Mi Pequeño Secreto

CAPÍTULO 16

22 de julio, 2019


 

Me despierto gracias a rico olor a café que se cuela desde la cocina hasta mi habitación. Lo primero que hago es ponerme mis pantuflas color blanco que hallé en uno de los estantes del cuarto de baño, luego voy a dicho cuarto a cepillar mis dientes para liberarlos de ese desagradable mal olor, enserio no se cómo hay personas que hasta se besan con su pareja con ese desagradable olor, sé que las personas que hacen eso es por la confianza que tienen unas con otras, pero yo no besaría a alguien con el aliento oliéndole a pez muerto.


 

En fin, luego de cepillarme los dientes voy hacia la cocina con mi sexy pijama de pantalón corto y la blusa sin mangas de ositos, nótese él sarcasmo. Me quedo parada en el umbral de la puerta de la cocina y me quedo mirando la preciosa y ancha espalda de Frederick quien solo lleva unos pantalones de pijama azules y nada absolutamente nada en la parte de arriba. Puedo ver cómo sus músculos se contraen mientras se mueve por la cocina con agilidad, y de un momento a otro ya no veo su espalda, mis ojos están clavados en esos dos globos que se hacen llamar nalgas, juro que tengo ganas de agarrárselos Mmm.


 

-¿Cuanto tiempo llevas ahí?- dice Frederick sacándome de mis pensamientos.


 

-So...solo unos segundos- respondo aún un poco desconcertada.


 

-¿Segura?- pregunta mostrando esa hilera de dientes perfectamente blanco y alineados.


 

-Si- logro decir con la voz temblorosa.


 

-¿Segura?- vuelve a preguntar pero esta vez acercándose lentamente hacia mi.


 

-S..si- digo con voz aún más temblorosa cuando siento su nariz muy cerca de la mía.


 

-¿Segura?- pregunta ahora tomándome de la cintura, y agachándose un poco para dejar un beso en mi cuello, justo debajo de mi oreja izquierda.


 

Acaricia mi cintura atrayéndome más hacia el, se para recto nuevamente haciendo que tenga que mirar hacia arriba para poder verlo a los ojos, sube su mano derecha y me acaricia la mejilla izquierda, la retira y acerca su rostro lentamente hacia el mío hasta que por fin sus labios tocaron los míos con suavidad, sentía que mi corazón se me saldría del pecho y casi podía sentir el de Frederick mientras subía mis manos por su pecho hasta entrelazarlas detrás de su nuca, me cosquilleaba la espalda baja y mi vientre, justo donde él tenía sus manos y sentí que explotaría, me dio un suave mordisco que me hizo soltar un gemido, para después colar su lengua en mi boca, acariciando la mía de una manera alucinante, estaba a punto de sufrir un colapso cerebral. Aprieto los puños con fuerza detrás de su cuello donde aún tenía mis manos y suelto un suave gemido al momento en que sus labios se separan de los míos.


 


 


 



Lisa Dolly

#171 en Novela romántica

En el texto hay: secuestro, pobreza, romance

Editado: 23.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar