Mi roto San Valentín

Capítulo 20

Capítulo 20: Mentiras

 

Acaricio la pared admirando el resultado final. Me llevó dos meses, pero he acabado y no podría estar más orgullosa y encantada. Tuve que usar la escalera y pintar el techo fue todo un desafío, pero disfruté cada segundo. Se sintió como volver a descubrirme después de tantos años. No puedo creer que haya dejado de lado algo que siempre amé de esta forma. Fue como una acaricia en el alma.

Definitivamente volver a pintar luego de esto. Sólo me he impulsado un poco más y creo que hasta podría hacer alguna exposición. Los chicos sólo vieron los bocetos de cuando comencé a dibujar, pero igual saqué muchas fotos de todo el proceso que ya me encargué de mostrarles. Claro que ahora estoy en una nueva fiesta que organicé para mostrar mis paredes.

Ni siquiera había dejado que Ashton las viera, así que estuve en su departamento bastante seguido y pude finalmente ver a los chicos ejercitándose. Ha sido de lo más caliente verlos levantar pesas y hacer abdominales. Y parece ser que mi novio tiene la costumbre de contar en danés, así que todo estaba bastante líquido por el sótano. ¡Por Dios! Si hasta quería saltar sobre Kyle y Dylan. Había tanto para ver que no me alcanzaban los ojos. La espalda de uno, el culo del otro, los abdominales de aquel. Incluso llamé a Kate y Drew para que se unieran al espectáculo. La habitación se llenó de baba y los chicos se burlaron toda la tarde, no me quejo porque la ducha con Ashton compensó todas sus bromas.

Kate y Dylan son novios oficialmente hace unos dos meses. Ella me contó que la llevó a su casa y le regaló un collar pidiéndole ser la novia. Me pareció tierno y me recordó al regalo de Ashton. Parece que a los primos les gusta regalar joyas. El collar de Kate tenía dos dijes de plata, uno en forma de espátula y otro de una batidora. No podría haber elegido mejor regalo, la castaña está totalmente encantada y a veces la encuentro distraída jugando con los dijes. Dylan está algo torpe y un poco tímido, pero lo lleva bien. Están las clásicas discusiones porque ambos son bastante diferentes, pero son muy lindos de ver cuando se abrazan o dan un beso frente a los demás, lo cual no pasa muy seguido, a Kate le gusta ser reservada. Lo bonito de esto es verlos a ambos con una sonrisa gigante en su cara, aunque a veces veamos el ceño fruncido en ambos por las discusiones.

Kyle y Drew son un mundo aparte. Son atrevidos e indiscretos, así que siempre estamos viendo al castaño tocando un pecho, el culo o metiéndole mano debajo de la falda a mi amiga. Pero claro que la pelirroja no se iba a quedar atrás en el manoseo, hasta tuvimos que ver cómo metía mano dentro de su pantalón. Son como los actores porno en las fiestas. Comparten muchas miradas cómplices y siempre hay comentarios de doble sentido circulando entre ellos. Pero las miradas que le dedica Kyle me derriten hasta a mí, es como si se encontrara maravillado de ella. Drew es más tímida en hechos de amor, pero suele hacerle mimos con sus manos, como acariciar su cabello, su cuello o su rostro. Son lindos, pero si los miras mucho, acabas viendo sus momentos de calentura.

De Selene he sabido que viajó a New York por un caso importante. Al parecer, necesita atenderlo desde allí y tendrá que mudarse unos meses hasta que se llegue a un acuerdo o se lleve a juicio. Fue esta semana para organizar todo con el cliente y conseguir un lugar donde quedarse. Hablamos por Skype en la noche y me dijo que Evan le ofreció quedarse en su departamento, ella no se escuchaba muy convencida con la sugerencia. Así que no sé qué podrá salir de esos dos. Selene es una gran abogada y nadie le gana en discusiones, pero Evan es terco y cuando algo se le mete en la cabeza nadie lo hace cambiar de idea. Pienso que van a discutir bastante, pero que la estancia de Selene en New York los unirá mucho más.

Ashton continúa igual de encantador que siempre, aunque yo me encuentre algo fastidiosa. Le grité un par de veces por sólo mirarme y lo hice enojar porque le dije que creía que me estaba ocultando algo. Le dije que sentía que no confiaba en mí como para contarme lo que sea que se guardaba. Lo negó y acabó creyendo que lo estaba comparando con Jordan, eso fue más insultante para él que todas las malas palabras que le dediqué. La gota que rebalsó el vaso cuando dijo que estaba haciendo lo mismo que Elise, buscando defectos e imperfecciones. Y en ese momento lo mandé a la mierda. Ashton se puso completamente rojo antes de que me quisiera ir, trató de frenarme y me besó. Pero estaba tan enojada que lo abofeteé y empujé antes de irme dando un portazo.

Hubiera deseado que no estuvieran todos en la sala escuchando y viendo la pelea que teníamos en la cocina, pero parece que no podemos evitar hacer las discusiones públicas. Y eso provoca que tenga sobre mí a todos aconsejándome. Kyle y Dylan me llevaron a almorzar cuatro veces en esta semana para pedirme que hablara con Ashton, las chicas no hacen más que recordármelo en cada pequeña conversación que mantenemos y el susodicho me dedicaba algunas miradas en el set cuando no lo veía, pero estaba distraído porque sus escenas tuvieron que filmarlas más veces de las que acostumbra. Toda una semana ha pasado desde la discusión y aunque mi enojo disminuyó, no puedo evitar sentirme un poco herida al haber sido comparada con una persona que claramente no le importa lastimar a otro.



Poupée

#28088 en Novela romántica
#4619 en Chick lit

En el texto hay: diversion, corazonroto, fiestas

Editado: 07.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar