Mi Convicción

CAPÍTULO 7- FORMATEANDO NUESTRA VIDA

“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí”

Salmos 51:10 (RVR 1960)

 

Antes de iniciar vamos a definir dos conceptos. Formato y formatear.

Formato: Conjunto de características ya sea en los aspectos de forma o apariencia que se emplean para distinguir una cosa de otra. Un formato también puede ser una estructura, un esquema o un modelo.

Formatear: es dar forma, esto implica hacer un borrado total, es decir restaurar todo a su estado inicial y empezar de cero.

El ser humano contiene el procesador más perfecto creado en la historia, y ese es el cerebro, este órgano es capaz de almacenar, procesar y analizar cualquier información. Démonos cuenta de que somos una de las más grandes obras de arte creadas por Dios en todo el universo.

Se dice que el cerebro controla funciones vitales como el ritmo cardíaco, digestión, respiración y la presión arterial y se conecta con el resto del cuerpo mediante la médula espinal. El cerebro es un controlador instalado en tu cuerpo.

Todos nacemos con una serie de características y cualidades que nos diferencian, que nos hacen seres particulares, únicos; es decir, nacemos con un formato. Pero el formato con el que nacemos está expuesto a cambios ya sean buenos o malos, así que nuestro formato puede ser modificado. Pero a lo largo de la vida muchas veces el formato que tenemos se corrompe o por así decirlo nos llenamos de virus. Y estos virus nos hacen funcionar mal, es decir no actuamos conforme al propósito con el que Dios nos diseñó.

Es por eso que Dios quiere formatear nuestra vida, es decir hacer un borrado total para restaurarnos y empezar desde cero, si es que andamos en pecado.

Veamos cual es el tipo de formato que Dios le quiere dar a nuestra vida:

 

Formato de campeones

A lo largo de toda la Biblia nos encontramos con una gran serie de personajes que hicieron grandes cosa, personajes que dejaron que Dios les pusiera un formato distinto al de los demás, un formato que los hizo hacerse distinguir entre muchos, tenían un formato de campeones.

No tenían miedo al fracaso, porque sabían en quien habían confiado, y en quien ellos habían confiado puso en su sangre un deseo de triunfo, un deseo de victoria y valentía.

Entre esos personajes podemos mencionar a:

David, él se enfrentó a un gigante y lo venció porque Dios estaba con él.

Dios quiere darte ese formato a ti. Todos nosotros hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, ¿Tenemos un Dios que no triunfa?, no. Pues entonces por el hecho de estar hechos a imagen y semejanza de Dios, nosotros también podemos triunfar.

Nosotros podemos llegar hacer grandes cosas, podemos llegar muy alto cuando ponemos nuestra total confianza en Dios y permitimos que Él nos dé ese formato de campeones que necesitamos.

En muchas ocasiones nos equivocamos de formato y me refiero a que ponemos la mirada en alguien que nos agrada, empezamos a ver cómo trabaja, las cosas que logra y nos olvidamos que al igual que nosotros sólo es un simple mortal y lo triste es cuando esa persona te decepciona, sientes que has perdido la confianza en las personas, sólo porque alguien que admirabas falló. En mi vida he admirado a muchas personas y hasta he pensado: quisiera algún día ser como esa persona, y me costó darme cuenta que al único que debería admirar es a Jesús.

Hay muchos jóvenes que podríamos llegar lejos, hacer grandes cosas, revolucionar el mundo arruinado en el que vivimos. Pero necesitamos ser puestos en formato de modo campeón.

¿Te ha pasado que miras películas de súper héroes y al final te sientes hasta activado como que tú hubieras hecho todas las hazañas? Si miras esas películas de súper héroes podrás observar que, en su mayoría, ellos aparentemente se han esforzado por “salvar al mundo” (Claro que esto es sólo cuestión de cine ya que el único que vino para salvar al mundo es Cristo), llega un momento donde estos «súper héroes» decepcionan a las personas porque toman una decisión equivocada, o hacen un movimiento que pone en duda su lado bueno y las personas no confían totalmente en ellos y al final siempre ganan, y lo que no muestran en las películas es que ellos mueren, dado que son seres humanos.

Te hice esa pregunta debido a que muchas veces podemos sentirnos de esa manera. Podemos sentir que hacemos muchas hazañas, que somos invencibles o que siempre resolvemos las cosas de la mejor manera, pero en ocasiones hacemos un movimiento equivocado que hace que nuestras acciones se pongan en duda ante los ojos de las personas y esto sucede cuando tomamos como modelo el formato equivocado.

Quien tiene un formato de campeón: NO TIENE MIEDO A QUE LE QUITEN LO QUE ES SUYO POR DERECHO DIVINO.



Kev Ayala

#15226 en Otros
#1552 en No ficción

En el texto hay: dios, mensajes, cristiano

Editado: 28.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar