Mi Pequeño Secreto

CAPÍTULO 45

10 de noviembre, 2019


 

Lucía


 

Sofia Charlotte Garret Brook nació el veintiuno de octubre de 2019, mide entre 45,5 cm y pesa entre 2,400. Es la cosita más hermosa que e visto en mi vida, con leves cabellos rubios cubriendo su cabeza y una piel tan blanca como la porcelana, sus pequeños labios son idénticos a los míos y sus ojos, son una mezcla entre el gris de los míos y el negro de los de Frederick, su naricita es una copia de la mía. Ella realmente es hermosa, totalmente perfecta.


 

Frederick y yo no quisimos despegarnos de ella así que ahora la cuna está en nuestra habitación. Además de que la habitación de Sofía está súper llena de regalos de nuestros familiares y digo nuestros por que deje que mis padres la vieran, claro que Jenny mi hermana no quiso venir pero no fue algo a lo que le diera importancia.


 

Nuestra bebé lleva casi un mes con nosotros y estoy planeando hacerle una sección de fotos cada mes hasta su primer añito.


 

Frederick está totalmente embobado con Sofía está que se les caen las babas, viene más temprano del trabajo y siempre se las pasa dándole cariño. Por otra parte, Eloise la mamá de Fred y Fernando el papá de Fred, están que no pueden con la emoción de ya tener por fin a su primera nieta y no paran de comprarle regalos y juguetes que Sofía no usará hasta dentro de unos meses, ellos de verdad están enamorados de mi hija, Maddison es otra que no para de babear por Sofía y cuando fuimos a dejarla en el aeropuerto hace unas semanas no quería despegarse de la bebé, también le compró muchos juguetes incluyendo un pequeño osito de peluche súper suave que Sofía abraza cada vez que duerme.


 

Ahora mismo Fred está golpeando suavemente la espalda de Sofía para sacar sus gases ya que acaba de cenar.


 

-¿Ya?- pregunto y el asiente mientras la acuesta en su cuna, después le da un tierno beso en la cabeza.


 

Son las ocho de la noche y ahora vamos cocinar algo para comer nosotros y después acostarnos. Cuando llegamos a la cocina comienzo a sacar unos espaguetis que tenemos en la alacena y después los pongo a hervir mientras saco las cebollas y demás verduras para comenzar a picarlas, mientras Frederick se encarga de echarlas en el caldero que está en el fuego con un poco de aceite.


 

-Amor- me llama Frederick.


 

-¿Si?


 

-Quiero que tengamos una cita?- se me queda mirando con una sonrisa- ¿Quieres?


 

-Claro- le sonrío, en todo el tiempo que llevamos junto nunca habíamos tenido una cita o a menos que yo no recuerde.


 

-Quiero que te pongas más hermosa de lo que eres el miércoles será nuestra cita- me besa en la mejilla.


 

-¿Dejaremos a Sofía con tus padres?- pregunto con el ceño fruncido.


 

-Si, se que ellos la cuidaran muy bien- hace una pausa- además mamá se volverá loca ya verás.


 

-Ella ama con locura a Sofía- digo con una sonrisa boba.


 

-A mi mamá le encantan los niños y ahora que tiene una nieta es como un sueño hecho realidad- suspira y me mira- nos haz hecho muy felices a todos mi amor, te amo.


 

-Ustedes también me hacen muy feliz a mi cariño, también te amo- me acerco y lo beso, se estremeció y soltó un gruñido, por la esquina del ojo veo que apaga la estufa, me pego de la pared y selló el minúsculo espacio que nos separaba apretándome contra el e inicié a entrar mis dedos por su pelo; era tan suave y sedoso, siento mi parte baja palpitando y juro que voy a explotar su lengua le provoca ricas sensaciones y le saborea con avidez, mientras me apretaba contra sus caderas haciéndole sentir su erección; dejo salir un gemido de mi boca haciendo que el beso se rompa.


 

-Odio está maldita cuarentena-dice con la respiración agitada- quieto que termine ya.


 

-Solo unos cuantos días más- asiente recargando su frente en la mía.


 



Lisa Dolly

#149 en Novela romántica

En el texto hay: secuestro, pobreza, romance

Editado: 23.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar