Moonlight

Capítulo 14

Reino Witther

 

 

 

La suave brisa acariciaba los árboles, el día era cálido.

Caminaba por el gran jardín que poseía el castillo, lo perturbaba algo tan hermoso, su compañera.

Su corazón se estrujaba cuando recordaba el beso y luego haberla rechazado, pero tenía sus motivos, aún no era tiempo.

Debía mantenerse alejado de ella, aunque los días se tornarán una tortura cuando lo embriagaba el dulce aroma que desprendía su compañera.

A lo lejos un carruaje se acercaba lentamente, su destino era el castillo. Felipe estaba inquieto, vería a su sobrino después de tanto tiempo.

Y aunque sus pecados lo atormentan, debía seguir adelante por ella.

Ella había cambiado su vida por completo desde que la sostuvo entre sus brazos por primera vez.

Recuerda su sonrisa inocente cuando le trajo un libro por primera vez, sus pequeños brazos lo sostuvieron con adoración para luego correr a los brazos de Felipe y susurrar: Gracias.

Y él conscientemente daría su vida por ella, solo por ella.

Su Ángel, su pequeña e inocente hija a la cual no podía proteger de su propio abuelo.

-Ella estará bien, una mujer la va a cuidar hasta que volvamos. Él no la tocará - Amanda leía cómodamente, un vestido verde decoraba su cuerpo finamente dándole un toque tierno. Su cabello suelto caía sobre su espalda con gracia - Deja de atormentarte

-Tú deberías estar atormentada, verás a tu amor imposible - el corazón de Amanda se removió al escuchar aquello. Sintió el impulso de contestar, pero la nostalgia invadió su mente - ¿No dirás nada?

Amanda negó.

-Solo trata de olvidarlo - susurra Felipe, le da una rápida mirada y luego sus labios se curvan en una sonrisa - pero tendrás tiempo si es que todavía no ha encontrado a su compañera, puedes aprovecharlo

-Lo pensaré - susurro Amanda con la vista en el libro

Luego todo se tornó en un silencio incómodo.

Los pueblerinos observaban el carruaje avanzar lentamente, pensaban que sería algún visitante de los 2 reinos, pero nadie pensaría que serían viejos ciudadanos.

Mientras que en el castillo Maximiliano recorría la biblioteca en completo silencio, observaba con tristeza todo a su alrededor y a su mente llegó el recuerdo de su primer encuentro con su compañera.

Se veía tan hermosa y tierna, como si fuera un ángel que por curiosidad había bajado del cielo a recorrer este infierno, el infierno terrenal atrapando el corazón de una bestia.

Ella ocupaba su mente todo el tiempo, intentaba de mil maneras no observarla cuando servía el vino en la cena, pero era imposible. Así que lo disimulaba.

Se preguntaba muchas veces ¿Qué haré cuando ya no pueda fingir e ignorarte? ¿Podré protegerte?

-Lo lamento mi rey, pero han venido de visita... - Daniel se quedó en completo silencio, el rey giró sobre sus talones y observó a su beta quien lo observaba con preocupación

- ¿Quién han venido? - pregunto Maximiliano

-Pues... - y nuevamente el silencio reino, sus palabras no salían. Estaba preocupado.

-Daniel ¿Quién ha venido de visita? - la molestia en sus palabras asustó a Daniel, este tras carraspear al fin pudo hablar

-Amanda... - susurró suavemente - y Felipe

Maximiliano abrió los ojos sorprendido, tal vez quería en ese preciso momento gritarle a Daniel que los sacará de su reino, pero algo lo detuvo o tal vez ese algo eran los recuerdos que vivió en su infancia con su tío.

Simplemente no lo sabía.

-Bien, llévalos a mi despacho - ante aquello se dio media vuelta y siguió observando en silencio los libros

-Sí, mi rey - Daniel salió de la biblioteca confundido

Felipe observaba la fachada del castillo, le fue difícil no recordar a su hermano.

Traición.

Traidor.

Palabras que rondaban su mente todo el tiempo.

-No nos va a recibir - susurró Amanda mientras hacía una mueca de tristeza

-Lo hará - susurró Felipe

- ¿Cómo lo sabes? ¿Eres adivino o qué? - pregunto en mofa Amanda tratando de calmar sus nervios

-Lo conozco mejor que tú - fue lo último que dijo antes de que el silencio se hiciera presente entre ellos dos

Daniel se acercó a ellos apresurado.

-Los recibirá - ambos lo siguieron en silencio sin hacer ninguna pregunta. Al entrar al despacho un aroma conocido invadió las fosas nasales de Felipe.

El aroma de su hermano aún seguía presente.

Se permitió caminar por todo el lugar tocando con suavidad los cuadros, pinturas y objetos que aún seguían intactos.

Era como volver al pasado.

"Como si aún estuvieras con vida" - pensó Felipe

Un carraspeó hizo que ambos voltearon encontrándose con Maximiliano y Daniel.

Hicieron reverencia.

-Es un placer volver a verte sobrino - susurró Felipe, sonrió intentando darle confianza a su sobrino, pero este solo mantuvo la mirada fría.

Camino ignorando a los presentes, Daniel iba detrás de él. Se colocó en su respectivo asiento y Daniel permaneció de pie junto a su rey.

-Tomen asiento por favor - pidió Daniel, asintieron acercándose para poder tomar asiento

Felipe soltó un suspiro.

Amanda no podía dejar de observar al hombre frente a ella, su amado Maximiliano.

-Me da gusto verte nuevamente su Majestad, realmente esperé mucho por verte - susurró con una sonrisa boba

Pero aun así el rey seguía con la mirada fría.

-Seré directo - soltó ignorando a la mujer - ¿Qué quieres?



Eva Correa (Lucia Moonlight)

Editado: 13.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar