Mi Pequeño Secreto

CAPÍTULO 37

15 de septiembre, 2019


 

LUCÍA


 

-No entiendo cómo puede haber personas tan ambiciosas- digo con cara de absoluto asco.


 

-Pues entiéndelo niñita- dice mientras me mira- agradece que adelantamos los planes y no esperamos a que dieras a luz.


 

-¿Serian capaz de robar a una bebé recién nacida?- pregunto con aún más asco grabado en mi cara.


 

-De eso y de mucho más- responde mientras deja salir una sonrisa maliciosa.


 

Que dios nos ampare.


 

                                              • • •


 

FREDERICK


 

-Ya tenemos todo listo- dice Damien- salimos en diez minutos.


 

-Yo voy.


 

-No vas a ir Frederick no pedem...


 

-O si claro que voy a ir- digo con la mandíbula apretada mientras agarro el cuello de su camisa- ¿acaso se te olvida que es a mi mujer y mi hija a las que tienen secuestradas?


 

-No se me olvida Frederick pero no podemos ponerte en peligro- dice mientras se suelta de mi agarre.


 

-Voy a ir y punto.


 

                                             • • •


 

Tengo súper nervioso, no sabemos con lo que nos vamos a encontrar en ese lugar, solo le pido a Dios que ellas estén bien, eso es lo único que pido. Estoy en silencio mientras miro por la ventana del jeep que vamos por un camino sin asfalto y solitario. El viaje duró aproximadamente unos cuarenta minutos, nos detenemos unos cientos metros antes de llegar a la puerta de una casa solitaria y en ruinas.


 

-Bien muchachos a sus posiciones- ordena- Tommy junto a Ryan entrarán por la parte trasera de la casa junto a la mitad de los chicos- demanda- Pablo y Marco serán los francotiradores cada uno bien posicionado, mientras que yo entraré con los que restan y ¿Frederick?


 

-Si.


 

-Tu detrás de nosotros lo menos que queremos que es que te las algo- dice mandándome una mirada dura y no me queda más que asentir. Comenzamos a caminar y en lo primero que me doy cuenta es en que no hay ningún auto fuera de la casa.


 

-¿Estás seguro de que es aquí?- pregunto a Damien.


 

-Tan seguro como que hice caca hoy- afirma- toma- dice entregándome una pistola.


 

Comenzamos a invadir la propiedad de manera silenciosa y mientras que un grupo rodea la casa Damien, yo y unos diez chicos más caminamos directo hacia la casa. Uno de los chicos trata de pone la mano en el pomo de la puerta y cuando la gira y se abre nos damos cuenta que no tenía seguro y entramos de manera silenciosa, Damien hace seña a los muchachos para que revisen la casa.


 

                                              • • •


 

LUCÍA


 

El tipo se ha quedado dormido hace aproximadamente unos diez minutos y me estoy haciendo pis, aunque de solo pensar en el baño lleno de mugre al que me han llevado se me quitan las ganas. Todo aquí es tan asqueroso y lo menos que necesito es cojer una infección. Pasado unos cuantos minutos más siento unos pasos extremadamente lentos que me erizan la piel, me quedo mirando la puerta de lo que supongo es el sótano el cual por cierto es súper pequeño. La puerta se abre de manera lenta y lo primero que veo es un arma y se me sale el corazón, luego entra el dueño del cuerpo que porta el arma y me relajo al ver que tiene uniforme de policía, el me hace seña de que haga silencio señalando al hombre dormido justo a unos metros de donde estoy, se acerca a él y le da un golpe en la cabeza dejándolo inconsciente.


 

-¡Esta aquí señor, la encontré!- grita el hombre. Solo unos segundos después aparece Frederick con los ojos llorosos, inmediatamente se me ponen los míos igual de acuosos.


 

-¡Mi amor!, ¿cómo estas?, ¿te hicieron algo?, ¿te sientes bien?- pregunta desesperado mientras me agarra en rostro la lagrimas salen de sus ojos haciendo que las mías broten como cascadas.


 

-Estoy bien- respondo mientras lo abrazo.


 

-Te extrañe tanto- solloza.


 

-No llores amor, mira ya.. ya estoy bien, nuestra bebé también.


 

-Gracias a Dios- suspira.


 

Después que sacan al hombre arrestado salimos nosotros y estoy en el vehículo mientras que Frederick hasta fuera hablando con el que creo es el oficial. De un momento a otro nos vemos rodeados de autos y salen unos hombres vestidos de negro que comienzan a disparar a diestra y siniestra, mi corazón amenaza con salirse de mi caja torácica cuando veo la balacera que se alma, solo atino a agachar mi cuerpo en la parte tracera del vehículo escuchando los disparos que cada vez van disminuyendo más. Cuando se detienen con temor levanto la cabeza y lo que veo que aterra.


 

-¡NO!- pego un grito doloroso mientras bajo rápidamente del auto- ¡Amor no, por favor no!- vuelvo a gritar mientras me tiro al lado de su cuerpo- Amor por favor no cierres los ojos por favor quédate conmigo no me dejes- ruego con una cascada de lágrimas cayendo por mi cara- cariño por favor no cierres los ojos te lo suplico amor- ruego.


 

-¿T..tú estás bien?- pregunta con voz queda.


 

-¡Si estoy pero tu no!- chillo atormentada.



Lisa Dolly

#149 en Novela romántica

En el texto hay: secuestro, pobreza, romance

Editado: 23.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar