Mi soledad

12. Encerrados en la mansión

Ayrton:

Venía del colegio, junto con los otros chicos. Estábamos conversando sobre Mía, algunos decían que era hermosa y que se la iban a llevar a la cama. Al llegar a la mansión, empuje la puerta, pero no me lo permitió. ¿que ocurre?

- oye Ayrton no tenemos todo el tiempo, abre la reja - dice Jamal.

-no se puede - digo confundido.

- ¿eres una niña o que?- me pregunta pero sin esperar mi respuesta sigue hablando- muévete, yo lo voy hacer.

En cuanto agarra la reja le pasa electricidad por todo su cuerpo. Nicolás iba a ayudarlo pero si lo hace...

- Nicolás, no lo hagas te vas a a electrocutar.- dije.

- maldición es cierto, pero...- dice.

Nicolás mueve su cabeza hacia todo los lados, en busca de algo.

- Nicolás toma - le dice el estudioso.

No me quiere decir su nombre, así que le puse estudioso,p porque siempre lee y lleva libros en su mano. Pensándolo bien sino hubiera llegado tarde al salón, lo hubiera escuchado, se lo he preguntado a los demás, pero se pusieron de acuerdo con el estudioso para no decírmelo. Tal vez su hermana me lo diga.

- para que es esta madera- pregunta Nicolás.

-¿no prestas atención a la clase de electricidad?, la madera no conduce la corriente.- dice con fastidio.

- ya estudioso, no te molestes - dice con una sonrisa, Nicolás.

Con el palo lo mueve hacia un lado y cae al suelo. Nicolás lo levanta, pero creo que Jamal se ha desmayado.

- ¿que haremos para entrar?- pregunto.

- ¿esa no es Mia? la que esta por la ventana- dice el estudioso.

Al voltear la veo golpeando la ventana, tal ves quiere decirnos algo.

- ¿creen que ella haya sido la causante de esto?- pregunta Nicolás.

- tal ves hay muchas probabilidades- dice el estudioso.

- creo que nos intenta decir algo- interrumpo la conversación.

La sigo viendo por la ventana, parece que se percato de algo dentro de la casa y ahora se esta alejando de la ventana. Pasan unos minutos y vuelve con un chico. No lo conozco. Están hablando sobre algo, ahora creo que se está dirigiendo a mi. Se van un rato y Mía vuelve con una hoja, escribe algo, luego lo apoya contra la ventana, dice...

- ¿número?- digo confundido.

- ¿de que hablas?- pregunta el estudioso.

- mira - digo señalando hacia la ventana de la mansión- en la hoja dice número.

Luego, el chico le vuelve a decir algo. Ella afirme con la cabeza y vuelve a irse. Regresa nuevamente despues de unos segundos, apoya el papel a la ventana. Primero pone la palabra número y luego telefónico.

- ¿numero telefónico?- pregunto para mi mismo.

- entiendo, ella quiere para que te diga que está pasando y como lo vamos a arreglar.- dice el estudioso.

Lo dudo un momento, pero saco mi celular. Miro a la ventana y Mia saca el pulgar, en señal que está bien. Con mis dedos le digo el número que tiene que apuntar. Al terminar de indicarle, ella me enseña la hoja con mi número. Hago los mismo que ella hizo para decir que estaba bien.

De repente mi celular vibra, desbloqueo la pantalla, veo un mensaje de un número desconocido. La abro y dice:

Número desconocido:

En la parte de abajo, a la izquierda de la reja hay un botón que se esconde por los arbustos.¡presionalo!

Al mirar al frente ellos ya no están. Supongo que se fueron a la mesa o sala.

Rebusco entre los arbustos, pero no encuentro nada.

-¿que haces Ayrton?- pregunta el estudioso.

- buscando un botón entre los arbustos, Mia dijo en la izquierda.- digo mientras sigo rebuscando.

-¿ tú izquierda o de su izquierda?- pregunta.

Es cierto, no lo había pensando.

- no lo sé, busca tu en esa otra parte.- digo frustrado.

Él se inclina en la esquina de la reja, empieza a rebuscar.

- ya lo encontré- dijo.

¿Tan rápido? Suponiendo que esa era la izquierda, entonces no es ninguna sorpresa. Mi celular vuelve a vibrar.

Número desconocido:
* ¿Ya lo encontraron?

*Si, ¿ahora que hacemos?

* Dije que lo presionaras.😑

* Cierto.

Me dirijo al botón y lo presiono, inmediatamente las rejas se abren.

- entremos- dijo Nicolás- ayudenme con Jamal.

- no molestes- decimos el estudioso y yo.

- ¡chicos!- exclama Nicolás.

- solo si me dices el nombre del estudioso- dije.

Nicolás mira al estudioso, sus ojos dicen ¡ayuda!.

- primero ayúdame a llevarlo.- responde.

- se que no lo harás- dije con molestia.

Iba a irme, pero mi celular vibró y tuve que sacarlo.

Número desconocido:
* ¡No toquen la puerta, les pasará electricidad!

Miro al estudioso, no creo que sea tan tonto, como para no sospechar de que si en la entrada hubo la electrocución, en la puerta también. Pero como a veces la mala suerte da para todos, el estudioso toco la puerta y se electrocutó.

-maldición- digo en voz baja.

-¿que paso?- pregunta Nicolás.

- el estudioso se electrocutó- digo con fastidio.



imaginación sin limites

#23201 en Novela romántica
#15142 en Otros
#1501 en No ficción

En el texto hay: soledad amor decepcion

Editado: 01.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar