Moonlight 2 (versión de Moonlight I)

Capítulo 30

AÑOS ATRÁS

 

 

Sus pasos quedaban marcados en la tierra húmeda, los cielos yacían despejados mientras los árboles aún conservaban gotas que surcaban sus ramas mojando la tierra.

Apretó sus puños con más fuerza y nuevamente aclaro la garganta antes de gritar aquel nombre con fuerza.

- ¡Liliana! – en el bosque el grito hizo eco, sus labios formaron una mueca de frustración - ¿Dónde diablos estas? A penas estés nuevamente conmigo apretare aquel delicado cuello – apretó sus dientes cuando observo como el sol iba ocultándose lentamente – maldición – refunfuño en voz baja

Siguió con su camino sin importarle la llegada de la noche.

Sus labios palpitaban adoloridos mientras aún se podía visualizar un corte que fue provocado por la joven humana antes de salir de aquella cabaña huyendo. El frio rozaba su piel desnuda, tembló unos segundos mientras frenaba bruscamente.

- ¿Cuánto tiempo llevo caminando? – negó lentamente y soltó un suspiro – maldita loca

Giro su cuerpo dispuesto a volver a su hogar hasta que el sonido de ramas crujiendo frenaron sus pasos.

Grillos cantaban en la noche.

La oscuridad empezaba a cubrir los cielos y el frio cada vez más incrementaba.

- ¿Hay alguien ahí? – pregunto al escuchar pasos rodearlo con rapidez – no estoy jugando – susurro enojado

El silencio se hizo presente y tras negar lentamente siguió con su camino.

-Delicioso humano – freno bruscamente, giro su cuerpo y ladeo su cabeza confundido

Frente a él, una mujer de cabellos dorados lo observaba atentamente, un vestido rojo decoraba sus curvas mientras que un hermoso diamante reposaba sobre sus apetecibles pechos y sus labios relucían curvados en una sonrisa.

Sus ojos incandescentes brillaban en medio de la noche. Rojos como la sangre.

-Sé que soy hermosa, pero tu mirada morbosa me asquea – su voz resonaba fría

- ¿Morbosa? – se preguntó sarcásticamente el hombre - ¿Qué hace una bella mujer en este peligroso bosque? – ella siguió sonriendo, recorrió con su mirada lentamente el cuerpo del hombre. Sus fosas nasales captaron aquel delicioso aroma que la enloquecía, oía el corazón de aquel hombre palpitar con fuerza - ¿Algo llama tu atención?

Ella negó.

-Es extraño encontrarme con tan bello ser – camino acercándose

- ¿Bello ser? Gracias por tu repentino halago – ella quedo frente a él observándose fijamente

- ¿A quién llamabas? – pregunto la fría mujer – escuche un nombre salir de tus labios con odio y furia. ¿Es tu esposa? – Marcus asintió – que pena

-¿Pena? Ella debe estar muriendo – soltó un suspiro – pero bueno no me importa lo que le ocurra

Ella soltó una carcajada para luego lamer su blanquecina dentadura.

-Y ¿Entonces? – se acercó hasta el hombre mientras sus brazos rodeaban su cuello, este aprovechando aquello apretó la fina cintura de la mujer haciendo que ella suelte un gemido - ¿Por qué sufres? – Marcus la observo extrañado – siento en tu alma tanto odio, me encanta

-Eso me alegra preciosura – la mujer alzo el rostro del hombre con su dedo anular reluciente por largas uñas, observo atentamente el cuello descubierto de su acompañante y lamio sus labios excitada - ¿Qué deseas hacer en esta noche tan fría?

Dejo de sonreír mientras se alejaba de él.

Extrañado observo atentamente los pasos de aquella mujer, se colocó bajo la luz lunar provocando que su piel brillara y largos colmillos aparecían rozando sus carnosos labios.

- ¿Qué ocurre? – sin observarlo pregunto, ella miraba con atención la luna - ¿Te sorprende mi belleza o mi brillo?

-Tienes colmillos – Marcus titubeo asustado

- ¿Sabes? En tierras lejanas se esconden seres fríos – giro su rostro observando al hombre – nos escondemos, pero planeamos nuestra expansión

- ¿Otros seres? – ella asintió

-Sí, mi querido Marcus – los ojos del hombre se abrieron sorprendidos

- ¿Cómo sabes mi nombre? – Marcus retrocedió asustado

-No huyas, yo puedo salvarte

- ¿Salvarme?

La mujer lentamente se acercó a él, sostuvo sus hombros con fuerza y lamio sus labios.

-De la hambruna y la vida en la desdicha ¿Acaso no quieres riquezas? ¿Mujeres? ¿Poder? – Marcus se mantuvo en silencio – yo te puedo dar todo a cambio de algo

- ¿Algo? – pregunto el hombre atemorizada

-Tu sangre – se observaron fijamente

Truenos resonaron en los cielos dejando que la lluvia cubra la fría noche.

- ¿Por qué mi sangre?

-Como muestra de sumisión hacia mí ¿Trato Marcus? – el humano negó

-No sé qué tipo de ser eres ¿Acaso un nuevo lobo? – ella soltó una carcajada burlándose de aquella pregunta

- ¿Lobo? – ella negó – soy más poderosa que un estúpido lobo ¿No lo notas?

-No bromees conmigo mujer – advirtió enfurecido Marcus

-No bromeo solo digo la verdad ¿No quieres probar el poder? – los incandescentes ojos de la rubia observaban fijamente al hombre quien se perdía en aquella penetrante mirada – cierra tus ojos, joven humano – este obedeció a lo pedido – ¿Sientes eso? – él asintió lentamente – déjame beber de tu sangre y durante toda tu vida tendrás esto – su voz era tan suave como si se tratara de cálidos canticos de ninfas

Acerco su rostro hasta el cuello blanquecino del hombre y rozo sus colmillos aspirando aquel aroma.

-Serás mi nuevo esclavo – susurro antes de clavar con fuerza aquellos filudos colmillos, un grito resonó en el bosque y luego fue desapareciendo mientras el cuerpo de Marcus cambiaba

Su fuerza cambiaba, su piel se tornaba pálida y fría, sus labios tomaban un color carmesí mientras que este abría sus brazos dejándose llevar por aquella sensación.

Un hilo de sangre bajo por su cuello.

Entonces abrió sus ojos sintiendo el abandono de aquellos colmillos.

Sin hablar observo sus manos sonriendo.



Eva Correa (Lucia Moonlight)

Editado: 14.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar