Mi Acosador

Cap #12

Cuando las camionetas se detuvo, sabía que no estaban lejos de donde los habían interceptado, y por la presión debían de estar en alguna cochera subterránea, lo bajaron entre dos tomándolo de los brazos amarrados en su espalda, le quitaron el costal y al fin pudo ver a quien tenía enfrente, sin embargo no tenía de qué preocuparse.

-Tanto tiempo- dijo el hombre trajeado frente a él, mientras tomaba de su trago al momento que otro hombre llegaba con Gabriela, quien sollozaba sin control.

-Sueltala- gruño Ryan lanzando misiles con la mirada al tipo que sujetaba a Gabriela, con un movimiento de cabeza del hombre con traje, el otro la soltó, Gabriela cayó al suelo temblando de miedo- ¿Vas a ordenar que me suelten o no?

-Desatenlos- ordenó el hombre, en cuanto le soltaron Ryan se acercó a Gabriela para abrazarla.

-Tranquila pitufina todo estará bien, tranquila-Gabriela se refugió en sus brazos, enterrando su cara en su pecho sintiéndose segura aunque ni siquiera sabía dónde estaba, el hecho que Ryan estuviera ahí hacia la diferencia.

-Ya dejen eso para el hotel, ya conoces a Jamil mi mano derecha- señalo al tipo que los había llevado hasta ahí.

-Que quieres Killian- escupió Ryan, no esque le odiara era simplemente que no veía el motivo de asustar a Gabriela, o su presencia en ese lugar.

-Relajate amigo… Relajate Ryan- se corrigió cuando vio la dura mirada de Ryan- por los viejos tiempos- dijo arrojando una carpeta sobre la mesa- ese es tu siguiente trabajo, no lo tomes, déjaselo a otro.

Ryan se acercó a la mesa para echar un vistazo al documento, era la información de un importante Ruso que había hecho negocios con narcotraficantes, redes de Contrabando, y tráfico de mujeres jóvenes, y que ahora que había caído un juicio de grandes proporciones se abría sobre el, el era la pieza principal para hacer caer a muchos que estaban en la mira pero que por falta de evidencia no se les podía tocar.

-Si me lo asignan lo aceptaré, ¿Como tienes esta información?

-No eres el único que hace bien su trabajo- los hombres que los había llevado desaparecieron dejando solos- no tomes ese trabajo hay muchos que están dispuestos a matar a media rusia solo por silenciarlo para siempre y creeme cuando te digo que ahora mismo su cabeza tiene un alto precio para el que la lleve hasta la persona correcta, Tu debes de ser Gabriela- Killian repaso de arriba abajo a gabriela, algo que alertó a Ryan.

-Me gustan los retos, y si eso era todo me voy.

-Actúa bajo tu responsabilidad yo ya cumpli con advertirte- contesto killan centrando toda su atención en Ryan quien observó los documentos en sus manos era una gran decisión pero sabía que el tipo frente a él no se andaba con jueguecitos.

-¿Tú quieres su cabeza?.

-Si así fuera ya la tendría lo sabes, pero imagino sabes que tengo negocios en ese país por lo que si eso es una amenaza lo eliminare y preferiría que no estuvieras en el medio.

-Bien- dijo cerrando la carpeta y tirándola sobre la mesa, Killian se movió acercándose a Gabriela quien estaba completamente asustada, tocando y perfilando sus uñas perfectamente cortadas.

-Me dio gusto conocerte… Gabriela- dijo Killian al acercarse tomando una de sus manos para llevarla a sus labios sin apartar su mirada de la de Gabriela quien había contenido la respiración, ella solo asintió haciendo una mueca de sonrisa- Jamil muestrales la salida, por cierto Ryan, Drew te manda saludes-Ryan lo fulmino con la mirada pues su relación con Drew no era amistosa- nos estamos viendo preciosa- dijo Kilian, ganándose un gruñido de parte de Ryan, se acercó más Gabriela para darle un beso en la mejilla permaneciendo ahí por un momento.

-Killian alejate- unas roncas carcajadas retumbaron en el lugar.

-Tranquilo ultimamente he sentido cierta debilidad por las pelirrojas salvajes- le guiño el ojo a Gabriela para luego subir por unas escaleras enormes a un lado de la estancia.

-¿Si sabes que es rubia teñida?- Killian solo se encogió de hombros sin voltear.

Gabriela no emitió ni una palabra en todo el camino, estaba tensa, y aunque él trataba de aligerar el ambiente nada funcionaba. 

Colombia

Luis salió de la cabaña con la furia instalada en su rostro, sacó un pañuelo del bolsillo trasero de su pantalón para limpiarse la saliva que la maldita muchachita le había escupido en la cara, pero se las iba a cobrar caro, eso sin duda.

-El jefe está en la línea- dijo uno de los hombres que andaban con él dándole un gran aparato con una antena.

-Diga- escuchó atentamente las instrucciones del hombre al otro lado de la línea- ahi estare, yo veré que todo vaya en orden, quedate tranquilo.

Colgó la llamada, y se guardó el pañuelo, fijando la mirada al frente recordando justo el momento en el que perdió todo, tenía todo planeado pero la perra de su hermana lo echo aperder, pero ahora que sabía de su paradero después de varios años buscandola y como doblegarla lo haría, ella tenía que pagar por todo lo que tuvo que pasar por su culpa, por ser egoísta.

-Luis ¿Qué hacemos?

-Hazle llegar a Bella- dijo con desdén recordando el nombre con el que se hacía llamar su hermana-el paquete y vigilen a Daniela, no quiero consideraciones, nada de caprichitos, no quiere comer, que no coma, es más permanecerá atada, no quiero consideraciones de ningún tipo. Esa puta se va a arrepentir de haber huido de mí, lo que pase con la protegida de mi hermana será su responsabilidad.

-Y con los otros?.

-Por el momento nada, seguiremos de largo sus movimientos hasta que los tengamos donde los quiero. Mientras tenemos que ir a ver un cargamento llegan por la noche tenemos que estar antes, avisales a los chicos- le regreso el teléfono al chico viendo como se reunía con el resto.

-Ryan te voy a quitar lo que mas quieres, voy hacer de tu vida un infierno- dijo cuando el hombre se fue, mientras caminaba hacia las camionetas. 



Titon

#18571 en Novela romántica
#11980 en Otros
#1803 en Humor

En el texto hay: risas, celos, amor

Editado: 20.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar