Mi vida

Capítulo 2

Cuando Gabriela llega a su casa, Samuel le habla.

- Gabriela Rosales: ¿Qué pasó papá?

- Samuel Rosales: Acabo de hablar con tu abuelo y me dijo que desea que tú seas futbolista.

- Gabriela Rosales: ¿Qué?

- Samuel Rosales: Él me lo dijo.

- Gabriela Rosales: No te creo nada, tú quieres que yo sea futbolista, mi abuelo quiere que sea boxeadora. De hecho en su testamento aparece, y luego lo va a firmar.

- Samuel Rosales: ¿Qué?

- Gabriela Rosales: Estás avisado (se va).

- Samuel Rosales: Maldito viejo, pero no lo lograrás firmar, si mueres antes de tiempo.

 

Mientras tanto con la mamá de Gabriela, después de que Ulises le dijera que se divorciara de Samuel, él le pregunta que si quiere ir a cenar.

- Daniela Díaz: ¿A cenar?

- Ulises Urdaneta: Sí, digo, una cena de amigos.

- Daniela Díaz: No creo que mi esposo me deje.

- Ulises Urdaneta: Tú eres una mujer independiente Daniela, no tienes que pedir permiso para vivir tu vida.

- Daniela Díaz: Mmm, está bien.

- Ulises Urdaneta: A las ocho, ¿te parece bien?

- Daniela Díaz: Sí, no hay ningún problema.

- Ulises Urdaneta: Que sea en el restaurante de junto.

- Daniela Díaz: Está bien, nos vemos en la noche.

 

En la habitación de Erick, llega el notario Fernando, ya que Erick le había llamado.

- Fernando Cervantez: ¿Qué sucede Erick?

- Erick Díaz: Quiero firmar un testamento falso.

- Fernando Cervantez: Y, ¿por qué?

- Erick Díaz: El futuro de Gabriela está en riesgo.

- Fernando Cervantez: No me asuste, ¿qué está pasando?

- Erick Díaz: Mi yerno quiere que mi nieta sea futbolista aunque ella no quiera. Tengo miedo de que destruya el verdadero testamento donde dice que quiero que mi nieta sea boxeadora.

- Fernando Cervantez: Entonces, ¿cómo quiere que haga otro testamento?

- Erick Díaz: Sácale copia, lo más realista posible, y quiero que el verdadero lo tengas tú en tu casa.

- Fernando Cervantez: Entendido.

- Erick Díaz: Por favor, cuida muy bien el testamento.

- Fernando Cervantez: No se preocupe, lo cuidaré como si fuera mi hijo.

 

Mientras tanto, Gabriela va al lugar donde entrena box para preguntarle algo a su entrenador.

- Gabriela Rosales: Entrenador.

- Jaime Montoya: Dime Gabriela, ¿para qué soy bueno?

- Gabriela Rosales: Mi padre piensa que soy buena para el fútbol y quería saber si conoce a alguien que me podría enseñar a jugar.

- Jaime Montoya: Ay caray, pues... tengo un sobrino que podría ayudarte se llama Víctor Castro.

- Gabriela Rosales: ¿Sabe dónde entrena?

- Jaime Montoya: En el campo que está a tres cuadras en frente de aquí.

- Gabriela Rosales: Okey, muchas gracias entrenador.

- Jaime Montoya: No hay de que.

 

Entonces Gabriela va al campo donde Víctor le enseñará a jugar. Cuando llega ve la manera divertida e interesante de como entrenan. Así que Gabriela le habla.

- Gabriela Rosales: ¡Oiga, oiga!

Al escucharla, Víctor va hacia ella.

- Víctor Castro: Dígame.

Al verlo, Gabriela se queda completamente enamorada.



Angel Quezada

#3251 en Otros

En el texto hay: amor, muertes, drama

Editado: 23.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar