Mirame

Capítulo 8

Ethan Connor:

 

No he tenido a nadie a quien confiarle mis problemas. Pero ahora siento que es hora de confiar en Alex, ella no me hará el mismo daño que lo hizo Angélica y mis hijos. Tomé la cadera de Alex para acercarla más a mi, la quería sentir más cerca a mí para sentir.

—Todo comenzó hace un año, Angélica me había pedido comprar un vestido lujosos para una cena y mis hijos querían juguetes, acababa de llegar e mi trabajo y estaba muy cansados pero en ese entonces estaba muy enamorado de Angélica.

>> Estaba lloviendo y así salí por las cosas de mi familia, en la carretera iba yo, mi auto no servía muy bien, los frenos estaban descompuestos pero Angélica me regañaba por no ir así que fui. En el camino una camioneta se atravesó en mi camino, no pude frenar y ambos chocamos.

>> Estuve dos meses en coma, cuando desperté estaba solo con esta cicatriz —la señalé—. Unas horas después cuando Angélica me vio, fue con un rostro de desagrado y odio, mis hijos me trataron con si fuera un monstruo, Angélica tuvo un amante en esos dos meses y mis hijos me cambiaron, mi propia familia.

Las lágrimas empezaron a salir de mis ojos sin que yo quisiera, no podía contenerme. Sentí como Alex se colocaba encima mío y me abrazaba mientras acariciaba mi cabello. Yo la acerqué a mi colocando mis manos en su cintura.

—Puedes dejar de contarme —susurró Alex.

—No, desde que eso pasó he tratado de ganar el perdón de mi familia con dinero —confesé.

—No tienes porque, eres un excelente hombre Ethan —me dijo Alex.

—Desde que tú llegaste comprendí eso, pero es que son mis hijos —dudé.

—Si son tus hijos debes de educarlos a no estar con alguien por su dinero —bufó Alex.

—No te vayas Alex —pedí.

—Tenemos que bajar a desayunar —dijo viendo la puerta.

—De mi lado —susurré.

—Solo que me despida —me dio una cálida sonrisa.

Le di un beso a Alex en su mejilla y la atraje más a mi, ella era mi nuevo comienzo pero lo que interponía era Jeft ya que al parecer a logrado mucho con ella y yo nada.

Alex se levantó y me ayudó a mí a hacer la misma acción para salir del cuarto, pero antes de que pasara eso la jalé un poco a Alex para que no se fuera.

—Toma una ducha y vamos a desayunar, yo invito —sonreí.

—Esta bien, pero no quiero ir a esos restaurantes elegantes —habló con un puchero.

—Iremos a uno que te guste te lo prometo —sonreí.

—Entonces si —rió.

—Te espero en media hora —avisé.

Alex se fue brincando emocionada hacia su cuarto, no quiero que ella siga trabajando para mí, no me siento cómodo teniendo en consideración que me está empezando a atraer, pero no le puedo abrir mi corazón para que me lo rompa como Angélica.

(...)

Le había comentado a Jeft que llevaría a desayunar a Alex, cuando le mencioné eso su cara se deformó por completo, Jeft es un buen amigo mío y lo aprecio mucho, pero Alex es alguien importante para mí.

Ahora estamos esperando a Alex, ya estábamos en el carro, no soy un hombre muy paciente así que debo de controlar eso ya que Angélica me lo reprochaba mucho.

Después de unos cuantos minutos Alex salió de la casa, traía un pantalón negro, un suéter rosa y un abrigo café con una linda bufanda y guantes. Se acercó a mí con una sonrisa algo simple.

—Ya estoy lista —me sonrió.

—Ya veo, vamos, te llevaré a un lugar que te encantara —la tomé de la mano para adentrarla al auto.

Antes de subirnos al auto Alex corrió hacia Jeft para darle un beso en su mejilla y yo me quedé estático al ver esa situación, voy a hacer que este día solo sea Alex y yo, sin Jeft.

Nos adentramos al auto y le dije a Jeft que condujera al restaurante al cual quería llevar a Alex. Pero cuando mencioné el restaurante escuché un bufido de Jeft, tal vez Alex no lo escuchó pero yo sí.

(...)

Al llegar al restaurante le dije a Jeft que fuera a darse una vuelta mientras que yo llevaba a a Alex a desayunar. A Jeft no le pareció buena idea pero obviamente el quien manda aquí soy yo.



Violett

#28117 en Novela romántica
#4629 en Chick lit

En el texto hay: romances, cicatriz

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar