Mi Pequeño Secreto

CAPÍTULO 9

10 de junio, 2019


 

Han pasado dos semanas, dos semanas desde que Frederick vino a verme a casa, dos semanas desde que la tiendita de doña Ana va yendo de mal en peor, dos semanas en la que he tenido mi paga retrasada.


 

Estoy en casa, tomo una sopa enlatada para ponerla a hervir, ya que solo me quedan comidas enlatadas. Una vez e terminado de hervir la sopa me siento en el pequeño y mugriento sofá de la pequeña sala y comienzo a comer, pero no puedo dar dos bocados bien cuando están tocando la puerta, con poco ánimo me levanto y voy a abrir.


 

-Nos vamos- es lo primero que me dice Frederick al abrir la puerta.


 

-Cómo que "nos vamos"- digo mirándolo directo a los ojos.


 

-Si, me has entendido a la perfección- dice entrando.


 

-No me voy a ir contigo a ninguna parte- digo fulminándolo con la mirada.


 

-No puedes seguir viviendo aquí- dice ahora molesto.


 

-Vivo perfectamente, ¿qué no vez?- digo, aunque mi voz no se escuchó las convencida como quería.


 

-Es en serio-dice incrédulo- le llamas vivir bien a esto, solo mira lo que estás comiendo- dice señalando la sopa- ¿crees que esto es vivir bien, crees que eso que estás comiendo es saludable para una embarazada?


 

-No pero es solo hasta que salga a hacer la compra.


 

-¿Y cuando será eso?- dice acercándose a mi- cuando la tienda en que trabajas termine de cerrar.


 

-A la tiendita de Doña Ana le va muy bien.


 

-Si, le va tan bien que ni siquiera van personas casi-dice fulminándome con la mirada.


 

-¿Has estado espiándome?- digo molesta.


 

-No, estaba viendo el estilo de vida en el que aseguras estar tan bien- dice mirándome mal- vamos a empacar tus cosas por que no vas a durar una noche más aquí.


 


 


 


 


 


 


 



Lisa Dolly

#149 en Novela romántica

En el texto hay: secuestro, pobreza, romance

Editado: 23.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar