Moonlight

Capítulo 36

Reino Witther

 

 

 

 

No podía dejar de observar a la joven de cabellera blanca quien comía con suavidad las frutas.

¿Así se siente ser una princesa?

Sin preocupaciones.

Con un matrimonio arreglado y siendo señalada como hermosa.

Así no soy yo – aquella palabra inundo la mente de la joven Luciana

Aún no podía procesar cada fría palabra que aquella bruja soltó con brusquedad.

Pero no sentía felicidad solo tristeza, como si una parte de su alma haya sido desgarrada por dentro.

Nadie debía saber que ella era una princesa, prefería mantenerse en silencio.

Ya dos días pasaban en aquel refugio lleno de miradas pérdidas y distantes. En especial el de Esmeralda quien sentía el dolor ante la lejanía de su amado rey.

Lo extrañaba y quería permanecer en sus brazos.

Yacía dos días que dejó de verlo, dos días que las noticias en los tres reinos de varias desapariciones alarmaron a muchos.

Dos días sin ver la luz del sol.

Pero aun así esperaba con el corazón emocionado pronto verlo de nuevo y besar sus cálidos labios.

En la mente del joven rey sólo permanecía la mirada de su compañera, pero ahora había un miedo recorriendo todo su ser.

El rey felino lo observaba con odio y furia.

- ¿Crees que puedes jugar conmigo? - el joven rey se mantuvo en silencio de pie y con firmeza - Ilusionarme y mentirme ¿Para ti es un juego?

El joven rey negó.

-Yo solo le dije la verdad, mi abuelo atacará en cualquier momento y no podemos bajar la guardia - el rey felino golpeó la mesa con fuerza

- ¡No mientas!

-No miento, el día del ataque se llevó a su hija y la envío lejos. También hizo lo mismo con la princesa Mítica. Todo fue planeado y ahora los tres reinos están en juego - el rey felino sostuvo sus cabellos con brusquedad mientras maldecía internamente - no miento, no hay noticias sobre la princesa Mítica ni sobre su hija, pero si sabemos que está viva

- ¿Cómo podrías demostrarme que está viva? - pregunto con frialdad el rey Humberto

-No tengo pruebas, pero la esposa de mi tío Felipe nos contó que el rey Mítico la obligó a quitarle su parte felina a la princesa Aranya para que no la encontrarán. Ella ya intento buscarla, pero no puede hacerlo, su hija está desaparecida - los labios del joven rey formaron una perfecta línea mientras esperaba una respuesta del rey felino

-No puedo creerte, todo esto es confuso

Maximiliano negó.

-Lo entiendo, pero no lo debe ser, han desaparecido varios jóvenes dentro del muro. Mi abuelo atacará pronto, vuelva a su reino y tome sus precauciones - el rey felino negó con brusquedad, su corazón palpitaba una y otra vez llena de dolor

-No puedo creerte porque tengo miedo. Miedo que todo esté maldito asunto sea mentira ¿Me entiendes? - Maximiliano observó al desesperado hombre con atención - ya perdí a mi hija y desde ese entonces un dolor enorme se instaló en mi ser, acabó con mi vida y la de mi esposa ¿Acaso no lo entiendes?

-Yo perdí a mis padres y ahora me entero que mi propio abuelo los asesino. La noche de dolor les quitó mucho a varias personas, se cómo se siente - Humberto se mantuvo en silencio hasta que trago saliva con fuerza conteniendo sus lágrimas, abrió sus labios para responder, pero unos gritos alarmaron a los dos hombres

Ambos salieron observando como el beta sostenía a una mujer que gritaba y gritaba.

Los cabellos sucios y despeinados caían sobre su rostro.

- ¡Déjame hablar con ella! ¡Déjame! - la mujer se removía con fuerza, pero el beta no le permitía escapar de su agarre

- ¿Que ocurre aquí? - pregunto con enojo y fuerza el joven rey

-Yo se lo explico - detrás del beta se encontraba un joven de mirada penetrante - soy el príncipe Francesco y lamento lo sucedido - se acercó al rey extendiendo su mano

Maximiliano lo observó de arriba a abajo con curiosidad.

Francesco bajo la mano lentamente.

-Debemos hablar con usted y una joven del palacio - el joven rey frunció el ceño

-Como verá todos están resguardados ante un posible ataque de mi abuelo. No se puede - contesto con frialdad

Francesco sonrió.

-Se trata de la princesa Mítica, ya sabemos su verdadera identidad - la mujer se soltó del agarré del beta con fuerza y maldiciendo en voz baja

- ¿Cómo lo sabes? - pregunto el joven rey

-Ella es Silvana - señaló a la mujer de cabellera desordenada - crio a la princesa Mítica por orden de mi padre y hay pistas sobre la princesa felina

Humberto abrió sus ojos asustado.

- ¿Que pistas? - su pregunta salió cargada de dolor

-Mucho gusto - Francesco agachó su cabeza con respeto para luego observar al hombre - ambas se encontraban en la misma aldea

- ¿Cómo qué misma aldea? No juegue con este asunto - siseó con enojo el joven rey

Francesco negó.

Pero fue Silvana quien tomó valor para responder.

-En la aldea abandonada, yo llegué a esa aldea al mismo tiempo que la mujer que encontró a la princesa felina en el bosque, ella me lo confesó antes de morir - apretó sus manos con fuerza - yo crie a la princesa Mítica por unas monedas de oro

- ¡Tú! no mientas - Maximiliano señaló a la mujer enojado

Silvana negó.

-No lo hago, digo la verdad. Luciana, Luciana es la princesa Mítica - los presentes abrió los ojos sorprendidos - ella posee una marca en su brazo derecho, ella es la princesa Mítica. No miento

Maximiliano se mantuvo en silencio impactado.

Pero no era el único impactado.

Dentro del refugio Luciana observaba a Esmeralda dormir mientras algunas gotas bajaban por su frente.

Tenía una pesadilla.

Recuerda muy bien aquellas palabras de su madre, quien hablo mal de la abuela de Esmeralda días después de su muerte.



Eva Correa (Lucia Moonlight)

Editado: 13.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar