risas, celos, amor

Editado: 20.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar